Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Desafío extremo

Un mago recorre el acueducto de Noáin encadenado y a ciegas

Pedro III ha caminado este jueves un tramo de unos 500 metros del acueducto a casi veinte metros de altura

Un mago navarro recorre el acueducto de Noáin encadenado y a ciegas
Un mago navarro recorre el acueducto de Noáin encadenado y a ciegas
  • Efe/Miguel Ciriza. Pamplona
Publicado el 28/11/2014 a las 00:20
El ilusionista navarro Pedro III caminó este jueves, encadenado y a ciegas, por un tramo de unos 500 metros del acueducto de la localidad de Noáin, a casi veinte metros de altura.

El espectáculo, denominado 'Adrenalina. Desafío vertical', comenzó cuando una ayudante vendó los ojos del ilusionista y le puso una capucha negra, tras lo cual le colocaron cadenas y grilletes en las manos, las rodillas y los pies.

De esta manera, el ilusionista fue caminando por un tramo de aproximadamente medio kilómetro del acueducto y en el trayecto recogió tres llaves que abrían los candados de los grilletes, para quedar libre de cadenas al final del recorrido.

El ilusionista tardó 52 minutos en recorrer los 500 metros, que corresponden al tramo más estrecho de este acueducto de piedra del siglo XVIII.

Pedro III caminó sobre el pretil del acueducto, de unos 30 cm de anchura, con rachas de viento que amenazaban con hacerle perder el equilibrio, algo que ni él ni su equipo de ayudantes habían previsto: 'Dado el mes y la época del año pensábamos que nos encontraríamos con un suelo mojado y resbaladizo, pero el principal enemigo ha sido el viento, que soplaba muy fuerte, mucho más de lo que nos esperábamos", explicó el mago. 

El ilusionista había entrenado en sus instalaciones sobre un terreno parecido al que se encontró este jueves en el acueducto pero, a pesar de todo el tiempo invertido en preparar el desafío, los nervios hicieron acto de presencia durante el lento caminar de Pedro III sobre el pretil, sobre todo cuando un par de ráfagas de viento estuvieron a punto de desequilibrarle. "He pasado un par de momentos muy duros, en los que he llegado a pensar que podría caerme, pero me he sobrepuesto, he vuelto a concentrarme, y me he dicho: no puedes rendirte. Y así he llegado hasta el final", explicó el navarro. 

Respecto al futuro, dice que tiene muchas ideas y retos en la cabeza pero, como buen mago, no quiso dar muchas pistas, "pueden ser tanto acuáticos como terrestres, pero tendrán un carácter diferente al del cruce del acueducto", añadió Pedro III.
volver arriba

Activar Notificaciones