Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

EL FIN DE UNA ETAPA

Y tras abandonar el Parlamento, ¿qué?

  • MARCOS SÁNCHEZ. Pamplona.
Actualizado el 28/05/2011 a las 19:15
Para ellos ya no habrá plenos, ni comisiones. No habrá votaciones, ni comparecencias, ni visitas a instalaciones de tipo diverso. Cuando el próximo 15 de junio se constituya el nuevo hemiciclo del Parlamento de Navarra, con la conformación emanada de las elecciones del pasado día 22, ellos ya no estarán allí. Ya no sujetarán con sus manos el poder legislativo.

30 parlamentarios de la última legislatura no van a continuar en la Cámara foral. 30 de un total de 50. 19 hombres y 11 mujeres que van a poner fin a una etapa por iniciativa propia, por decisión de sus partidos o porque ocupaban puestos en las listas para los que los votos cosechados han resultado insuficientes. En su caso cabe preguntar: y ahora, ¿qué? ¿Le resulta fácil a un parlamentario volver a la vida de ciudadano común cuando abandona la política? ¿A qué se dedica a partir de ese instante? ¿En qué trabaja? Y ¿está preparado mentalmente para el cambio de papel? "Habrá que comprobarlo día a día. Son muchos años fuera, pero creo que estoy preparado... ", responde José Andrés Burguete, quien, al no obtener CDN representación, pone fin al parlamentarismo tras 12 años y prevé recuperar su trabajo como profesor de Educación Física en el Centro Isterria de Ibero para discapacitados intelectuales.

Regresar a lo que dejaron y que han podido mantener gracias a excedencias es la salida más recurrida. Prácticamente todos los reingresos tendrán lugar el mismo 15 de junio, cuando sus sucesores estén tomando asiento sobre piel. "En esta etapa laboral no se puede dejar de cotizar ni un día", justifica José Javier Monzón (PSN), que volverá a su empresa de prevención de riesgos de emergencia en Tudela. "Me voy a quitar dos horas de viaje cada día y voy a comer en casa. Mi mujer está loca de contenta", añade el socialista. "La familia lo agradece y ganas en calidad de vida". Otros serán concejales. Otros seguirán con mayor dedicación con sus trabajos, que compaginaron con las labores de parlamentario. Y otros, siete, aseguran no tener decidido aún del todo su futuro. "Para estar en política hace falta tener una red. Es más, tendría que ser un condicionante", apunta Conchi Mateo (UPN), a la que Pamplona recuperará como agente de la Policía Municipal. Y todos dejarán de ser personajes públicos. "Mejor. El anonimato viene bien", destaca Amanda Acedo (PSN). Atrás dejarán sueldos que para este año se fijaron en 49.422 euros brutos anuales en el caso de los parlamentarios con dedicación exclusiva (55.602 para los de Mesa y Junta); 37.067 para los de dedicación parcial (42.154 para los de Mesa y Junta); y entre 136 y 161 euros por sesión para los que sólo cobran dietas por asistencia.

Pese a todo, hay algunos con opciones de continuar en el Parlamento. Son quienes figuraban en la candidatura en los puestos siguientes al del último elegido y que, si su partido gobierna y compañeros de posiciones anteriores se convierten en consejeros o directores generales, ocuparán las vacantes. Puede suceder con los regionalistas Esteban Garijo, José Antonio Rapún, Carmen Ferrer, Pedro Eza y Ramón Casado; los socialistas Monzón y José María Vázquez; o Paula Kasares, de NaBai (aunque todo apunta a que los nacionalistas no gobernarán). "Me han dicho que caliente, que voy a entrar", desvela Garijo.
volver arriba

Activar Notificaciones