Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

DIEZ AÑOS DEL EURO

La cesta de la compra sube en estos diez años un 43%, y los sueldos un 14%

  • La tecnología sufre importantes bajadas de precio, como los televisores, que hoy cuestan un tercio menos

Imagen de la noticia
Dos personas compran fruta y verdura en uno de los puestos del Mercado del Ensanche de Pamplona. J.A.GOÑI
Imagen de la noticia
Luis Sarriés. CORDOVILLA
  • I.CASTILLO/N.GORBEA . PAMPLONA
Actualizada 08/01/2012 a las 06:00

"Una de las funciones principales del euro ha sido servir de instrumento de cambio, utilizado por 331.675.464 millones de europeos. La primera pregunta que nos debemos hacer es en qué grado ha influido en los precios y por tanto en nuestro bolsillo. Los datos que se ofrecen estos días son una mera constatación de los porcentajes en que han subido los precios en diez años. Pero esto no significa que el culpable sea el euro.
 

Todo lo contrario. El Sr. Trichet, director del banco europeo, aseguraba que el "euro ha contribuido a la estabilidad de los precios en todos los países". Es seguro que la inflación hubiera sido bastante mayor si hubiéramos estado fuera del euro. Si se analizan las subidas del primer año de entrada del euro, no fueron tan altas y se debieron en buena medida al famoso "redondeo" y, no cabe duda, a la acción preventiva y abusiva de muchos comercios y a la actuación de los especuladores de numerosas cadenas comerciales y al crecimiento de las materias primas, como el trigo, el café y otros productos.

Las nuevas generaciones y las personas que ya se han habituado a calcular los gastos en euros no aprecian subidas importantes con la llegada del euro, sino las subidas que acompañan a la inflación. Los precios, pasado el primer impacto del euro, se fueron homogeneizando en niveles normales. Los países con monedas fuertes, como los alemanes, no percibieron subidas en porcentajes tan elevados, incluso algunos precios bajaron.

La moneda única europea ha servido para intensificar nuestros intercambios comerciales con otros países que producen a precios más bajos. Y esto afecta a productos industriales y también agrícolas y de alimentación. Por otro lado, el euro ha facilitado los intercambios comerciales, ya que nuestras empresas pueden negociar precios y exportar a terceros países sobre la base de una moneda única de referencia.

El euro, junto con el dólar, la libra, el yen japonés y el yuang chino son las monedas que sostienen las grandes transacciones y los movimientos financieros. Tener una moneda única es una ventaja competitiva enorme. Por eso, países como los sudamericanos hace años que están soñando con esta posibilidad.

El euro es una de las herramientas sociales más potentes para la construcción social de Europa, como un espacio común de convivencia y de referencia. Además, es un importante instrumento de ahorro y de confianza en el futuro. La gente ahorra con mayor facilidad cuando tiene la seguridad de que sus ahorros están soportados por una moneda fuerte, estable, reconocida.

El balance final es altamente positivo. Por eso pensar en abandonar el euro es la determinación más nociva que se puede tomar.

"La inflación hubiera sido mayor fuera del euro"

Pese a que la moneda única ha supuesto un mayor dinamismo al tráfico de mercancías y ciudadanos por Europa, el coste de la cesta de la compra parece que no ha compensado al de la vida. En los últimos diez años, el precio de la cesta de la compra se ha visto incrementado en un 43%.

Así lo demuestra un muestreo realizado sobre 67 productos por este periódico en el que además se detalla, en consonancia con el último informe de la Organización de Consumidores y Usuarios, que los sectores donde se ha producido una mayor subida en los precios son el de la alimentación (48%), carburantes (82%), y transporte, entre un 45 y un 58%.

El pan, por ejemplo, cuesta ahora un 66,67% más caro, ya que ha pasado de valer 90 pesetas a 0,90 euros, es decir, casi 154 pesetas. En este sentido, los expertos también apuntan a que el valor de las patatas y de los huevos es "más que el doble".

Asimismo es relevante el precio del litro de gasolina sin plomo (Discosa), que ha pasado de 0,73 euros en diciembre de 2001 a 1,32 en enero de este año, lo que supone un incremento del 80,82%. El tabaco también es otro de los sectores que mayor subida registra. Así, por ejemplo, la cajetilla de Lucky Strike cuesta ahora un 75,8% más que hace diez años.

No obstante, también existen productos que apenas han variado su precio o que incluso lo mantienen, como el caso del gel Sanex Dermosensitive, que sigue costando 2,19 euros. En este contexto, el único sector en el que el consumidor se ha visto relativamente beneficiado es en el de la tecnología. Un televisor cuesta poco más de un tercio de lo que pagábamos por el antes del euro y un ordenador cuesta apenas un 15% más.

Sube, pero no tanto

Sin embargo y a pesar de estas cifras, la subida salarial no ha seguido esta tendencia al alza. Según una encuesta hecha pública por el INE, el salario medio era de 19.802 euros brutos al año en 2001, y ahora se sitúa en 22.511. Este incremento en los salarios no alcanza el 14%. "Las familias tiene ahora menos capacidad de ahorro que hace diez años", insisten los economistas.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE