Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Se despeña y muere un montañero de León en la Mesa de los Tres Reyes

  • Estaba casado, era funcionario de prisiones y había salido por la mañana del refugio de Linza, donde había pernoctado

  • DN. PAMPLONA
Actualizada 14/01/2012 a las 00:03

Un montañero leonés de 38 años murió ayer al accidentarse en la Mesa de los Tres Reyes: se despeñó al resbalar con el hielo cuando ya estaba descendiendo. Le acompañaba un amigo. Ambos habían ido encordados instantes antes, mientras atravesaban alguna zona algo complicada. Cuando se produjo el suceso marchaban sueltos.

La víctima se llamaba Javier Blanco Travieso y era natural de Bembibre, una localidad situada en el Bierzo leonés. Funcionario de prisiones, estaba casado y pertenecía al Club Deportivo Montañeros Gistredo, cuyos miembros recordaban ayer que su compañero era la primera víctima mortal de este grupo en sus cincuenta años de existencia.

Junto a su amigo, Javier Blanco llegó el jueves por la tarde al refugio de Linza, en tierras aragonesas y punto de partida de la ascensión que ambos habían planificado para ayer.

Después de desayunar sobre las ocho y media de la mañana, los dos amigos iniciaron la subida a la Mesa. De 2.400 metros, está situada en la frontera con Francia y discurre tanto por Aragón como por Navarra. Las condiciones de ayer no eran las mejores debido precisamente al hielo. Y es que el frío y el viento están convirtiendo la poca nieve que hay en muy dura. Es un fenómeno conocido como hielo-cristal precisamente porque es transparente y, al no verse, el riesgo de resbalar aumenta.

Los dos montañeros ascendieron a la cima por la cara sur, que es la utilizaba habitualmente. Pero para la bajada optaron por el lado este-noreste, según la Guardia Civil, que es la encargada del atestado.

El accidente ocurrió a unos 2.100 metros de altura, minutos antes de llegar al collado de Linza, cuando habían dejado atrás la zona que puede considerarse más complicada. A pesar de ir provisto de crampones en sus botas, el leonés resbaló y se despeñó por la ladera. Aproximadamente le restaba una hora y media para llegar al punto de salida, el refugio de Linza.

Su amigo llamó por teléfono al número de emergencias, avisando de que Javier Blanco se había despeñado, que le llamaba y no le respondía y que tampoco era capaz de ver dónde estaba. Faltaban unos diez minutos para las cinco de la tarde. Sos Navarra alertó entonces al helicóptero, que recogió en Pamplona a tres agentes del Greim de la Guardia Civil, volando hacia el lugar. Al estar la zona próxima a Francia, la llamada de auxilio del compañero de Blanco también se recibió en el servicio de emergencias galo. Esto hizo que se organizara desde allí otro dispositivo con los bomberos de Pau y otro helicóptero.

Cuando el aparato navarro llegaba hasta el lugar del accidente y sobrevolaba la zona, dos bomberos franceses, llevados por su helicóptero, ya estaban allí y se aproximaban a pie hasta el montañero, indicando que había muerto. Dos agentes del Greim descendieron hasta el lugar, izaron el cuerpo hasta el helicóptero y lo trasladaron a las dependencias de la Guardia Civil de Roncal, donde un médico certificó el fallecimiento. Llegaban algo más tarde de las seis y cuarto, cuando estaba anocheciendo. Desde ahí el cuerpo fue conducido al Instituto Navarro de Medicina Legal en Pamplona para practicarle la autopsia.

Mientras, los bomberos franceses acudieron en busca del compañero del fallecido, al que evacuaron en helicóptero al refugio de Linza.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE