La Hemeroteca
DE ORIENTE A OCCIDENTE

El yoga cobra fuerza en Navarra 'recetado' por médicos y psicólogos

  • Profesores de tres escuelas comparten que cada vez más gente practica esta filosofía cuyo éxito y acogida atribuyen a que "funciona"

Practicando yoga en la escuela con sede en Ujué

Practicando yoga en la escuela con sede en Ujué

CEDIDA
5
29/08/2014 a las 06:00
  • joana pernaut. pamplona
Médicos, profesores, jueces, políticos, amas de casa, estudiantes... Cada vez más gente practica yoga en Navarra. Fue hace unos 30 años cuando esta filosofía nacida en la India sembró sus primeras semillas en la Comunidad foral. El despegue, sin embargo, se remonta hacia al año 2000, en parte, porque famosos como Richard Gere o Madonna compartieron en público su afición.

Este boom no ha cesado en la actualidad. En estos momentos, Navarra figura como una de las comunidades con más profesores y donde la oferta alcanza a casi todos los pueblos del territorio. Además, esta disciplina se ha adentrado en nuevos ámbitos, como las escuelas en forma de extraescolar o las empresas. Y la crisis no ha hecho que baje la cifra de alumnos, al contrario. Incluso, lo practican personas cada vez más jóvenes y más hombres. Eso sí, la palabra 'yoga' suscita aún cierto rechazo o sensación extraña.

Así lo comparten desde tres escuelas, Sanatama Dharma en Cintruénigo, Ashram Mahashakti en la sierra de Ujué y Vidya Yoga Meditación en el barrio pamplonés de la Milagrosa. Los profesores de estos centros añaden que mucha gente acude porque los médicos de cabecera y los psicólogos han comenzado a "recetar" yoga, ya sea por estrés, por insomnio, por rehabilitaciones...

A estos motivos se une, opinan, una necesidad cada vez más acuciante de mirar hacia adentro, "ante el ruido y la vorágine del exterior". "La gente suele venir porque no está bien", detalla Antonio Martos, 'Saranagatidas', quien lleva 15 años en el yoga y quien forma a futuros profesores en la escuela de Ujué.

Por su parte, desde Sanatama Dharma, cuya sede central se ubica en Guipúzcoa, valoran que un buen número de personas busca alternativas a la medicina tradicional. Y los profesores de Yoga Vidya, inmersos en esta filosofía desde hace más de 20 años, perciben que la gente "está buscando algo". "Necesitamos encontrarnos", resumen.

Respecto al éxito y la acogida de esta práctica, en las tres escuelas se muestran rotundos: "Es porque funciona". Según coinciden, bastan pocas clases para notar los beneficios en enfermedades físicas, el estrés, el insomnio...

Además, con el yoga, dicen, mejora la relación con uno mismo y, por tanto, con el resto de personas, el trabajo y, en general, con la vida.  "Aunque procede de Oriente, en Occidente ha cogido una forma útil para la vida. Son herramientas fáciles para la vida, no para retirarse de ella. El yoga se está acercando a la problemática de las personas y trabaja lo físico, lo emocional, lo mental y lo espiritual", sopesa Saranagatidas.

Los profesores de Vidya Yoga agregan que consiste en un proceso transformador: "Ofrecemos un yoga de ciudad, para gente que está metida en la vorágine, que viene una vez por semana y ya percibe los cambios. Es más, el verdadero yoga empieza al levantarse de la esterilla, se trata de una actitud".  

UNA FILOSOFÍA PARA SALIR DEL SUFRIMIENTO

Del yoga, aclaran, parten disciplinas como el pilates y el mindfulness o "modas" como el practicarlo con altas temperaturas. Lo achacan a la existencia de numerosas maneras de entender esta filosofía. En algunas, pormenorizan, se trabaja sólo lo físico, mientras que en otras dan paso a la meditación. Y en el yoga integral trabajan por una mejora global de la persona.

En esta línea, en Vidya Yoga opinan que en Occidente el yoga se enfrenta a un reto: "Va más allá de una gimnasia fácil y de relajación, se trata de conocerse a uno mismo y de llegar a las preguntas míticas de la humanidad. ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? Cada persona posee un ritmo, pero se trata de mostrar que se puede ir hacia eso".

Tal y como informan, el yoga nació entre agricultores indios que buscaban una salida a su sufrimiento mental. "Hemos avanzado en muchos campos pero el ser humano tiene aún una asignatura pendiente, la de aprender a manejar la mente, donde podemos tener auténticas cloacas. Y la mente es el tirano del cuerpo", describen.

Saranagatidas, a su vez, valora que con el yoga se crean las condiciones para favorecer la paz interior, además de despertar la inquietud espiritual. "Las personas necesitamos paz. Aunque tengamos una familia, una casa, etc, sin paz, no disfrutamos", sentencia.

LAS EMOCIONES,  RETIROS...

No es necesario tener elasticidad. Da igual ser jubilado, estar embarazada, tener un bebé o ser deportista de elite. Todos caben en una clase, el bebé y los niños incluidos. Se puede practicar en la ciudad o irse de retiro. A su vez, tampoco importa comulgar con una u otra creencia religiosa, porque el yoga está abierto a todas.

El "juego" empieza por darse cuenta, por hacer silencio en la mente y el cuerpo. Y se trabaja mucho la respiración. "Hay una relación directa entre ella y las emociones", ilustran desde Yoga Vidya. "Cada enfermedad tiene una emoción, es decir, una enfermedad comienza en el alma y luego llega al cuerpo físico. El miedo a la vida, por ejemplo, se refleja en el dolor de rodillas. Y la falta de elasticidad se atribuye a la rigidez mental", ejemplifican desde la escuela de Pamplona.

En las clases se realizan unos ejercicios, que luego se pueden trabajar en casa, en el trabajo o en cualquier rincón. Un ejemplo: poner toda la atención en contar hasta nueve cogiendo aire y hacer lo mismo al expulsarlo. En algunas sesiones, a su vez, abordan temas como la gratitud, ejemplifican desde el centro de Cintruénigo. La clave, concluye Saranagatidas, es dar con un profesor que guste. Una idea similar a la que resaltan desde Cintruénigo: "Si das con el yoga que a ti te va, te cambia la vida".




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra