Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Realizan un microreimplante de dedo a un trabajador

Óscar Villafañe ha realizado la intervención a un paciente que perdió la parte distal del dedo tras un accidente laboral

Ampliar Óscar Villafañe, experto en Cirugía Plástica y Reparadora 	DN
Óscar Villafañe, experto en Cirugía Plástica y Reparadora DN
  • M.J.E. . PAMPLONA
Publicado el 19/01/2012 a las 00:05
El cirujano plástico Óscar Villafañe ha realizado un microreimplante de dedo a un trabajador de 30 años que sufrió un accidente laboral y perdió la parte distal del dedo índice, es decir la zona externa casi donde comienza la uña.
La intervención tuvo lugar hace varias semanas y la evolución ha sido satisfactoria, según el especialista. "Los reimplantes de dedos distales a la articulación última son muy complicados y técnicamente difíciles pero si van bien el resultado es espectacular", aseguró. "Posiblemente no se haya realizado en Navarra una intervención similar", añadió.
Según Villafañe, especialista en Cirugía Plástica y Reparadora y en microcirugía de la mano, la pérdida de dedos es más frecuente de lo que se cree y se debe, sobre todo, a accidentes laborales.
En este caso, el paciente sufrió una amputación completa de la parte de la falange distal del dedo índice. La dificultad del reimplate radica en que en esa zona los vasos para unir la zona seccionada son muy pequeños. En concreto, las arterias van por la parte de la palma de la mano y las venas por la parte dorsal, explicó. "La dificultad técnica residía en que la amputación fue en la zona donde nace la vena y el paciente no tenía venas importantes por la zona dorsal. Hubo que buscar con el microscopios alguna vena diminuta también de la cara volar (palma) del dedo".
Villafañe, que realiza estas intervenciones en la Clínica San Miguel, se especializó en reimplantes con microscopio hace más de diez años e insiste siempre en la importancia de "intentar" el reimplante de los dedos. En esta ocasión, la parte amputada era muy pequeña, 1,5 cm. Sin embargo, según el experto si no se lleva a cabo el reimplante hubiese sido preciso recortar toda la falange distal para cerrar la herida. "El paciente hubiera perdido fuerza en la mano, por la pérdida del tendón flexor profundo, y la mano hubiese quedado antiestética debido a que el dedo sería más corto y sin uña".
La intervención requiere una importante especialización del médico en microcirugía, además de un seguimiento exhaustivo.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora