Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

PARTIDOS POLÍTICOS

UPN-PP, en busca del tercer diputado

  • Tras el reordenamiento del mapa político navarro, el PSN podría resultar el gran perjudicado el 20-N

Imagen de la noticia
Alberto Catalán, Yolanda Barcina y Carlos García Adanero, de UPN; con Santiago Cervera, Mª Dolores de Cospedal, Mariano Rajoy y Ana Mato, del PP.
  • LUIS M. SANZ . PAMPLONA .
Actualizada 18/09/2011 a las 02:05

Tan solo unos meses después de las elecciones forales de mayo, todo apunta a que el mapa político navarro va a sufrir variaciones importantes en dos de sus grandes bloques: el centro derecha y el nacionalismo vasco. La coalición electoral de UPN-PP buscará el 20-N rentabilizar la unión de fuerzas alcanzando tres de los cinco diputados que corresponden a la Comunidad foral, restando, al mismo tiempo, uno de los dos representantes que los socialistas tienen actualmente en el Congreso.

Los nacionalistas, por otra parte, se encuentran en pleno proceso de reubicación de las distintas siglas que integran este bloque, el segundo en número de votos en las últimas elecciones del pasado mes de mayo. Por un lado Bildu (la antigua Batasuna y EA) y Aralar ultiman un pacto electoral que el propio Patxi Zabaleta reconocía que era el principio de la reunificación de la izquierda abertzale. Es decir, la vuelta de Aralar a la casa común, tras unos años de vidas paralelas. Y a esta opción del nacionalismo más radical cabe la posibilidad de una segunda coalición, con lo que queda de NaBai: PNV e independientes.

Cambio de escenario

En la legislatura que acaba, UPN-PP fue la fuerza más votada y consiguió dos diputados; el PSN, segundo partido en sufragios, logró otros dos; y NaBai, uno.

Sin embargo, una traslación de los resultados electorales más recientes del mes de mayo -salvando la distancia que suponen las elecciones generales y forales-, hubiese dado dos diputados a UPN, y uno al PSN, NaBai y Bildu. Es decir, los socialistas, en esta hipótesis, hubieran perdido un diputado en beneficio de Bildu.

Ante las elecciones generales de noviembre, la crítica situación político-económica y el reordenamiento que se está produciendo en los bloques del centro derecha y del nacionalismo presagia algunos cambios que, no obstante, deberán refrendar las urnas el 20-N. Con idénticos resultados a los registrados en las elecciones forales, si se sumasen los votos obtenidos por UPN y PP (135.000) se asegurarían prácticamente los tres diputados, salvo que el PSN doblase el número de votos obtenidos hace cuatro meses (51.000). Si no logran dar este salto cuantitativo, los socialistas podrían conseguir un solo diputado en las Cortes. Quedaría por ver la fuerza de Bildu y Aralar juntos en unos comicios generales. En mayo Bildu obtuvo 42.900 apoyos y NaBai (Aralar, PNV e Independientes), 49.800. La suma superaría los 90.000 votos, suficientes para tener un representante en Madrid, e incluso pelearía por el segundo, a costa de que UPN-PP perdiese el tercero. Pero la probable presencia de una segunda opción nacionalista, capitaneada por los independientes de NaBai y del PNV, restaría potencial electoral a Bildu-Aralar y dejaría con escasas posibilidades la consecución de un segundo representante nacionalista en las Cortes Generales.

Es cierto que además de la reubicación de las distintas fuerzas políticas, y de la situación económica que, sin duda, va a incidir en la decisión de los electores, hay que valorar algunas circunstancias que concurren en las elecciones generales y no en las forales: la polarización del voto en las dos grandes opciones nacionales, PSOE y PP, las únicas con posibilidades de colocar a su candidato en la Moncloa.

Un pacto para sumar

El acuerdo electoral que acaba de refrendar el consejo político de UPN para concurrir junto al PP el 20-N tiene un doble objetivo. Por una parte, Mariano Rajoy busca sumar en cada comunidad el mayor número de diputados que le puedan asegurar su investidura, a ser posible, sin tener que recurrir a los votos de los partidos nacionalistas catalán y vasco. En Navarra, los cálculos que hacen en la sede de Génova son muy beneficiosos: con UPN conseguiría tres diputados, a costa de restarle uno al PSN; es decir del actual 2-2 pasarían al 3-1. Mientras que se suscitaban muchas dudas sobre si el PP en solitario hubiera sido capaz de lograr los votos suficientes para un diputado.

Para Yolanda Barcina también es importante recuperar en estas elecciones los niveles de apoyo para su partido (aunque sea en coalición con el PP), similares a los de las últimas elecciones generales, es decir, por encima de los 130.000 votos, y poder dar una imagen de fortaleza. Además, evita una confrontación con el PP que podría poner en evidencia la inercia alcista de un partido que compite en su terreno, el nacional, frente a un posible retroceso de la fuerza regional, más consolidada y con más recursos en los comicios forales y locales.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE