La Hemeroteca
POLÍTICA

Partidos minoritarios buscan firmas en Navarra para presentarse el 20-N

  • Equo, SAIN, M+J (Por un mundo más justo) o el Partido Pirata tratan de superar el límite legal

Imagen de la noticia

Miembros del partido M+J (Por un mundo más justo) recogen firmas en la Plaza del Castillo de Pamplona. CALLEJA

0
Actualizada 09/10/2011 a las 00:02
  • MARCOS SÁNCHEZ . PAMPLONA

No todos los partidos que quieran podrán presentarse a las elecciones generales del próximo 20 de noviembre. Las formaciones minoritarias, aquéllas que no obtuvieron representación en el Congreso ni en el Senado en las últimos comicios (en 2008), deberán lograr como paso previo que el 0,1% de los electores registrados en el censo de la circunscripción por la que deseen concurrir les avale con su firma. En Navarra, con 488.178 ciudadanos llamados a votar los próximos comicios, las firmas mínimas obligatorias son 489.

Esta trabaantes no existía. Nació tras la reforma pactada por el PSOE y el PP a principios de año, y los partidos minoritarios se manifiestan en contra de ella porque consideran que les discrimina. Desde el pasado 27 de septiembre, es fácil ver en calles de localidades navarras, principalmente Pamplona y Tudela, a miembros de formaciones como Equo, SAIN (Solidaridad y Autogestión Internacionalista), M+J (Por un mundo más justo) y el Partido Pirata, lanzados a la cazadel aval ciudadano, que consiste concretamente en firma, nombre, dos apellidos, sexo, fecha de nacimiento y localidad navarra en la que se está censado. Ningún ciudadano puede dar su firma a más de una formación, por lo que todas las que se repitan serán invalidadas, así como todos los avales en los que se compruebe que alguno de los datos falta o es incorrecto.

"La gente en general se escandaliza de que esto pase en un país democrático y es bastante receptiva", asegura Samuel Valderrey, quien, si SAIN alcanza las firmas exigidas, será candidato al Senado por Navarra (al Congreso el número 1 será Luis Latasa). Su partido, al igual que el resto, tiene dos vías principales para la recolección de firmas: pedirlas a los viandantes en la calle o recogerlas entre familiares, amigos y compañeros del trabajo. Pamplona es el escenario preferido. En ella, lugares muy transitados como la Plaza del Castillo, el Paseo Sarasate, Carlos III, Merindades, el mercadillo de Landaben o las puertas de acceso y salida al Aulario de la UPNA. "En la universidad hubo mucha receptividad. Muchos nos preguntaban si éramos el partido del 15-M", expone Juan Carlos Berasategui, responsable de comunicación de Equo, partido en favor de la sostenibilidad ambiental y la equidad social. "No estamos especialmente descontentos. Notamos que hay una necesidad de algo diferente".

Equo, que ha elegido a Rebeca Remiro como cabeza de lista navarra al Congreso, cuenta ya con 420 avales. El plazo para la presentación de firmas termina el 17 de octubre, por lo que son muy optimistas de cara a conseguir el objetivo. Tampoco cunde el pesimismo en el resto de formaciones minoritarias. "En dos o tres horas de una tarde, con un par de personas, podemos recoger 100 firmas. Esto sería un día bueno", explica Samuel Valderrey, de SAIN. Desde M+J, por su parte, Alicia del Carmen Mayayo afirma que el pasado jueves, de las 11.30 a las 13.30 horas y en la Plaza del Castillo, se hicieron con 170 rúbricas. "Para presentarnos en Navarra lo vemos bastante bien. Tenemos tiempo", apunta Del Carmen, quien detalla las distintas reacciones que sus peticiones de avales generan en la gente. "A muchos hay que explicarles que avalar no es votar", señala. "Hay quienes lo entienden y nos reconocen que no nos van a votar, pero nos votan para que podamos presentarnos. Y hay quienes están cansados de los políticos y no quieren saber nada de nosotros porque todos los parecemos unos mentirosos". También, tal y como indican desde los partidos minoritarios, se topan con muchas muestras de indiferencia.

El Partido Pirata no halla mujeres para sus listas

El Partido Pirata lleva recogidos en Navarra 275 avales, 125 de ellos en Pamplona y el resto en Tudela. "Tenemos nuestra vida normal, nuestro trabajo, y dedicar tres o cuatro horas para estar en la calle pidiendo firmas es complicado", reconoce el tudelano Antonio Lamana, secretario de la agrupación foral de la formación, que, según cuenta él mismo, dispone por el momento de una estructura de siete personas. Tres en Tudela y cuatro en Pamplona. Las siete, hombres. Y he aquí otro de los obstáculos, demás del de las firmas, a los que deberá vencer el Partido Pirata si quiere que sus papeletas estén disponibles el 20 de noviembre: la paridad en las listas electorales. "Ahí tenemos un problema", asimila Lamana. "Cuando se acercan a la mesa de firmas, aprovechamos para animar a alguna chica joven a que se afilie, pero... Necesitamos cuatro".

¿Qué es el Partido Pirata? "La gente que tiene más de 27 o 28 años nos imagina con la bandera de la calavera y el parche en el ojo. Los más jóvenes, lo relacionan con quienes se bajan de Internet música y películas", responde Lamana. Entre los principios del Partido Pirata figuran que la cultura "no sea privilegio de los pocos que se puedan permitir el lujo de pagar por ella", y abogan "por los derechos humanos; la difusión científica, tecnológica y cultural universal; el software libre; los estándares abiertos; la descriminalización del intercambio de archivos sin ánimo de lucro; y la neutralidad de la red". Respecto a la obligatoriedad de los 489 avales, Antonio Lamana critica, al igual que desde el resto de los partidos minoritarios que aspiran a poder presentarse a los comicios por Navarra, la tardanza en el que el Gobierno central les dio luz verde para comenzar la recolecta. "Sacaron la ley en enero y el 27 de septiembre, primer día para la recogida, no sabíamos nadie cómo había que actuar ni con qué hojas. Nos las mandaron ese mismo día". Antonio Lamana prevé ser el número 3 de la lista al Congreso, con su hermano Alberto de 2 y Fergus Reig, también de Tudela, en el primer puesto.

¿Por qué...?

Por un cambio en la Ley Electoral, reformada tras un pacto entre el PSOE y el PP el pasado enero y que ha pasado a decir textualmente: "Los partidos, federaciones o coaliciones que no hubieran obtenido representación en ninguna de las Cámaras en la anterior convocatoria de elecciones necesitarán la firma, al menos, del 0,1% de los electores inscritos en el censo electoral de la circunscripción por la que pretenden su elección".

En Navarra, el censo electoral se compone de cara al 20-N de 488.178 personas.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra