Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

PARLAMENTO DE NAVARRA

Aprobada la Ley foral de Mecenazgo Cultural con el apoyo de UPN y PSN

  • Ordena los incentivos fiscales aplicables a la participación privada en la realización de proyectos culturales declarados de interés social
  • En el caso de las personas físicas (IRPF), se prevé una deducción del 80% de los primeros 150 euros donados

  • EFE. Pamplona
Actualizada 09/05/2014 a las 00:38
El Pleno del Parlamento aprobó este jueves, con el apoyo de UPN y PSN, la abstención de PPN y los no adscritos (Geroa Bai), y el rechazo de Bildu, Aralar-Nabai e I-E, la Ley reguladora del Mecenazgo Cultural, que ordena los incentivos fiscales aplicables a la participación privada en la realización de proyectos o actividades culturales declarados de interés social.

El texto reconoció como posibles receptoras de estas ayudas privadas a entidades culturales sin ánimo de lucro, Administración foral, organismos autónomos y fundaciones públicas dependientes, entidades locales, universidades, Iglesia y las personas físicas cuyo volumen neto anual de negocios no supere los 200.000 euros.

Además se ofrecen incentivos fiscales a quienes realicen acciones de mecenazgo dinerarias o mediante donaciones de bienes o derechos, cesiones en usufructo de bienes inmuebles o donaciones de bienes de interés cultural.

Los incentivos fiscales, vinculados en todo caso a la acreditación y el efectivo destino de la donación, se refieren a los impuestos de IRPF, Sociedades y sucesiones y donaciones.

En el caso de las personas físicas (IRPF), se prevé una deducción del 80% de los primeros 150 euros donados, el 40% en el caso de importes superiores.

Por lo que respecta a las personas jurídicas, se consignan dos tipos de beneficios fiscales, ya que los importes invertidos en mecenazgo tendrán la consideración de partida deducible del Impuesto de Sociedades, y, además, por esas mismas cantidades tendrán derecho a practicar una deducción en la cuota líquida, del 30% para los primeros 300 euros y del 20% para los siguientes.

También contempla eximir del IRPF y del Impuesto sobre Sociedades los incrementos patrimoniales y las rentas positivas que se pongan de manifiesto según las donaciones mencionadas; y quedarán exonerados del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana los incrementos que se pongan de manifiesto en las transmisiones de terrenos, o en la constitución de los derechos reales de usufructo, realizados según las donaciones descritas.

La aplicación de los beneficios fiscales por donativos, préstamos de uso y convenios de colaboración, como sucede con los del sello socialmente comprometido, estará condicionada a que las entidades beneficiarias informen sobre las aportaciones recibidas.

En su defensa, Sergio Sayas (UPN) valoró lo que considera una "ley pionera en España", que lamentablemente no es unánime "más por prejuicios que por razones" pero que apoya la cultura de Navarra y permite a los ciudadanos convertirse en promotores porque "no es una ley para favorecer el gran mecenazgo, es fundamentalmente orientada al micromecenazgo".

Victoria Arraiza (PSN) apoyó la iniciativa "importante" que persigue un "cambio real de mentalidad" y defendió las "mejoras" incorporadas al proyecto "en el contenido y en el espíritu", por lo que "responde a las necesidades y las peticiones de buena parte del sector cultural de Navarra".

Por el PPN, Amaya Zarranz, advirtió de que "no es esta una ley de mecenazgo sino una que concede incentivos fiscales a algunas aportaciones económicas de algunos proyectos", "sólo a los que el Consejo Navarro de Cultura determine como de interés social", un exponente del "intervencionismo" del Gobierno, alertó.

En contra, por Aralar-NaBai, Miren Aranoa fue muy crítica al considerar que esta ley "permite eludir de un plumazo la responsabilidad del Gobierno con la cultura", "empujarla a una privatización" que "nadie quiere" y dotarla de un "control absoluto del Gobierno que no garantiza la transparencia".

Juan Carlos Longás (Bildu) fue sarcástico al considerar esta ley "pionera, porque no les ha llegado a tiempo la consigna del PP", y lamentó que pese a las enmiendas incorporadas "persisten los graves defectos de la ley, que no es de mecenazgo" y en la que "a pesar de la apariencia, se mantiene y agudiza el carácter intervencionista y arbitrario".

También en contra Txema Mauleón (I-E) consideró esta iniciativa un "parche mal puesto y discriminatorio" y, tras analizar lo sucedido con la iniciativa implantada para la desgravación en proyectos sociales, auguró que está "llamado al fracaso".

Para Manu Ayerdi (Geroa Bai) la mezcla de "aspectos positivos" como que se convierta en un instrumento ejecutivo para la cultura, de otros "negativos", y sobre todo de la "incertidumbre" que se plantea, les lleva a la abstención.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE