La Hemeroteca
Entrevista
EDUARDO RUIZ DE ERENCHUN

“La justicia requiere de prudencia y templanza, y el ruido mediático no ayuda a ninguna”

Estrenó la toga prácticamente en el juicio de Urralburu y desde entonces se ha ejercitado como abogado defensor en algunos de los casos más notables de los últimos años en Navarra, desde las dietas de la Caja al más reciente de Osasuna. Aunque su padre, el también abogado Ángel Ruiz de Erenchun, quiso convencerlo de que se dedicara al derecho fiscal y tributario acabó siguiendo su estela por el oscuro y siempre doloroso mundo de los delitos penales. Un ámbito en el que la defensa de Eduardo Ruiz de Erenchun se ha ganado un reconocido prestigio.

Eduardo Ruiz de Erenchun posa en su despacho ante una reproducción de un cuadro de Miró realizada por su hija Lucía.

Eduardo Ruiz de Erenchun posa en su despacho ante una reproducción de un cuadro de Miró realizada por su hija Lucía.

09/10/2016 a las 06:00
Etiquetas
Pudo ser periodista, pero al final decidió prolongar la saga familiar de abogados y es él quien se enfrenta hoy a las cámaras y a los micrófonos en la explanada de la Audiencia de Navarra cada vez que se dirige a alguno de los notorios pleitos en los que participa como letrado. Asegura que no le gusta el ruido en torno a un proceso judicial, aunque tampoco se esconde a la hora de dar su opinión. Eduardo Ruiz de Erenchun aprendió desde muy pronto a recitar el encabezamiento de una sentencia ya que su padre Ángel se llevaba a menudo el trabajo a Formigal mientras el resto de la familia se lanzaba por las pistas. Pero siempre había un momento en el se acababan arremolinando los tres hijos en torno al padre mientras dictaba los resúmenes de las sentencias. “Lo cierto es que muchas comidas en casa se convertían en lecciones de derecho penal”, recuerda. Ya durante la carrera tuvo la oportunidad de asistir a muchos juicios y la fortuna de haberse podido leer previamente los sumarios y recuerda el impacto que le produjo el caso de Petra Navascués, un robo con homicidio en Cortes. A principios de los noventa se incorporó al despacho familiar y desde entonces no ha dejado de asumir nuevos casos.

¿Le cabe la etiqueta de abogado estrella?

Soy un abogado normal, aunque es cierto que muchos de los asuntos que he llevado son mediáticos.

Algunos tan potentes como el caso Caja Navarra y el caso Osasuna.

También es cierto que ha cambiado el periodismo. Antes había dos medios impresos y no tenía tanta repercusión lo que ocurría en los tribunales. Hoy todo tiene más trascendencia e incluso se publica el nombre del abogado, algo que antes era rarísimo.

¿Con qué juicio se estrenó?

Con un juicio de faltas al que me mandó mi padre. Se juzgaba a unos chicos de Lakuntza que habían tocado en Sanfermines el pecho a unas chicas. La Sala, en el antiguo edificio, estaba absolutamente llena de feministas diciendo de todo y tuve que acabar saliendo por la puerta de atrás.Pero el primer juicio serio al que asistí fue el del caso Urralburu en el que yo participé de comparsa defendiendo a un sobrino que era responsable civil. Sin embargo, aprendí muchísimo. También pude ayudar a mi padre en un caso de estafa piramidal en la Delegación del Gobierno.

Como socio de Osasuna seguro que le pide al equipo que meta goles. ¿Por qué como abogado practica más la defensa que el ataque?

Es más cómodo, pero también por una razón estadística. En el cien por cien de los casos debe haber por Ley un abogado defensor, pero no en la acusación, que en muchos casos es ejercida por el Ministerio Fiscal. Es más fácil defender que acusar. En la defensa el cero a cero te vale, pero en la acusación debes marcar un gol y demostrar que el otro es culpable.

¿No es extraño ver a un rojillo defendiendo a un miembro de la antigua directiva?

Bueno, hay que distinguir entre la conducta concreta que se le imputa y los sentimientos que uno pueda tener. A mí jamás se me ocurriría poner la mano encima a mi mujer y defiendo casos de violencia de género. Puede haber aspectos dentro del caso Osasuna que no me gusten, los podré comentar con mi cliente, pero no es una posición incómoda la que yo voy a defender.

¡No me creo que usted no hubiera deseado ejercer la acusación junto a Osasuna!

Es una posibilidad, pero es verdad que la visión que yo tenía como socio desde fuera a lo que yo me he encontrado es diferente. Hay muchos matices. Tampoco puedo revelar nada ahora, pero hay cosas que sorprenderían a muchos ciudadanos si se supieran. Se guarda un silencio sobre el tema de la compra de partidos, las cosas que se hacen. Todo eso sorprendería.

En su día dijo que en este caso se iba a descubrir que los Reyes son los padres. ¿Se refería a los amaños en el fútbol?

(Ríe) Sí, yo creo que en este caso saldrá mucho sobre este asunto. También lo decía porque muchos creíamos que teníamos un equipo que podía estar peleando con el Madrid y clasificarse cuarto, como en 2005, ¿pero cómo se financió aquel equipo? Estábamos viviendo por encima de nuestras posibilidades. Osasuna ha tenido la suerte o la desgracia, eso se verá con el tiempo, de que una persona se fue a la Liga de Futbol Profesional y contó una serie de cosas que ya se verá si son ciertas o no.

¿Por qué cantó el ex gerente Vizcay?

Es la gran pregunta. Yo lo único que tengo es la versión oficial, que es la que dio él, que hubo un momento en que pensó que eso es lo que tenía que hacer y poco más. Hay quien piensa que ha sido sometido a un chantaje, pero no parece que haya elementos que lo puedan corroborar.

¿Y cree a Javier Tebas en lo de que la colaboración de Osasuna servirá de atenuante ante una posible sanción deportiva?

Con Tebas he coincidido y la sensación que me transmitió es que está por la labor de ayudar a Osasuna. Yo creo que el descenso ni lo contempla, sí que pueda haber una multa que no comprometa el futuro del club.

¿Habrá condena para Izco y Archanco?

No lo sé, los jueces son los que dictaminarán. No me atrevo a pronosticar. En lo que a mí me toca, que es el caso de Juan Pascual, no sé si irá a juicio o no, pero tengo la convicción de que quedará absuelto.

La Audiencia de Navarra acaba de denegar el régimen de semilibertad a José Diego Yllanes, condenado a 12 años y 6 meses de prisión por el crimen de Nagore Laffage. ¿Había hecho usted esta petición?

No, no hace falta la intervención del letrado en este procedimiento. Yo creo que lo había pedido él.

¿Comparte el criterio de la Audiencia?

Lo respeto, pero no lo comparto. En julio de este año ha cumplido ocho años de una condena de doce. Las tres cuartas partes de la condena las cumplirá en unos meses y eso implica que podría obtener la libertad condicional. Pero el tercer grado se puede obtener ya desde la mitad de la condena. Tengo la convicción de que en un caso idéntico pero con menos trascendencia mediática hubiera logrado el tercer grado.

La defensa que usted hizo de Yllanes evitó que fuera condenado por asesinato. ¿Estaba convencido de ello?

En este caso concreto tenía esa convicción. El forense no pudo aportar pruebas de que la víctima estuviera inconsciente por lo que era muy difícil construir la alevosía tal y como planteaban las acusaciones. Pero si me pregunta por cualquier otro caso yo no necesito convencerme de algo para defenderlo. Hay clientes que me han reconocido que son autores de un hecho, recuerdo un caso de abuso infantil, pero al no existir ninguna prueba los asuntos se acaban archivando.

Junto a su preparación técnica, ¿un abogado debe buscar empatía con el jurado?

Creo que en todas las profesiones hay que buscar empatía con los clientes, interlocutores.... Es cierto que el jurado es especialmente sensible porque son personas que son legas en derecho, tienen mucho temor, pero también sabes que se lo van a tomar con mucho interés.Tener capacidad para transmitir también es muy importante.

¿Defiende la figura del jurado?

Sí, aunque con algunas reformas.

¿Cuáles?

Que fuera voluntario, como en Estados Unidos; que fuera más generalizado para otros delitos, por ejemplo la violación, robos agravados...; y también que el jurado se tuviera que pronunciar sobre menos aspectos. En estados Unidos sólo se le pregunta sobre si el acusado es autor o no, culpable o no culpable.

Ha causado alarma la posible violación múltiple de una joven en Sanfermines. ¿Cuál es su análisis desde fuera del caso?

No me atrevo a opinar, lo sigo como cualquier ciudadano por la prensa, pero es un caso muy delicado en el que las posturas son absolutamente contradictorias y por respeto a los colegas de la acusación y la defensa prefiero no pronunciarme.

¿Ayuda al buen desarrollo del proceso el hecho de que sean casos tan ventilados en la opinión pública?

Yo creo que no. Es verdad que a mí me ha tocado enfrentarme a juicios muy mediáticos, pero lo paso mal. La justicia requiere de muchas virtudes, pero dos de ellas son la prudencia y la templanza. El ruido mediático no ayuda a ninguna de los dos, ni a que los ánimos estén templados ni a que seamos prudentes, y lo digo por todos, tanto por jueces, fiscales, defensores, como por los propios acusados y la víctima.

¿Y ayuda a la acusación el hecho de que se personen varias causas populares?

La mayor parte de las veces corresponden a partidos políticos, instituciones públicas, pero mi experiencia es que aportan muy poquito más. Y me parece feo con la fiscalía, que ya está para defender la legalidad.

Para que no falte nada, usted ha defendido a Miguel Sanz en el caso Caja Navarra. ¿Sigue pendiente la investigación patrimonial de su cliente?

Sigue la investigación en la Audiencia Nacional, aunque no les ha tomado declaración ni como imputados, ni como nada. El Banco de España, tras una pericial que duró año y pico, dijo que estaba todo perfecto. Ahora se están investigando el patrimonio pero según me dice Miguel Sanz no tiene nada que temer y lo que esperamos es a que concluya el informe de la policía para que se archive.

El aforamiento de Barcina permitió que la causa de Caja Navarra acabará en el Supremo. ¿Hubiera tenido otro curso los acontecimientos para los imputados sin ese paraguas?

Nunca lo sabremos, pero desde luego el aforamiento de Barcina hizo que el resto se beneficiaran de aquello.

¿Tiene confianza en que la comisión parlamentaria de Caja Navarra pueda aportar algo nuevo?

Tengo la absoluta convicción de que va a ser igual que la comisión de Lourdes Goicoechea y que tendrán preparadas las conclusiones y lo que van a decir. No sé, igual me llevo una absoluta sorpresa y no es así.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra