Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

ENTREVISTA

"En la gente que sufre situaciones dramáticas encuentras una humanidad impresionante"

  • "Tenemos que intentar dar ideas de cómo mejorar con las imágenes, con las historias, con los testimonios de la gente, no lo contrario, no destruir más…", señala Maite Hernández
  • "Al vivir aquí, al estar tan pendiente de lo que dicen de ti porque ésta es una ciudad pequeña donde todo el mundo te mira, no evolucionas", subraya esta fotoperiodista pamplonesa

Maite Hernández, con niños de un campo de refugiados tibetanos situado en India
Maite Hernández, con niños de un campo de refugiados tibetanos situado en India
CEDIDA
  • G.M.A. PAMPLONA
Actualizada 17/01/2012 a las 06:01
¿Qué le lleva a uno a optar por el camino más duro y difícil y a romper con una vida cómoda, tranquila y convencional?
El vacío de valores, la sobrevalorización que hacemos de muchas cosas y el no encontrar nada cuando lo tienes todo. Eso es lo que me hizo pensar que tengo la posibilidad de sacar algo más de mí. Y quizás lo podría haber encontrado aquí, en la Vuelta del Castillo, pero por lo que sea necesitaba ese estímulo de marcharme a otro sitio. Ya antes de irme a estudiar a Nueva York estuve en India por primera vez. Sabía que ese viaje me iba a marcar y así fue. Sabía que estaría vinculada al mundo del periodismo social para siempre, aunque no tenga por qué centrarme sólo en India.

¿Cómo hace para llenar ese vacío cuando las historias que cubre están asociadas a situaciones realmente duras y dramáticas?
En toda la gente que sufre situaciones dramáticas encuentras una humanidad impresionante. Te dan mucho más de lo que tú les puedes aportar. Vuelves completamente lleno de energía. Y a nada que tú les demuestres a ellos, ellos te devuelven tres veces más. La sonrisa y la gratitud que te puede transmitir un niño por jugar tan sólo dos minutos con él, no suelo sentirla aquí. Aquí a un niño le suele costar dar las gracias.

¿Hay algo de egoísmo en quienes, como usted, escuchan su vocación solidaria y se marchan a países como República Dominicana o India?
Obviamente, hay una parte de egoísmo importante porque uno también quiere ayudarse a sí mismo. En parte, tú vas allá porque tienes un vacío que necesitas llenar de alguna manera y es más fácil llenarlo así. En realidad, eres un egoísta que va allí a sentirse bien…

Pero pocos profesionales se atreven a reconocer lo que acaba de decir…
El egoísmo está, pero luego hay una labor y una intención muy fuerte de ayudar, porque si no haría otro tipo de historias más turísticas para vender a revistas de viajes… Sin embargo, yo he elegido este tipo de historias con las que es muy difícil sacar dinero, porque son muy difíciles de vender. Obviamente hay una intención muy fuerte de ayudar y una inversión muy alta de tiempo y dinero.

En medio de una crisis sin precedentes de nuestro sistema, ¿la solidaridad en todos los ámbitos de nuestra vida es más importante que nunca?
Sí, pero empezando por Pamplona. Por ejemplo, si ahora Cáritas no puede llegar a toda la gente necesitada y no somos solidarios en una ciudad con un bienestar tan alto y que aparentemente es de cuento y donde todo parece perfecto…

Entonces el problema es más profundo de lo que pensábamos…
Y espera…

¿Qué puede aportar un fotoperiodista, un realizador o un reportero a la hora de conseguir un mundo más justo?
Intentar crear una conciencia no destructiva, no contar sólo lo malo que es todo en un momento de crisis como el actual. Tenemos que intentar dar ideas de cómo mejorar con las imágenes, con las historias, con los testimonios de la gente, no lo contrario, no destruir más… En el periodismo de ahora, y hablo de Nueva York y de mi experiencia, sólo venden la carnaza y la sangre. Cuanto más trágica sea la historia mejor, más morbo despierta. Pero eso crea una conciencia destructiva, no aporta nada y el pesimismo se acelera. Contemos historias de superación para que la gente desanimada se levante.

Ahora que las agencias internacionales marcan la agenda de lo que es noticia y los medios de comunicación invierten cada vez menos en contenidos propios, ¿ser 'freelance' se ha convertido en una utopía?
Es utópico, pero también lo es tratar de entrar en una agencia, que en su momento lo intenté. Pero es que es tan atroz lo que hacen las agencias con tu trabajo y el porcentaje que se llevan… Prefiero ser 'freelance' y, por lo menos, que el trabajo permanezca intacto, que no hagan con tus imágenes lo que les dé la gana y que todo tu esfuerzo no se traduzca tan sólo en un pequeño porcentaje. A lo mejor eso implica que tenga que mantenerme de otra manera, haciendo otra clase de trabajos que no me gustan tanto, pero si eso luego me permite irme a Argentina a ver un observatorio de los mapuches…

Entre salvar una vida o hacer la foto que le dé el World Press Photo Award, ¿qué elegiría?
Desafortunadamente para mi profesión, yo salvaría la vida y luego, si puedo, haría la foto. Pero obviamente, si me escuchara uno de mis profesores me diría que estoy equivocada, que mi deber es hacer la foto. Pero eso depende de la personalidad de cada uno.

Cada vez son más las voces partidarias de que los jóvenes españoles contemplen la posibilidad de emigrar para salir del atolladero. ¿Cree que las nuevas generaciones deben estar más abiertas a otras culturas?
Hablando de Pamplona, por ejemplo, creo que nos falta mucho camino por recorrer. Una ciudad como Pamplona parece que funciona de película y luego, cuando un adoquín de La Estafeta se mueve, surge un gran dilema… No digo que haya que marcharse fuera, porque se puede hacer mucho aquí. Pero salir fuera te hace relativizar muchas cosas: los problemas, los qué dirán, todo… Al vivir aquí, al estar tan pendiente de lo que dicen de ti porque ésta es una ciudad pequeña donde todo el mundo te mira, no evolucionas. Si te sales del camino predeterminado te juzgan. El hecho de salir y volver te hace ver todo de forma muy diferente, que ya no te importen esas cosas ni el qué dirán.

Pero al mismo tiempo, ¿no siente cierta ira cuando ve que nada cambia aquí, a pesar de todas esas experiencias tan intensas y emotivas que trae en su mochila de cada viaje? ¿No es más difícil volver que irse?
Es cierto que al regresar, resulta más difícil adaptarse y para eso hago este tipo de trabajos y documentales, para intentar que lo que yo he vivido tal vez le pueda servir a alguien y le dé una idea de cómo se pueden cambiar pequeñas cosas. Aunque para eso no te tienes que ir a India. Puedes hacerlo aquí, colaborando con tu familia, ayudando a quien lo necesita… Ésa es mi salida para esa especie de rechazo que sientes al principio tras pasar meses sin agua corriente, lavando tu ropa en un riachuelo, estando a menudo sin luz… Y luego llegas aquí y la gente se queja por todo: que no me funciona la televisión o el móvil, etc. Evidentemente, cuando vuelvo tengo que vivir aquí, tengo un móvil y un ordenador y no puedes cambiar lo que hay aquí. La idea es que todo el mundo intente cambiar un poquito de lo que tiene a su alrededor. Con eso ya vale.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE