protección ambiental

Designada zona especial de conservación la Sierra de San Miguel

  • Oupa una superficie de 3.113,52 hectáreas en los términos municipales de Burgui, Garde y Roncal

Vista de la sierra de San Miguel desde el puerto de Anso

Vista de la sierra de San Miguel desde el puerto de Anso

archivo
0
Actualizada 11/08/2014 a las 15:44
  • EUROPA PRESS. PAMPLONA
La Sierra de San Miguel, ubicada en los términos municipales de Burgui, Garde y Roncal, ha sido designada Zona Especial de Conservación (ZEC), una de las 19 de Navarra y cuya entrada en vigor es efectiva desde su publicación en el Boletín Oficial de Navarra de este lunes.

Con esta publicación, únicamente restan por publicarse tres de ellas: los ríos Eska y Biniés; río Salazar; y sistema fluvial de los ríos Irati, Urrobi y Erro, según ha informado el Gobierno foral en una nota.

Al este y norte, la Sierra de San Miguel limita a lo largo de la muga con Zaragoza y Huesca, desde Pintano hasta el portillo de la Contienda. Desde este punto, el límite penetra en Navarra y continúa parcialmente al río Gardalar hasta la confluencia con el río Eska. Por el oeste y sur, desde Bordaxarra el límite avanza equidistante al río Eska hasta su unión con el barranco de Ugañain. A partir de este punto, asciende por este barranco hasta Pintano en la muga con Zaragoza.

La Sierra de San Miguel, que ocupa una superficie de 3.113,52 hectáreas, alberga hábitats naturales, flora y fauna silvestre representativos de la diversidad biológica de Navarra, que en algunos casos se encuentran amenazados de desaparición en su área de distribución natural o presentan una superficie de distribución natural reducida, bien debido a su regresión o bien debido a su área intrínsecamente restringida.

EL BOSQUE OCUPA EL 70%

La mayor parte de su superficie, casi el 70 por ciento, está ocupada por formaciones boscosas. Las formaciones dominantes son los pinares de pino silvestre de sustitución, extendidos por la mayor parte del área tras una rápida colonización de campos de cultivo y pastizales abandonados a lo largo del siglo XX.

Otros hábitats boscosos con representación significativa son los hayedos y xerófilos prepirenaicos, los carrascales castellano-cantábricos, los robledales de roble peloso y los pinares de pino royo basófilo.

Asimismo, con superficies más discretas se han inventariado pequeños rodales de tileras y bosque mixtos de barrancos, comunidades de corylus avellana y abetales prepirenaicos, estos últimos endémicos del subsector pirenaico occidental de Navarra.

Las formaciones de matorral y pastizal se encuentran dominadas por bojerales de orla no permanentes, que representan más del 50 por ciento de las superficies abiertas de la ZEC. En menor proporción se distinguen otros hábitats de interés como los tomillares y aligares submediterráneos, los matorrales de erizón, los pastizales mesoxerófilos, y los pastizales submediterrénos de helictotrichon cantabricum. Desde el punto de vista florístico, los pastizales y los matorrales constituyen el hábitat de especies singulares de flora.

Los afloramientos rocosos y gleras aparecen de mantera concreta y destacan por albergan tres hábitats de interés comunitario (comunidades de roquedos calcáreos de montaña, comunidades prepirenaicas de gleras calizas y formaciones estables de buxus sempervirens), y una especie rara de flora, ramonda myconi, planta endémica del ámbito pirenaico, de la que en Navarra se conoce únicamente esta localización.

OSO, QUEBRANTAHUESOS Y PERDIZ PARDILLA

En lo concerniente a la fauna, la sierra forma parte del área de campeo del oso con continuidad en Aragón. También es parte de un territorio reproductor de quebrantahuesos y constituye una interesante zona de invernada para la población de perdiz pardilla. Estas tres especies se encuentran catalogadas en peligro de extinción en Navarra.

Además del quebrantahuesos, el lugar es área de nidificación de otras aves rupícolas emblemáticas como son el alimoche común, el buitre leonado y el águila real.

Otras especies de fauna relevante son dos insectos de interés comunitario: el coleóptero osmoderma eremita, especie rara y escasa en la Península Ibérica que se encuentra asociada a robles maduros, y el lepidóptero graelisia isabelae, mariposa endémica de Europa suroccidental que habita los pinares de pinus sylvestris.

Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra