Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
ARPISTA PROFESIONAL EN LONDRES

Alicia Griffiths Turrillas: "En tiempos se crisis no hay que olvidarse de la música ni de otras artes"

  • Tiene 26 años y una amplia experiencia profesional llena su currículum de premios y reconocimientos. La pamplonesa Alicia Griffiths estudia arpa en el Reino Unido desde hace 6 años. Una obsesión que le persiguió casi desde la cuna y a la que hoy dedica su vida por completo.

0
Actualizada 15/01/2012 a las 02:01
Etiquetas
  • TEXTO ANDREA GURBINDO

N IETA del maestro y compositor navarro Manuel Turrillas, por sus venas corre, "desde que era muy pequeña", sangre musical. Alicia Griffiths, de 26 años, decidió dedicar su vida al mundo del arpa. Hace 6 años abandonó Pamplona en busca de formación avanzada y actualmente estudia en el conservatorio Trinity Laban of Music and Dance en Greenwich de Londres. Tras varios premios y reconocimientos durante su carrera musical, destaca el día que pudo personarse ante el Príncipe Carlos de Inglaterra y Camilla. "Tocamos 60 arpistas en su 60 cumpleaños y eso no es algo que ocurra todos los días", cuenta.

¿Qué influencia artística tuvo su abuelo en su vida?

Lo recuerdo ayudándome con las tareas de solfeo y tocando el acordeón en las comidas navideñas. Un día, cuando tenía 7 años, me sentí muy orgullosa de que viniese a mi concierto de guitarra clásica. Desgraciadamente, murió antes de que empezara a tocar el arpa, pero sé que me sigue desde donde sea que esté.

¿Por qué el arpa?

Tenía la obsesión de querer aprender arpa desde muy pequeña, pero no recuerdo dónde la habría escuchado por primera vez. Empecé a tocarla a los 13, una edad algo tardía, pero avancé rápido porque llevaba varios años tocando la guitarra y sabía leer música. Supe que era esto a lo que quería dedicarme cuando recibí mi primera clase de arpa. Recuerdo que sentí algo muy especial.

¿Por qué? ¿Qué tiene de especial?

Existe un contacto directo con las cuerdas y se siente el sonido mucho más de cerca. A veces me imagino que, por su forma, es un arco de tiro pero con sonidos en vez de flechas.

Su trayectoria ha estado llena de éxitos, ¿cómo la ha vivido?

Ha sido muy variada. El arpa me ha dejado vivir muchas experiencias. He dado conciertos como solista, como acompañante, con grupos de cámara, con orquesta... También he tocado en ceremonias o en eventos. Todo eso me ha hecho ser muy versátil. Además, la posibilidad de poder viajar y disfrutar de países maravillosos como Noruega o Singapur ha sido de lo que más he podido disfrutar.

¿Es duro el camino de la música?

No sé si especialmente difícil. Sí, requiere muchísimo trabajo, disciplina y sacrificios. Pero hago lo que me gusta, así que aprendo a sortear las dificultades. La competitividad en el mundo de la música es muy alta y el trabajo no sobra, así que siempre hay que estar en forma y no bajar el listón. También es difícil mantener continuamente la autoestima alta y los nervios a raya.

Habrá momentos de su vida que guarde con especial cariño...

Sí, los 4 años que pasé estudiando la carrera en Cardiff, Gales, creo que fueron los más felices. Conocí la independencia, otra cultura diferente, hice muchísimas amistades que aún conservo y aprendí mucho de todo: de música y de la vida.

¿Cómo cree que está considerado en Navarra el binomio entre juventud y música?

Aunque tenemos una cultura musical arraigada, se tendría que hacer aún mucho más por preservarla y favorecerla. No hay que olvidarse de la música ni de otras artes incluso, o especialmente, en tiempos de crisis.

¿Cómo le parece que vive estos tiempos justamente la juventud navarra?

Está viviendo una mala etapa, todo lo que se oye es negativo. Quizá la falta de metas sea porque se ha tenido todo muy fácil y no ha existido la posibilidad de tener que luchar. Hay que querer acabar con la adolescencia cómoda, madurar, salir de casa y del país. Eso sí, con las vistas puestas en volver, traer aire fresco y darle la vuelta a este panorama actual en el que vivimos. Porque es tarea de, sobre todo, nosotros los jóvenes.

¿Hasta dónde le gustaría llegar?

Me encantaría seguir como ahora, con una agenda cargada de conciertos. Este movimiento me llena muchísimo y me da vida. Aunque, bueno, también reconozco que cuando quiera establecerme me gustaría tener una posición en alguna orquesta. Y combinarlo con la enseñanza.

"Requiere muchísimo trabajo, disciplina y sacrificios. Pero hago lo que me gusta"

Dni

Alicia Griffiths nació en Pamplona el 6 de junio de 1985 y vive en Londres desde hace 2 años. Sus padres se llaman María y David y son de Pamplona y Londres, respectivamente y tiene una hermana menor, Adela. Estudió en el colegio Sagrado Corazón de Pamplona y ahora estudia en Trinity Laban Conservatoire of Music and Dance en Greenwich, Londres. Entre sus aficiones están viajar y hablar durante horas por teléfono o skype.

Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra