Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
GALARDONES

María José Cambra y Yolanda Plaza, premios de Amedna

  • Han sido distinguidas como empresaria, del restaurante Marisol, y directiva, de Fluitecnik

Imagen de la noticia

Yolanda Plaza.

Imagen de la noticia

María José Cambra.

0
Actualizada 09/04/2011 a las 11:45
  • M.V..

Los premios cumplen este año su XIV edición y está previsto que se entreguen el próximo 3 de mayo.

El jurado, que se reunió ayer en una comida para decidir el premio, estaba formado por el consejero de Innovación, José María Roig; la directora del INAI, Sara Ibarrola; las concejalas del Ayuntamiento de Pamplona, Paz Prieto y Ana Pineda; el presidente de la CEN, José Antonio Sarría; la directora del CEIN, Carmen Leza; la directora de la Cámara de Comercio, Marta Vera; Rosa Jaso, de Fundación Caja Navarra; la presidenta de Amedna, Maria Victoria Vidaurre, y la secretaria de su junta, Cristina Sotro.

El jurado ha destacado en las premiadas "el desarrollo, crecimiento y consolidación de la empresa desde la incorporación de las candidatas, la apuesta decidida por la innovación y su política y actuación en igualdad de oportunidades", según informó Amedna.

YOLANDA PLAZA HERREROS PREMIO DIRECTIVA DE AMEDNA

"Nos hacía mucha ilusión tener algo propio"

Atiende el teléfono a los quince minutos de recibir la noticia del premio. El día anterior había recogido, junto a su marido, el premio de turismo del Gobierno de Navarra en la categoría de Restauración, en Javier. María José Cambra Eza (Tudela, 1966) recibía ayer con sorpresa e ilusión el premio de Amedna. Es propietaria, junto a su familia, del restaurante Marisol, de Cadreita. Su marido es el jefe de cocina del mismo y el matrimonio tiene dos hijos: Ángela, de 20 años, estudiante de administración, dirección de empresas y de ingeniería, y Santiago, de 16, estudiante de Bachillerato. El galardón se une también al otorgado en 2010 por el Colegio Oficial de Arquitectos Vasco navarro.

¿Otro premio más?

No es un premio más. Nosotros somos gente sencilla, luchadora, trabajadora, y cada reconocimiento que nos dan nos hace mucha ilusión. Es un reconocimiento para seguir luchando.

¿Cómo fue el origen de la empresa?

Viene de mi familia. Mis referencias son mi abuela Carmen Cambra y mi madre, Marisol Eza, dos mujeres luchadoras y emprendedoras. Teníamos una fonda en Cadreita, desde hace 40 años. La gente venía a comer y los clientes nos llamaban para hacer catering a diferentes sitios. Mi marido, entonces mi novio, José Mari Jiménez Cambra, venía los fines de semana para ayudar con el catering. Hoy es un gran jefe de cocina.

¿Cuándo comienza el restaurante?

La fonda la dejamos hace 20 años y continuamos haciendo catering. Hace diez años decidimos montar el restaurante. Entonces nos dijeron que estábamos locos, porque Cadreita con 2000 habitantes es muy pequeño.

¿Qué les empujó a montar el restaurante?

Los clientes del catering nos decían que por qué no lo montábamos. Y lo que al final nos decidió fue la ilusión por el trabajo, nos ha tocado ir a tantos sitios que nos hacía mucha ilusión tener algo propio para hacer nuestras cosas.

¿Qué capacidad y trabajadores tiene el restaurante?

Es muy grande, tiene capacidad para 600 personas, con jardines amplios. Entre semana estamos 11 trabajadores y los fines de semana, entre 100 y 150, aunque tenemos una plantilla que ronda los 200 porque hay muchos estudiantes que van rotando.

¿Qué dificultades ha encontrado en el camino?

No sé qué decir. En esta empresa, por suerte o por desgracia, tienen que venir a ti, y te tienes que esmerar y esforzar mucho, luchamos para que no nos falte trabajo. Funciona el boca a boca y eso para nosotros es una gran satisfacción. Hay que mimar mucho al cliente. Igual la mayor dificultad es que estamos en un pueblo pequeño de 2.000 habitantes.

El sector de la hostelería es complicado por su exigencia. ¿Es fácil encontrar y retener al personal?

El secreto es mimar mucho a la gente. Los que trabajan tienen que estar contentos porque eso se traslada a la sala y a los clientes. El secreto está en que los que vienen a trabajar están supercontentos.

Trabajar con su marido, ¿ventaja o desventaja?

Trabajamos juntos, pero no nos vemos casi hasta el final del día. Eso sí, cuando terminamos de trabajar, seguimos hablando del negocio, no terminamos nunca de desconectar.

"Han valorado el esfuerzo y la internacionalización"

Yolanda Plaza Herreros (Pamplona, 1971) ha sido elegida directiva 2011 por Amedna. Casada, sin hijos, es licenciada en economía por la UPNA y máster MBA. En la actualidad es directora del departamento financiero y administrativo de Fluitecnik, además de miembro del comité de dirección y del comité de estrategia del grupo empresarial, ubicado en Orcoien. Este grupo está dedicado al diseño, desarrollo, fabricación, integración, montaje y suministro de componentes y sistemas a los sectores de las energías renovables (eólica, solar fotovoltáica y termoeléctrica) e industrial. Se incorporó a la empresa en 1997 como becaria en administración y sus responsabilidades han ido creciendo con la internacionalización de la empresa. En la actualidad gestiona un grupo de 15 personas repartidas por las sedes de la compañía (China, Chicago, República Dominicana, Portugal y México).

¿Conocía que había sido presentada?

Sí, pero el premio ha sido una sorpresa, no me lo esperaba. Es una gran satisfacción y el reconocimiento a 14 años de trabajo, esfuerzo y dedicación. Lo agradezco y me emociono.

¿Qué cree que han valorado?

La calidad de mi candidatura viene derivada del esfuerzo y compromiso de la empresa. Nosotros empezamos en el sector industrial y ahora la mayor parte está dedicada a las energías renovables de manera diversificada y con expansión internacional. Han valorado la complejidad de los negocios en los que estamos inmersos y su internacionalización.

¿Qué es lo más complicado de su trabajo?

En estos años de crisis, intentar cumplir las expectativas de las empresas y conseguir la financiación necesaria para seguir adelante. Son tiempos difíciles pero seguimos teniendo la confianza de las entidades financieras.

¿Y lo más gratificante?

Ver cómo gracias al esfuerzo e implicación personal y del equipo las cosas van saliendo. Ver que salen los proyectos a pesar de que los retos parecen insalvables, ver que el negocio se desarrolla con el esfuerzo de todos. Y contar con el apoyo, sin el que no hubiera podido hacer nada.

La situación es complicada, pero hoy por hoy las renovables son vista con muy buenos ojos.

Pero en 2009 la energía eólica tuvo un parón importante. Era "la niña bonita", sí, pero se frenó. En 2010 gracias al sector fotovoltáico en el extranjero y al termoeléctrico conseguimos que no fuera tan complicado. Las cosas van bien porque estamos en varias áreas y en internacional. Ahora, por desgracia, por Japón, parece que vuelve a remontar la energía limpia, que espero sea uno de los motores de la recuperación.

Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra