La Hemeroteca
Policía Foral

El Gobierno confirma que habrá bajadas de sueldo en Policía desde el 1 de octubre

Fuentes sindicales deslizan que el Ejecutivo prevé inyectar dinero para reducir perjudicados o cuantías

Un grupo de policías forales, en el callejón de la Plaza de Toros antes del encierro de San Fermín del pasado 10 de julio.

Un grupo de policías forales, en el callejón de la Plaza de Toros antes del encierro de San Fermín del pasado 10 de julio.

15/09/2016 a las 06:00
“Claro que sí. No queda otro remedio en aplicación de la ley”. Así contestó el miércoles la consejera de Interior, María José Beaumont, cuando la parlamentaria del PP Ana Beltrán le preguntó si el próximo 1 de octubre habrá o no agentes de la Policía Foral que vean rebajados sus salarios.

La pregunta y la respuesta se registraron durante la comparecencia en el Parlamento de la presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, para dar explicaciones sobre la reciente dimisión de treinta jefes de la Policía Foral -entre comisarios principales, comisarios e inspectores- por su desacuerdo con la Ley de Policías que la oposición aprobó la pasada legislatura. Barkos acudió a la Cámara acompañada de la titular de Interior. Ésta confirmó que dentro de dos semanas habrá miembros del Cuerpo autonómico que pasarán a cobrar menos, si bien precisó que “no va a ser para nada en las cifras que se han publicado”.

Cabe recordar que la última tabla retributiva que Interior ha remitido a la Comisión de Personal de la Policía Foral calculó, como consecuencia de la aplicación de la nueva ley y tras la elaboración de un estudio de puestos de trabajo, subidas salariales para 792 agentes a costa de rebajas para otros 266. Los incrementos oscilan entre 3 y 1.559 euros anuales (según categoría y área), mientras que las bajadas de nómina se mueven entre 66 y 4.447 euros. “La fotografía definitiva tiene un efecto retributivo de recorte en unos doscientos agentes del Cuerpo y uno de aumento en unos setecientos”, manifestó hace una semana la propia Barkos. Todos los cambios se han diseñado hasta ahora sin alterar la masa salarial total del Cuerpo (31,3 millones de euros). Las rebajas más significativas afectarían a los jefes, y a Criminalística, Apoyo Tecnológico, Escoltas, Régimen Interno, Intervención, Juego y Espectáculos, Calidad y Régimen Disciplinario, e Intervenciones Especiales. La ley policial la impulsó el PSN junto a los sindicatos ELA, CC OO, UGT y AFAPNA. Se aprobó con el apoyo de Bildu, Aralar e I-E. UPN y PP votaron ‘no’, mientras Geroa Bai se abstuvo.

A lo largo de este verano, Interior ya ha elaborado y suministrado a los sindicatos tres tablas salariales distintas. El miércoles, Beaumont se refirió a ellas como meros “documentos de trabajo” y no especificó cuáles van a ser las cifras definitivas. Desde el sindicato APF, que se reunió el martes con la consejera, deslizaron el miércoles que el Gobierno estaría barajando inyectar dinero para, manteniendo las subidas previstas, reducir el número de agentes con bajadas salariales o el grado de las mismas. APF ha cifrado en 550.000 euros los fondos necesarios para que ningún policía vea mermado lo que cobra, aunque no espera que el Ejecutivo vaya a colmarlos en su totalidad.


DIMISIONES DE JEFES

La presidenta Uxue Barkos compareció ante la comisión de Régimen Foral a petición de UPN. Allí, tildó la petición de dimisión de treinta mandos de la Policía Foral -sólo tres no la secundaron- de “agua de borrajas” ya que, según dijo, el Gobierno no la admitió y la normativa del Cuerpo no contempla ese paso. No obstante, tanto Barkos como la consejera Beaumont señalaron que están analizando jurídicamente la actuación de los mandos para determinar “si existe algún tipo de infracción y determinar responsabilidades”.

En su escrito de renuncia a sus jefaturas de unidad, los mandos alegaron que el régimen retributivo y de horarios fijado por la nueva ley “significa una fractura dentro de Policía Foral que va a afectar directamente a la prestación del servicio en materia de seguridad”. Basaron su determinación en ante la “imposibilidad” de gestionar sus unidades. “El decreto foral no entrará en vigor hasta el 1 de octubre, por lo que difícilmente podían hablar estos mandos de la imposibilidad de gestión de las unidades. Aunque sí se puede prever”, dijo Barkos. Beaumont, por su parte, espetó: “De ingobernabilidad, nada”. Reconoció que ha habido “alguna dificultad porque se introducen cambios después de 20 años con una misma forma de trabajo”.

La presidenta, que dijo querer “seguir trabajando” para mejorar el “marco normativo” de la Policía Foral, arremetió contra UPN por pedir la dimisión de Beaumont la misma mañana que dimitieron los mandos, “sin escuchar sus explicaciones” en la rueda de prensa que convocó para la tarde. El líder de UPN, Javier Esparza, replicó que hay un “desgobierno” en el Ejecutivo y que Barkos “es la máxima responsable”. “Genera preocupación que hayan presentado su dimisión la cúpula de Bomberos y la cúpula de la Policía Foral. La consejera de Interior tiene tensiones con las organizaciones sindicales y con buena parte de los funcionarios, eso no es de recibo”, añadió.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra