Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

APRENDER INGLÉS

Inglés para atender a los turistas

  • El inglés sigue siendo una asignatura pendiente para muchos hosteleros y taxistas de la capital navarra. Y, aunque muchos no lo dominan, intentan formarse y aplicarse en el aprendizaje de la lengua más internacional

El taxista Ivan Ojugas Solsona destaca la importancia de saber inglés para comunicarse bien con los turistas.
El taxista Ivan Ojugas Solsona destaca la importancia de saber inglés para comunicarse bien con los turistas.
buxens
  • maría giral. pamplona
Actualizada 11/01/2014 a las 06:01
D ESDE hace muchos años, los bares y restaurantes de la Plaza del Castillo de Pamplona ya anunciaban en sus toldos eso de "English spoken" (Inglés hablado). Pero, actualmente y aunque ellos intentan explicarse lo mejor que pueden en la lengua de Shakespeare, el inglés sigue siendo una asignatura pendiente para muchos de ellos.

Los hosteleros navarros escuchan continuamente eso de "One pintxo please" (Un pintxo por favor) o "What is this pintxo made of?" (¿De qué está hecho este pintxo?). Los responsables del Café Bar Gaucho lo saben bien. "Cuando vienen los turistas hay que armarse de paciencia, tomarse las cosas con humor e intentar darles las explicaciones lo más claro que se pueda", explica Michel González Peñaranda, camarero del Gaucho. "Cuando esto no funciona y ves que los clientes no entienden nada lo mejor es recurrir al ingenio y decir eso de ¡exquisito, exquisito! Eso les encanta", añade.

Los conceptos básicos como fish (pescado), meat (carne) o vegetable (verdura) resultan esenciales a la hora de explicar los ingredientes de estas miniaturas gastronómicas. "Yo no puedo traducirle literalmente al inglés qué es un crocanti de morcilla con foie, pero le explico lo mejor que puedo los ingredientes que lleva el pintxo y solucionado", comenta González Peñaranda.
La poca facilidad que muchos de los turistas ponen a la hora de expresarse en nuestro idioma tampoco facilita la labor de los profesionales de la hostelería. "Vienen muchos turistas y casi ninguno sabe decir nada en español. Es bastante complicado para nosotros que no sepan decir nada en nuestro idioma", apunta Ivan Muñoz de Escalona Pérez, camarero del bar La Estafeta.

DICCIONARIOS Y LIBROS

Para Gorka Lure Mendivil, del Café Niza, lo más difícil viene a la hora de servir los platos en las comidas. "Que me pidan una cerveza, un vino o cualquier cosa no es ningún problema, lo básico lo controlo. Eso sí, a la hora de la comida todo se complica", relata Lure Mendivil. "Cuando veo que no nos entendemos voy en busca de un libro que tenemos en la barra en el que hay frases traducidas al inglés y se lo enseño. Es la única forma de entendernos bien", apunta.

Los diccionarios y libros de inglés especializados para el sector se han convertido en el mejor aliado de los hosteleros. "Nosotros tenemos guardado un diccionario y cuando la situación se pone complicada es la mejor solución", explica Gonzalez Peñaranda.

Además, desde la Asociación de Hosteleros de Navarra también ofrecen una nueva herramienta para sus socios que, como explica su responsable de comunicación, Ana Irurita Arenal "resulta muy útil para ellos". "Tenemos un programa que contiene más de mil palabras técnicas del sector. Los usuarios solo tienen que meter la frase que quieren traducir y el programa les dará el resultado", explica Irurita Arenal.

El inglés no supone un problema para los hoteles de la capital navarra. "Nosotros tenemos que hablarlo a la perfección, es un requisito más para entrar a trabajar en nuestros puestos de trabajo", explica Daniel Aldea Villar, recepcionista del Hotel La Perla. "Que el cliente disfrute y no se pierda en su viaje es nuestra mayor obsesión. Hay que facilitarle las cosas al turista para que vuelva", añade Aldea Villar.

Son muchos los peregrinos que recalan en Pamplona para conocer la ciudad. "Nosotros acogemos a muchos peregrinos en nuestro albergue y siempre les ofrecemos todo en su lengua materna", comenta Javier Zabalza Huarte, dueño del Hostel Hemingway. "Es muy importante controlar este idioma hoy en día y ayudar al turista en todo lo que podamos. Muchas veces ellos también intentan hablar aunque sea alguna palabra en español", aclara.

EL INGLÉS DE LOS TAXISTAS

Muchos de estos peregrinos cuando llegan a Pamplona intentan coger un taxi y, en alguna ocasión, esta tarea no les resulta nada fácil. "La verdad es que muchos de nosotros no hablamos bien el inglés y nos resulta difícil entendernos a veces", comenta el taxista Agustín Iturralde Galech. "Los jóvenes que están entrando ahora en el negocio son los que más dominan eso", añade Pello Larrayoz Etxegia.

Pero el no saber inglés no supone, en alguna ocasión, un obstáculo para los taxistas. "Alguna vez me ha pasado de llevar a algún peregrino hasta Roncesvalles y sin yo saber hablar inglés ni el peregrino español, no hemos dejado de hablar en todo el camino", cuenta entre risas Larrayoz Etxeguia. "¡Será el idioma universal de los signos!", añade.

Aunque muchos de ellos no dominan el inglés, también intentan formarse y aplicarse en el aprendizaje de la lengua más internacional. "He hecho alguna cosa en la escuela de idiomas y aunque no he aprobado los exámenes por lo menos me ha servido para reciclarme y recordar cosas que tenía olvidadas", explica el taxista Iván Ojugas Solsonsa. "La verdad es que desde que trabajo en el taxi he podido soltarme más con esto del inglés", cuenta.

EL RETO DE SAN FERMÍN

Los sanfermines se convierten en el mejor examen para hosteleros y taxistas de la capital navarra. Durante esos días la ciudad multiplica por mil sus habitantes y el inglés se convierte en uno de los idiomas más hablados entre los habitantes. "En San Fermin es una locura pero la verdad es que es muy fácil atender a los turistas. Solo quieren vino, cerveza o sangría", comenta entre risas Lure Mendivil.

Taxistas y hosteleros coinciden en que los peores días son las semanas anterior y posterior a San Fermín. "Cuando más turistas hay es en los días previos a la fiesta y los de después. En ese tiempo si puedes practicar más inglés en los viajes", explica Ojugas Solsona.

La voluntad y el ingenio se convierten en las mejores armas de los hosteleros y taxistas para 'enfrentarse' a los turistas. "Cuando no sabes explicar algo lo mejor es recurrir a los gestos", explica González Peñaranda. "Aunque el inglés no es nuestro mayor fuerte nuestros clientes siempre se van del bar comidos y bebidos", concluye.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE