Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

BEATIFICACIÓN DE CATALINA IRIGOYEN>CELINA ARBIZU SUPERIORA EN PAMPLONA

"La pena es que no podemos atender a todas las peticiones"

Imagen de la noticia
Celina Arbizu, junto a la puerta de su comunidad. J. SESMA
  • G. A. . PAMPLONA. .
Actualizada 27/10/2011 a las 01:00

Actualmente se distribuyen en Navarra en cuatro comunidades, una de ellas, la de Iturmendi, perteneciente a la provincia de Italia, y el resto a la provincia de Cataluña. Viven en Pamplona 22 hermanas en la Casa de la Plaza de San José. Se dedican a la asistencia a enfermos a domicilio y a cuidar en la propia casa a las hermanas mayores. En la calle Mayor de Burlada doce hermanas atienden a más de 40 mujeres de edad avanzada en una residencia. En Tudela una docena de religiosas se reparte entre labores asistenciales a domicilio y en una residencia. Son unas 230 religiosas en la provincia de Cataluña a la que pertenece Navarra .

Si en tiempos de la beata Catalina las hermanas a veces partían del convento el lunes para regresar el sábado, ahora las hermanas salen a las nueve de la noche para cuidar al enfermo hasta las 6,30 de la mañana. Sor Celina Arbizu Salvoch, de Vidángoz, superiora en el convento de la Plaza de San José, considera que el carisma de su orden es muy profundo."Nos basamos en la parábola del Buen Samaritano", afirma.

¿Qué interpretación hace desde el siglo XXI del trabajo de Sor Catalina Irigoyen a finales del siglo XIX?

Que sigue totalmente vigente porque continuamente tenemos peticiones, pero no podemos llegar a todas por falta de vocaciones. Nos llaman trabajadoras sociales para asistir a gente que no tiene nada. Nos llama gente que puede dar algo y gente que puede dar mucho. Pero, sobre todo, quien no tiene medios. No pedimos nada por la atención. Si nos dan algo lo aceptamos y al que no nos puede dar se le atiende igual. La pena es que no podemos llegar a atender todas las peticiones.

No tienen subvenciones. ¿De qué vive la orden?

De la providencia, de lo que nos dan. Y cuando necesitamos algo la Provincial intenta ayudarnos. Bienestar Social nos ha concedido una ayuda para dos hermanas mayores.

Les toca atender enfermos terminales. ¿Qué lecciones humanas se extraen del contacto con la muerte?

Que vale la pena vivir para lo que hemos sido creados, para Dios; porque al final todo se acaba: las penas, las alegrías, las riquezas, todo. Es una enseñanza muy profunda. Hay muertes maravillosas. Ves cómo cambia un enfermo y al final acepta la muerte y confía en Dios. El ayudar al enfermo es una experiencia muy positiva.

¿Observa que vivimos como si la muerte no existiera?

Eso es algo más común en los jóvenes. Me da pena. Es como si pensaran que la muerte sólo les va llegar a otros.

¿Le ha impresionado alguna experiencia?

Una señora con un cáncer de lengua con mucho dolor. Era joven. Se rebelaba pero murió en paz.

Parece que es mayor la consideración hacia quienes, como ustedes, despliegan una labor social y gratuita. ¿Cómo perciben que les contempla la sociedad?

En ese sentido, sí que nos aprecian; pero a veces te ven, te sueltan un disparate y se les perdona. Otros te acogen con cariño y recuerdan que cuidamos a su abuelo.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE