Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

inundaciones

​Municipios navarros viven las crecidas de sus ríos con preocupación y enfado

  • Las localidades de las cuencas del Ega y el Ebro han recibido los avisos con preocupación porque no se han podido preparar ni reparar las motas dañadas

  • efe. pamplona
Actualizada 25/02/2015 a las 18:30
Los municipios navarros de las cuencas de los ríos Ega, Aragón y Ebro viven la nueva crecida de sus ríos entre la preocupación por las afecciones y el enfado mayoritario de unos vecinos que piden soluciones definitivas.

Las importantes crecidas de los ríos de Navarra, que esperan sus avenidas máximas para esta madrugada en la cuenca del Ega y para la madrugada del viernes en la del Ebro, han obligado al Gobierno foral a activar el nivel de alerta 1, de una escala de 0 a 3, del Plan Especial de Inundaciones.

Los avisos han sido recibidos con preocupación en muchos de los municipios de estas cuencas que, al haber vivido tres riadas muy seguidas, no se han podido preparar ni reparar las motas dañadas.

La alcaldesa de Milagro, Yolanda Ibáñez, de UPN, ha señalado que esta localidad se encuentra "muy afectada" por las avenidas anteriores tanto del Aragón como del Ebro. "No ha dado tiempo a quitarse el agua", ha precisado para señalar que, aún, el pasado fin de semana desarrollaron una actuación de urgencia en una zona que había quedado "muy deteriorada".

"Pero es que más no se puede hacer porque requiere más tiempo y no lo tenemos", ha agregado la primera edil, quien ha valorado el apoyo del Gobierno de Navarra y ha reconocido que la Confederación Hidrográfica del Ebro se ha comprometido a arreglar los daños, aunque en esta ocasión "no ha habido tiempo".

Pese a ello ha comentado que los vecinos "lo entienden y saben que no ha habido otra opción" pero claro, ha precisado, "al final están cabreados, porque, claro, nadie podemos hacer nada".

"Solo nos queda esperar", ha señalado Yolanda Ibáñez, coincidiendo en esta apreciación con el alcalde de San Adrián, Emilio Cigudosa, del PSN, quien ha confesado que esperan de forma "bastante tensa" y con "mucha preocupación" la subida de los ríos Ega y Ebro, sin descartar que, ante el mal estado de las motas, el agua pueda entrar en este pueblo de 6.263 habitantes.

Una situación ante la que pide actuaciones, como la habilitación de una partido presupuestaria extraordinaria para la reparación de motas, acequias y caminos. "Hemos tenido dos reuniones con el consejero este mes y estamos a la espera, no de que diga algo, que ya dice, sino de que haga", ha dicho.

En cuanto a los vecinos, ha señalado que "más que enfadados, están cabreados". "Ellos quieren soluciones y hay que darles una repuesta", ha señalado el alcalde, quien se ha lamentado de la "tremenda ambigüedad" en la que se encuentra y la "impotencia" que siente "porque no sé lo que tengo que hacer".

El enfado de los vecinos y su petición de soluciones "más definitivas" ha sido constatado también por la socialista Ana Yolanda Manrique, alcaldesa de Castejón, un municipio de 4.316 habitantes que, junto a daños en cultivos, mantiene cortada la carretera N-113 por inundaciones, con el problema que esto conlleva para la gasolinera y otros establecimientos de la zona.

"Y ahora, estando como está todo roto, nos avisan de una avenida muchísimo mayor", ha señalado esta primer edil, quien se ha lamentado de que, pese a la repetición de las avenidas, "a esto no se acostumbra nadie". "Y no podemos permanecer impasibles ante esto", ha apostillado.

La situación "es lamentable porque somos la administración más cercana y es a quien recurren los vecinos y nosotros no podemos arbitrar ninguna medida al respecto", ha agregado la alcaldesa, quien ha recordado que incluso algún ayuntamiento que tomó medidas por su cuenta, como Buñuel, fue denunciado por la CHE.

Pese a compartir la preocupación por la situación, el alcalde de Andosilla, José Manuel Teres, de UPN, ha señalado que él no ha constatado el enfado de los vecinos, sino que éstos "están aguantando y comprenden la situación de que llevamos un mes de agua, que no bajan los niveles y que no se puede entrar a arreglar" los destrozos.

Teres ha valorado la actuación del Gobierno de Navarra en este asunto y ha recordado que la CHE se comprometió a arreglar las motas. "Yo confío en que lo que dijeron hace veinte días lo cumplan, porque si no, yo seré el primero que salga a la palestra", ha concluido.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE