Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

CRIANZA Y EDUCACIÓN

"No se trata de querer a nuestros hijos, sino de que se sientan queridos"

La psicóloga y autora de 'Amar sin miedo a malcriar', Yolanda González, imparte una charla este sábado en el valle de Ollo

Ampliar Yolanda González
Yolanda González
  • JOANA PERNAUT. PAMPLONA
Actualizado el 28/03/2014 a las 06:01
Un niño menor de dos años se acerca a un enchufe. Ante esta situación, la reacción generalizada del adulto es la de decir: "¡No!". Pero ese 'no', a esa edad, carece de sentido para el pequeño. El motivo radica en que su manera de moverse en el mundo, hasta los 3 años, es por medio del juego.

Esta reflexión la plantea la psicóloga y autora del libro 'Amar sin miedo a malcriar', Yolanda González, quien aboga por crear un vínculo de apego seguro entre el niño y la madre o la figura del cuidador desde los primeros años de vida para garantizar un desarrollo armónico.

Un tema que abordará en el albergue Ur Tanta del valle de Ollo este sábado de 11 a 14 horas. Para asistir a la conferencia titulada 'Crear vínculo seguro en la familia y escuela. Tipos de apego', hay que contactar con Javier Pérez en el email javierperez@urtanta.net o el teléfono 627 643 664. El precio: 35 euros por persona y 50 por pareja.

González define ese vínculo seguro como un hilo afectivo que une al niño con la madre o la figura del cuidador. Un hilo que se construye, añade, conociendo lo que se le puede pedir o no al pequeño, según sus fases de desarrollo. Dicho esto, esta profesional que promociona la salud infantil matiza que los límites son necesarios, pero "no como habitualmente se imponen". "No se trata de dejar hacer todo, pero tampoco de que no pueda hacer nada. Hay que ver cuándo, cómo y por qué se fijan los límites, y no dejarnos llevar por nuestra frustración", detalla.

Su propuesta comienza con invitar al adulto a bajar a la altura del bebé o del niño. Pero no sólo a su altura física. La idea, en parte, es conectar con aquel niño que un día fuimos para volver a mirar al pequeño que está delante. "Hoy en día, nuestro sentido común está muy torpedeado por prejuicios. Es necesario que padres y educadores destinen un tiempo a leer y a formarse", sugiere. En este sentido, González comparte que asiste a una "explosión maravillosa" de padres y educadores preocupados por la crianza en los primeros años.

Un asunto que aborda en talleres y conferencias. En esos encuentros trabaja con las emociones que se despiertan en los adultos, muchas de ellas, ecos de heridas infantiles que se proyectan con la relación con el niño. "Los niños no son el problema. La dificultad surge en la interacción con los pequeños porque los adultos no nos adaptamos al lenguaje infantil", defiende y puntualiza: "No se trata de querer a nuestros hijos, sino de que se sientan queridos".

Y cita un ejemplo concreto basado en un taller sobre agresividad. Según relata, generalmente, un padre o una madre expone: "Mi hijo es agresivo y le pongo límites". González lo que plantea es: "¿Qué ha sentido el niño para reaccionar así? ¿Y qué has hecho tú como padre? Se trata de cambiar la percepción", concluye.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE