Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

SENTENCIA

Condenan a un seguro a pagar la ruina de una casa por no reparar el tejado

  • El Supremo le obliga a abonar 224.000 euros a una familia por no arreglar a tiempo la cubierta tras un incendio

  • GABRIEL GONZÁLEZ . PAMPLONA
Actualizada 09/12/2011 a las 01:02

Si el tejado de una casa se quema en un incendio y no se repara, y pasan los meses, y las lluvias y las nieves dejan en ruina a todo el edificio, ¿quién debe pagar las consecuencias económicas por la falta de reparación del tejado? ¿El asegurado por no haber arreglado la cubierta o el seguro por no haberle advertido de que tenía que hacerlo y limitarse a ofrecerle una indemnización meses después? El Tribunal Supremo ha decidido que es la compañía de seguros la que tiene que hacer frente a las consecuencias, y por lo tanto, una aseguradora (Mutua General de Seguros) tendrá que pagar a una familia navarra 224.200 euros por la ruina del edificio en lugar de los 98.000 de los daños del tejado.

El Alto Tribunal ha confirmado de esta manera una sentencia de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Navarra. Según el fallo del Supremo, "la finalidad del seguro para el asegurado es protegerse contra un evento perjudicial, y si la aseguradora le obliga a adelantar un desembolso extraordinario (...), so pena de tener que soportar las consecuencias, el seguro dejará de tener la utilidad que le es inherente o, dicho de otra manera, de cumplir la función jurídica que tiene para el asegurado".

El incendio se produjo el 27 de enero de 2006 en una vivienda de una localidad navarra. Una vez extinguidas las llamas, el perito tasó los daños del tejado en 98.522, pero pasaron los meses y al no repararse la cubierta la nueva peritación tasó en 334.000 euros los daños (el afectado sólo reclamaba 224.000 por límite de cobertura). En septiembre de ese año, el seguro le ofreció 98.522 euros, pero el afectado reclamó ante la justicia por la totalidad. En primera instancia, la sentencia fue desfavorable. El juez sostenía que no se adoptó "medida alguna" para la protección del edificio, algo que el perito advirtió y el asegurado no lo hizo, "cuando estaba al alcance de su mano". Por lo tanto, el juez consideró que el seguro tenía que indemnizarle "en el coste de las obras de reposición de los daños directamente debidos al incendio, no a la desidia de la parte demandante".

El seguro no puede exigir

El afectado recurrió el fallo, y en esta ocasión la Audiencia Provincial le dio la razón. El tribunal consideró que si el perito había advertido de la necesidad de "efectuar una estructura ligera para evitar que las lluvias o posibles nieves" afectaran al resto de la vivienda, es de suponer que habría comunicado esta circunstancia a la aseguradora, y a esta incumbía "adoptar las medidas que le indicaba su propio perito para disminuir o evitar que los daños aumentaran por efecto de la climatología". Al no hacer nada, consideró la Audiencia, no podía exigir nada a su asegurado, "máxime cuando ni siquiera le indicaron las medidas a adoptar". Además, apunta que para cubrir de forma provisional la cubierta tendría que haber contado con un arquitecto y un contratista, "lo cual excede en mucho los medios a su alcance".

Aplicando la Ley de Contrato de Seguro, el Tribunal Supremo ha ratificado esta sentencia tras el recurso de la aseguradora. Sostiene que la empresa "faltó a ese principio de colaboración" entre aseguradora y asegurador para evitar que los daños aumenten tras el siniestro por causas que no sean del propio siniestro. En primer lugar, sostiene que "nadie advirtió al asegurado sobre la necesidad de dotar al edificio de una estructura provisional para evitar su deterioro por las inclemencias del tiempo, pese a que la asegurada, por medio de su perito, era consciente, o debió serlo, de esa necesidad". Por otro lado, subraya que la sentencia de la Audiencia Provincial declaró probado que la ejecución de la obra para tapar la cubierta "no estaba al alcance" del asegurado. Y la ley sólo obliga al afectado a adoptar medidas, precisamente, que estén "a su alcance".



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE