Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Parlamento de Navarra

Las cendeas de Cizur y Galar piden preservar su autonomía y rechazan Guenduláin

  • Representantes de ambos ayuntamientos han trasladado este viernes al Parlamento su rechazo al PSIS de Guenduláin, que planea más de 18.000 viviendas

Señorío de Guenduláin
Señorío de Guenduláin.
ARCHIVO/BUXENS
  • efe. pamplona
Actualizada 06/03/2015 a las 12:17
Los ayuntamientos de las cendeas de Cizur y de Galar han trasladado este viernes al Parlamento su rechazo al Plan Sectorial de Incidencia Supramunicipal (PSIS) de Guenduláin que planea el desarrollo de más de 18.000 viviendas, un "sueño megalómano" que arrasará su "autonomía municipal".

En una comparecencia parlamentaria el alcalde de la Cendea de Galar, Cecilio Lusarreta, ha mostrado su rechazo a este PSIS y su "preocupación" porque "los intereses de unos pocos busquen ahogar los del municipio", algo que "no han conseguido, aunque a costa de enfrentarnos más de diez años en los tribunales".

Ha citado con ironía la teoría inicial de que Guenduláin "es la ciudad que el Camino de Santiago necesitaba en la comarca de Pamplona", cuando la cercana de Pamplona es desde el siglo X un hito en la ruta jacobea.

El gran volumen de viviendas planeadas, construidas de la nada en lo que hoy es "un municipio de carácter rural" arrasará la autonomía municipal, ha dicho tras recordar que en Beriain ocurrió lo mismo hace décadas, con nuevos vecinos que "no se sintieron integrados", en un proceso que culminó con su desgajamiento de la Cendea y la sensación de "fracaso" de los vecinos.

"Es hora de parar los desarrollos a salto de mata", en proyectos como éste que, "lejos de ordenar el suelo suficiente y necesario, ordena para unos pocos", ha dicho el alcalde en una firme crítica a la política de vivienda actual.

"Si la Comunidad foral emprende una verdadera política de vivienda contará con el apoyo activo de Galar, siempre que se respete nuestra autonomía municipal", ha ofrecido Lusarreta.

Su homólogo en la Cendea de Cizur, Antonio Barricarte, ha lamentado que "el fantasma de Guenduláin ha arrastrado sus cadenas en los últimos 10 años", y ha advertido que pretende la construcción de 18.000 viviendas "en un suelo descampado, con afecciones de la actividad minera, que no deja su desarrollo a los ayuntamientos que posteriormente deberán hacer frente a los servicios demandados".

El plan, nacido hace más de una década cuando el Gobierno foral comprometió los derechos urbanísticos a las empresas que compraron este terreno para un banco de suelo público, es hoy "descabellado porque no responde a la demanda cercana" de vivienda.

También contundente ha sido Enrique Miranda, concejal de la Cendea de Zizur, quien incluso ha apuntado a posibles "motivos de prevaricación" si el único motivo para poner en marcha el PSIS han sido los "derechos indemnizatorios".

En el turno de los grupos, excepto la de UPN, Raquel Garbayo, quien ha emplazado a conocer las decisiones judiciales pendientes, el resto se ha mostrado en contra del proyecto, cuya continuidad atribuyen al compromiso del Gobierno con los promotores urbanísticos propietarios del suelo a quienes habría que indemnizar con unos 140 millones de euros si se paraliza.

Koldo Amezketa (Bildu) ha lamentado la "dejación de funciones" del Gobierno y su "sometimiento" a intereses "legítimos" pero privados de los constructores y ha "avasallado" con un PSIS las voluntades de los ayuntamientos que no están "en contra de sus intereses y del sentido común".

En la misma línea, Juan Carlos Longás (Aralar-NaBai) ha advertido de que "la obediencia debida oscurece muchas tomas de posiciones", en referencia a la postura del Gobierno en un proyecto que "si no se sostenía en su momento, ahora mucho menos" porque es "un disparate urbanístico".

La socialista Maite Esporrin (PSN) también ha considerado "absurdo y sin sentido" la pretensión del proyecto, un desarrollo cuya necesidad "no vemos por ningún sitio hoy en día".

Eloy Vilanueva (PPN) ha lamentado el plan desde su origen, incluido el modelo de compra de suelo con el compromiso de derechos edificatorios "realizado sin observar algunas cuestiones fundamentales de la ley", aunque ha reconocido la legalidad de un PSIS.

Por I-E, Txema Mauleon también lo ha rechazado y ha avanzado que si su grupo "pinta algo en el próximo gobierno, se buscará la fórmula jurídica para parar este proyecto sin que nos cueste un duro". 


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE