Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
NUEVA PLAGA

El avispón asiático apareció hace un año en Navarra y ya ocupa toda la mitad norte

  • "Se están viendo muchos avispones asiáticos en los campos de frutas en la zona de Baztan"

Imagen de la noticia

Una persona señala un nido de avispón asiático construido en el alero de un tejado, en las inmediaciones de Bértiz. Arriba, el nido ampliado. JAVIER SESMA

Imagen de la noticia

Imagen de una de las trampas artesanales con cerveza. CEDIDA

7
Actualizada 18/09/2011 a las 02:05
  • M. CARMEN GARDE . PAMPLONA

En noviembre del año pasado se detectó en Valcarlos el primer nido de avispón gigante asiático en Navarra. Era la confirmación de que el voraz depredador de la abeja europea de miel había cruzado los Pirineos. Se trata de una especie de avispa (vespa velutina negritorax), originaria de China, norte de India e Indonesia y que a finales de 2004 entró en Francia a través de un container en el puerto de Burdeos. Hoy, apenas un año después de detectarse en Valcarlos, el avispón asiático ha colonizado ya toda la cornisa cantábrica de Navarra y ha extendido su presencia hasta Olite, Peña y Pamplona. "Su capacidad de expansión es brutal", afirman el director general de la sección de Hábitat, Jokin Larumbe, y el biólogo de la sección, Txema Vadillo. La necesidad de combatir esta plaga, además de por las pérdidas económicas a los 410 apicultores navarros, se debe al crucial valor de la abeja como polinizadora del 90% de las especies silvestres.

De 1 a 60 nidos en 10 meses

La nueva especie invasora duplica el volumen de la avispa asentada en Navarra (vespa cabro). La reina puede alcanzar los cinco centímetros y su aguijón los seis milímetros. Además de por su tamaño, se distingue por su color oscuro. Su abdomen es negro, aunque el cuarto anillo es anaranjado. Según National Geographic, 30 avispones asiáticos pueden acabar con 30.000 abejas en menos de tres horas.

Una vez confirmada su presencia en Navarra, Medio Ambiente (técnicos y guarderío) inició un seguimiento de su implantación, en colaboración con los apicultores navarros. Al nido de Valcarlos le sucedieron otros en Oieregi, Etxalar, Sunbilla, Baztan, Bera,... de manera que diez meses se han contabilizado unos 60 nidos o colonias en distintas localidades. Y los técnicos dan por hecho que el número se multiplicará en otoño, "porque con la caída de la hoja serán más visibles ". Los nidos y colonias se ha localizado en: Urdax (3), Zugarramurdi (1), Bera (13), Etxalar (13), Igantzi (1), Sunbilla, (7), Zozaya (1), Bertizarana (5), Lesaka (2), Endarlaza (1), Goizueta (1), Santesteban (1), Legasa (1), Valcarlos (2), Olite (1), Pamplona (1), Peña (1), Almandoz (1), Orabidea (1), Ituren, (1), Otsondo (1) y Arizcun (1).

En edificios, los bomberos

Los técnicos destacan el "importante" avance del avispón a en tan poco tiempo. Navarra está cayendo como una fruta madura".

El ciclo del avispón asiático comienza con los primeros fríos. "Prácticamente, el nido se quedan vacío, mueren sus miembros, excepto las futuras reinas que salen fecundadas del panal y buscan orificios para pasar el invierno. A principios de año, inician la construcción del nido".

Alguno de esos orificios son huecos en los tejados de viviendas. Por eso, según Medio Ambiente, ya se han detectado nidos en los cascos urbanos de Etxalar y de Bera, aunque el picotazo de un avispón asiático a las personas no supone mayor riesgo que el de otra avispa.

En los cascos urbanos han sido retirados por los bomberos. "Empezaron destruyendo los nidos con agua, pero luego han utilizado otras técnicas, como un veneno que se ha empezado a comercializar, procedente de Francia y que introduce en el nido mediante una cánula".

¿Qué se hace con los nidos que se descubren? Medio Ambiente tiene claro que con aquellos que se localizan en los primeros estadios (primavera), y que son los más pequeños, se suelen destruir con un disparo de escopeta. "Se suele utilizar perdigón de grano fino". Ahora bien, las dudas surgen con los de mayor tamaño, los que se suelen encontrar en otoño y que acogen a más de 500 ejemplares. "Pensamos que tirotear un nido grande favorece la expansión de los individuos que hay dentro y que son muchos. No es lo mejor. Tenemos dudas. De momento, estamos observando nidos para valorar cuál es la medida más eficaz".

EDUARDO PÉREZ DE OBANOS VETERINARIO DE LA ASOCIACIÓN DE APICULTORES DE NAVARRA (APIDENA)

"Este otoño nos tememos algún ataque severo a colmenas"

La preocupación se ha instalado entre los más de 410 apicultores navarros. Temen que esta nueva plaga asiática acabe con sus colmenas (hay más de 14.000 en la Comunidad foral). De hecho, muchos nidos de avispón asiático se localizan próximos a colmenares. A ellos recurre el avispón asiático para cazar abejas, uno de sus manjares predilectos a la hora de obtener proteína para las larvas. Su modus operandi suele ser atrapar la abeja en pleno vuelo y, acto seguido, decapitarla con sus mandíbulas, aunque en ocasiones esta nueva especie invasora se adentra en las colmenas y acaba con todas las abejas. "Este otoño estoy convencido de que vamos a ver alguna colmena entera muerta por el avispón", comenta el veterinario de la asociación de Apicultores de Navarra (Apidena), Eduardo Pérez de Obanos. "Hasta ahora se han visto daños puntuales, sobre todo avispones que atrapan alguna abeja en los alrededores del panal, pero de momento ningún ataque en el interior de una colmena".

¿Por qué se esperan daños importantes para este otoño?

Porque es ahora es cuando los nidos del avispón han adquirido un tamaño importante y agrupa a cientos de ejemplares. Puede que haya más de cien futuras reinas en cada panal. Hay muchas larvas que alimentar y el avispón necesita la proteína para alimentarlas. Por eso, tememos que haya este otoño ataques severos a colmenas enteras, algo que aún no hemos visto. De momento, se está viendo mucha avispa en la fruta de la zona norte, en la manzana, en la ciruela... Y eso ya es un indicio de que están ahí, buscando alimento.

Las abejas de Asia se defienden del ataque del avispón en el panal rodeándolo y originando una temperatura superior a 45 grados, lo que le provoca su muerte. ¿Se observa esta defensa en las abejas de aquí, la europea?

De momento, las abejas de aquí no están desarrollando ese sistema de defensa como las abejas asiáticas, pero nunca se sabe. Hay preguntas para las que aún no tenemos respuesta. Es pronto. Lo que estamos viendo es que cuando hay un avispón cerca las abejas no salen a pecorear, a trabajar. Se quedan dentro de la colmena.

¿Cómo están viendo desde la asociación la expansión del avispón?

Sorprendidos, aunque ya sabíamos de su gran capacidad de expansión y adaptación. En Baztan ya está muy instalada. Luego, lo hemos visto en Lecumberri, en Monte Peña y en Pamplona. En la capital un socio se encontró una en su piso por la noche, cerca de una bombilla. Cada vez se ven más ejemplares por zonas más al sur de Baztan.

También se ha visto una reina en Olite. Si hay una reina es que hay panal.

Sí, quizá haya ido con algún camión o vehículo desde Baztan. Pero será ahora, e n otoño, con la caída de la hoja cuando veamos más nidos y, posiblemente, encontremos algunos en la Zona Media.

Trampas con cerveza, un método para prevenir los ataques a las colmenas

Una botella vacía de un litro de agua o de alguna bebida con gas y un poco de cerveza. Con esos dos elementos, los apicultores navarros están fabricando unas trampas artesanales con el fin de proteger sus colmenas del temible insecto invasor. "Aunque parezca curioso, la avispa asiática se ve especialmente atraída por estas trampas. Y están resultando un sistema de prevención bastante eficaz", comenta el responsable de la sección de Hábitat, Jokin Larumbe. De hecho, en primavera el jefe de guarderío de la zona de Baztan tuvo una reunión con los apicultores, les dio instrucciones para realizar las trampas y les instó a informar al teléfono de incidencias ambientales.

La trampa es muy sencilla. Se corta la botella vacía por la parte superior, justo antes de que estreche a la altura del cuello, de manera que obtenemos dos partes. Una, con forma de un vaso grande, y en la que hay echar un líquido (cerveza, sirope, vino, agua con azúcar y levadura, etc). Y la otra parte, más pequeña (la que incluye el cuello) y con forma de embudo. Esta última se introduce del revés en el interior la otra parte , de manera que la avispa debe atravesar la "boca" de la botella para alcanzar el preciado y mortal líquido.

Los apicultores saben que el mejor momento para colocar estas trampas en la zona de las colmenas es principios de año. Entonces, las jóvenes reinas están empezando a construir sus nidos. "Durante las dos o tres primeras puestas la avispa reina sale a trabajar. Luego, se queda a alimentar las crías. Por eso, cada avispa reina que se captura en esa época del año supone, en la práctica, un nido menos".

Otras formas de prevención consisten en reducir la anchura de la entrada a las colmenas y poner hierba a la entrada.

LA CIFRA

60 NIDOS de avispones asiáticos o colonias se han detectado desde noviembre de 2010 hasta agosto

Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra