Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Palomas de paz en Etxalar

  • La temporada de caza con red arranca sin las reticencias de años pasados entre cazadores y palomeros, que en 2009 fructificaron en un plante de 36 días sin el despliegue de las redes. "La paloma viene algo adelantada", vaticinan los expertos

Imagen de la noticia
Un cartel anuncia la prohibición de paso al coto de caza de Iarmendi, con un puesto al fondo. N.G.
  • NATXO GUTIÉRREZ . COLLADO DE IARMENDI (ETXALAR)
Actualizada 02/10/2011 a las 01:00

LA mañana soleada recibió ayer a cazadores y palomeros en tregua, con horas de paciente espera por delante para avistar su bien deseado. Apenas llegó a identificarse un bando pequeño y los más impetuosos sintieron el cosquilleo de la afición con un brillo en sus ojos y la ilusión renovada por encarar una temporada benévola. "La paloma viene un poco adelantada este año", presagiaba Miguel Errandonea Goikoetxea, uno de los 13 palomeros que mantienen viva una captura de 700 años de antigüedad.

Los ejemplares avistados en número reducido en días pasados alimentaron los vaticinios de los más optimistas frente a la cautela de la voz de la experiencia, siempre atenta a los caprichos del tiempo. La paloma llega empujada por "el viento norte", recordaba Errandonea.

Entre opiniones diversas, el collado de Iarmendi, en el límite fronterizo con la vecina Sara (Francia), rezumaba ayer calma. El silencio perenne invitaba a reposar la mirada en un paraje bucólico a punto de mudar. La quietud, tan sólo interrumpida por los retoques de última hora de la infraestructura de redes levantada por los palomeros, adquirió el signo de metáfora de la ausencia de rencillas entre los usuarios del coto de caza. Al igual que sucediera el año pasado, la temporada con red arrancó conforme al calendario de la especialidad, comprendido entre el 1 de octubre y el 20 de noviembre.

El clima de aparente convivencia limpió ayer el último rastro del ambiente tenso y discordante que hace dos temporadas mantuvo a cazadores y palomeros en bandos enfrentados. La tala de 7 árboles precipitó un plante de 36 días de los segundos. Su vuelta a Iarmendi ese año se produjo después que el Ayuntamiento ordenase la retirada de siete puestos de caza con escopeta por no respetar la distancia determinada en la Ley de Caza. En medio de la polémica, el titular de las palomeras interpuso tres denuncias precisamente por el incumplimiento de la separación.

Desde entonces, el empeño del consistorio fue regular la caza con la actualización del plan de ordenación cinegética y la aprobación de una ordenanza municipal. Entre otras cuestiones, la normativa dictó un medio, basado en toques de corneta, para diferenciar los tiempos de palomeros y cazadores.

De padres a hijos

Así las cosas, los 13 palomeros acudieron ayer a su cita anual. Entre ellos, Iñaki Damboriena Ulaziar asistió junto a su hijo, Manex, con la voluntad de iniciarle en una práctica heredada de su padre, Gerardo Damboriena, todo un veterano en estas lides. "Desde pequeño venía aquí con mi padre y eso es lo que quiero enseñar a los pequeños", confesaba resignado a una esperada prolongada. Unos días de vacaciones le permitirán disfrutar de la afición. Otros dedican el mes de descanso a palomeras por amor a un arte.

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE