Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

VIOLENCIA FAMILIAR

Aumenta el número de agresiones de adolescentes a padres y abuelos

  • Los agresores son menores situados entre los 14 y los 18 que han sido denunciados por atacar a sus familiares

Imagen de la noticia
Cada año aumenta el número de casos de hijos que agreden a sus padres. JORGE NAGORE
  • RUBÉN ELIZARI . PAMPLONA
Actualizada 06/11/2011 a las 01:02

La Fiscalía de Menores advierte de un "aumento continuado" en el número de casos de menores que llegan a agredir físicamente a sus padres. Los últimos datos disponibles, de 2010, hablan de 65 casos de violencia en el ámbito familiar en Navarra. Esta cifra supone más del doble de las denuncias que llegaron en 2007, cuando fueron 30. Un año después, en 2008, la cifra aumentó hasta los 42. Al año siguiente, en 2009, la cifra de menores que agredieron a su padre ascendió a las 45.

Tras estas cifras hay varios elementos novedosos. El primero de ellos tiene que ver con la disminución de la edad a la que se detectan casos de hijos que vejan, ridiculizan o agraden a sus padres. El navarro Javier Urra, psicólogo forense en la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia y Juzgados de Menores de Madrid desde 1985, señala que Fiscalía de Menores sólo atiende los casos relacionados con jóvenes de entre 14 y 18 años: "A través de otras instituciones hemos visto que este problema empieza cada vez a una edad más temprana. En 2006 publiqué el libro El pequeño dictador. Ya se han vendido más de 200.000 ejemplares. Esto significa que en España existe un auténtico problema", explica. Otro elemento novedoso tiene que ver con que un tercio de las agresiones que llegan hasta la Fiscalía de Menores son producidas por mujeres, algo impensable hasta ahora, según los expertos. Ramón Loitegui Aldaz, presidente del Colegio Oficial de Psicólogos de Navarra, explica que "la actitud favorable a la igualdad entre hombres y mujeres ha supuesto este tipo de comportamientos: "Esta igualdad hace que algunas adolescentes se sientan en la necesidad de comportarse igual que sus compañeros", dice.

Los estudios que existen sobre esta materia indican que en un 47% de los casos, las agresiones de hijos a padres ocurren dentro del ámbito familiar. En cambio fuera de su domicilio, los agresores se encuentran perfectamente integrados en la sociedad y desarrollan una vida normalidad. El resto de los agresores, un 53%, no sólo tiene problemas dentro del seno familiar sino también fuera. Javier Urra habla de absentismo escolar y de conductas conflictivas en sus centros educativos y también en la calle.

La situación Navarra no es un caso aislado. En 2008 se registraron en España cerca de 6.000 denuncias por este tema. Al año siguiente, en 2009, la cifra aumentó hasta las 7.000 y el anterior, el número de denuncias volvió a crecer hasta alcanzar las 8.000 denuncias. Ahora bien, los expertos tratan de averiguar qué está sucediendo para que esta situación, lejos de disminuir, crezca año tras año. Y todos, llegan a las mismas conclusiones. Javier Urra explica que uno de los principales problemas se encuentra en definir los límites que el menor no puede sobrepasar: "Los padres deben enseñar a sus hijos desde pequeños a escuchar un no por respuesta y que aprendan a aceptar la frustración", explica.

Urra también habla de las nuevas dificultades con las que se encuentran los padres en su enseñanza: "Antes, si tu padre te decía que debías estar en casa para las doce de la noche, obedecías. Ahora, un padre dice lo mismo y su hijo lo comenta con sus 138 amigos que tiene en las redes sociales. Sus amigos ponen en entredicho su autoridad. Nos estamos enfrentando con este tipo de cuestiones en el día a día".

Para este experto, autor de varios libros sobre esta materia, el menor antes respetaba la figuraba del padre y del profesor: "Si antes un ciudadano cualquier te llamaba la atención por algo que estuvieras haciendo, obedecías. Una parte importante de la educación consiste en aprender a decir que no y también que el menor se ponga en el lugar del otro".

La punta del iceberg

El día que Javier reaccionó lanzando una silla contra su madre porque no le permitía salir de casa sin haber hecho los deberes del instituto, sus padres no sabían que más podían hacer. Decidieron denunciar la agresión en una comisaría para evitar que la convivencia familiar se deteriorara aún más y alguien les ayudase a resolver sus problemas. Este es el patrón que cumplen la mayoría de casos que llegan hasta la Fiscalía de Menores de Navarra. "La agresión sólo es la punta del iceberg", señalan en Fiscalía. Todo empieza con una conducta anárquica donde dejan de obedecer de manera continuada. Después, llegan las malas contestaciones, los insultos y las amenazas. De las agresiones verbales y el maltrato psicológico puede llegar un momento al que se pasa a las agresiones físicas. "En todos los casos que nos llegan hay un detonante. Detrás suele haber un conflicto familiar enquistado. Cuando llega un caso hasta nuestras manos es porque los padres ya han agotado todas las opciones. Denunciar a tu propio hijo resulta muy duro".

"Ahora es normal tratar a niños de 10 años que pegan a sus padres"

Ramón Loitegui Aldaz es el presidente del Colegio Oficial de Psicólogos de Navarra. Dice que aunque no tienen estadísticas sobre el número de menores de 14 años que llegan a sus consultas por haber agredido a sus padres e incluso a sus abuelos, reconoce que un comentario habitual de sus colegas es que "cada vez es más normal tratar a niños que pegan a sus padres con 10 años".

Loitegui considera que la sociedad actual "está consintiendo demasiado a los niños". "El niño no es demócrata, tiende a aprender la democracia. Por más que queramos facilitarles la vida, esto nos lleva a que ocurra esta realidad", explica.

Para Ramón Loitegui estamos en una etapa histórica en la que los padres tienen una mayor dificultad para educar a sus hijos debido a sus horarios laborales: "No es tanto la cantidad lo que cuenta sino la calidad. Cada vez nos encontramos con que los niños y adolescentes acuden antes a nuestras consultas y con problemas más complejos. Debemos erradicar este problema. En la familia no puede haber violencia".

CLAVES

UN TERCIO, SON CHICAS

1 Cambio de perfil. Antes, casi todas las agresiones correspondían a hombres. Ahora, un tercio son de mujeres

2 ¿Qué sucede cuando un caso llega a la Fiscalía de Menores? El Fiscal de Menores toma declaración por separado a los padres y al menor. A ambos se les informa de que acaban de iniciar un procedimiento penal. En este punto, algunos padres suelen retirar la demanda. En el siguiente paso un equipo de expertos atienden al menor y a los padres.

3 Fines educativos. Las sanciones impuestas por el Juzgado de Menores siempre tienen como finalidad última educar al menor. La casuística sobre las sanciones impuestas es muy variada.

4 Internamiento. Desde Fiscalía explican que los casos en los que se decide internar al agresor en un centro para menores son mínimos.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE