Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Canal de Navarra

Comienza la ampliación de la zona regable del Canal de Navarra

Barcina ha colocado la primera piedra de una actuación que llevará agua a 15.275 hectáreas de las cuencas de los ríos Ega y Arga

  • EUROPA PRESS. PAMPLONA
Publicado el 27/01/2015 a las 11:24
Las obras de ampliación de la zona regable de la primera fase del Canal de Navarra se han iniciado oficialmente este lunes con la colocación de la primera piedra por parte de la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, en un acto celebrado en Falces.

La actuación llevará agua del Canal a 15.275 hectáreas pertenecientes a las localidades de Andosilla, Azagra, Berbinzana, Cárcar, Falces, Funes, Larraga, Lerín, Lodosa, Mendigorría, Miranda de Arga, Oteiza, Peralta, San Adrián y Sesma, ubicadas en las cuencas de los ríos Ega y Arga.

El proyecto, ha destacado el Ejecutivo foral en un comunicado, permitirá aumentar la productividad de la tierra, como consecuencia de la concentración parcelaria y la modernización del sistema de riego, así como garantizar el suministro de agua, tanto en cantidad como en calidad.

En este sentido, la presidenta Barcina ha indicado que se trata de una infraestructura "clave" para el desarrollo de la Comunidad foral y, por ello, la ha denominado como "autopista de desarrollo y empleo" para Navarra.

El acto de inicio de los trabajos también ha contado con la presencia del consejero de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, José Javier Esparza; la directora general de Agua del Ministerio de Agricultura, Liana Sandra Ardiles; el presidente de la Comunidad General de Regantes del Canal de Navarra, Félix Chueca; y el alcalde de Falces, Valentín García, entre otros dirigentes locales.

La ampliación de la zona regable de la primera fase del Canal de Navarra se ha dividido en veinte zonas regables, cuyos trabajos se iniciarán escalonadamente a lo largo de los próximos tres años, con la previsión de que las últimas hectáreas entren en riego en 2018.

Para dar servicio a toda esta zona, se construirá una red de riego, que estará formada por 428,5 kilómetros de tuberías de acero, fundición y PVC, y por 1.397 hidrantes.

Además, se creará una red de caminos de 597,92 kilómetros de longitud, compuesta por 97,327 kilómetros de seis metros de anchura y 500,593 de cinco metros. La zona regable dispondrá también de una red de colectores de 136,116 kilómetros.

La obra fue adjudicada por concurso al grupo empresarial liderado por OHL-Agbar, también participado por las empresas navarras Grupo Obras Especiales, Iruña, HNV y Arian.

MODERNIZACIÓN DEL REGADÍO

Los regantes de esta zona, ha resaltado el Ejecutivo foral, se beneficiarán de las ventajas que se derivan de la concentración parcelaria, la modernización del sistema de riego y la reposición de agua de calidad, procedente de Itoiz.

En la actualidad, ha detallado, esta área comprende en sus dos terceras partes regadíos tradicionales con estructuras obsoletas o regadíos con elevados costes de operación y energéticos. Además, presenta problemas de agua en épocas de estiaje, especialmente en la obtenida del río Ega.

Según ha explicado el Gobierno foral, el proyecto contempla la transformación en regadío de 5.431 hectáreas de secano y la modernización de otras 6.005 hectáreas de regadío a manta, que se beneficiarán tanto de las ventajas que conlleva el riego a presión como de la garantía de suministro de agua en épocas de estiaje.

Además, se reducirán los costes energéticos de otras 3.839 hectáreas de regadíos, muy gravosos en la actualidad debido a que tienen que elevar el agua de riego a grandes alturas (cerca de 200 metros) a través de bombeos dependientes de la red eléctrica.

Con la modernización de las infraestructuras se estima un ahorro de agua de 26,7 hectómetros cúbicos al año, asociado al cambio de unos sistemas de riego a manta, a sistemas de riego a presión (aspersión y goteo) de alta eficiencia que van a consumir unos 5.530 metros cúbicos por hectárea y año del Canal de Navarra.

Los caudales liberados en los ríos Arga y Ega gracias a la actuación ocasionarán un aumento de agua circulante en los ríos Ega, Arga y Aragón, que podrá ser utilizado no sólo para el cumplimiento de los criterios de la Directiva Marco del Agua, sino también para generar energía.

AUMENTO DE LA PRODUCTIVIDAD

Según los datos facilitados por el Ejecutivo, en 2013, a falta de cerrar los datos con precios y producciones de 2014, el beneficio empresarial del total de las hectáreas útiles de la primera fase del Canal de Navarra fue seis veces mayor que el que era antes de la puesta en marcha de los regadíos (828 euros por hectárea frente a 138) y el empleo fue 2,6 veces mayor.

Además, también se ha producido una intensificación y diversificación de los cultivos. Durante 2013 se cultivaron en la zona 48 cultivos distintos. Las hortalizas (principalmente tomate, haba, maíz dulce, guisante y alubia), no habituales en la zona hasta la llegada de la transformación, ocuparon 3.292 hectáreas.

Por su parte, el porcentaje de dobles cosechas en toda la zona regable alcanzó un 8%, con regadíos que alcanzaron el 22 y hasta el 30% de dobles cosechas. Se han desarrollado en la zona hasta 51 dobles cosechas diferentes (haba-maíz grano, pasto-maíz, guisante-alubia, etc.).
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones