Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

UPNA

El ejercicio, la mejor receta para los mayores de 88 años y con demencia

  • Una investigación del catedrático Mikel Izquierdo demuestra el beneficio de la gimnasia en ancianos en silla de ruedas

El estudio se ha publicado en la revista Age
El estudio se ha publicado en la revista Age
ARCHIVO
  • J.P.E.PAMPLONA
Actualizada 26/12/2013 a las 06:01
La mejor receta para los mayores de 88 años con demencia no es la silla de ruedas; su medicina más eficaz resulta el deporte. Así se desprende de una investigación realizada por el catedrático de Fisioterapia de la UPNA, Mikel Izquierdo Redín, publicada en la revista Age de la Sociedad Americana de Envejecimiento.

En este estudio participaron 24 ancianos con demencia, de entre 88 y 94 años, que habían permanecido tiempo en una silla de ruedas y sin caminar. El trabajo consistió en que realizaran ejercicio dos días a la semana, durante tres meses. Un entrenamiento que combinaba fuerza muscular y ejercicios para la mejora del equilibrio y la marcha.

El resultado mostró beneficios en varios campos. Por un lado, la función cognitiva de los pacientes mejoró. Y, por otra parte, recuperaron fuerza y potencia muscular, con lo que lograron mayor habilidad para levantarse de la silla, mejor equilibrio, menos caídas y más velocidad al caminar. La investigación también ratificó que al no seguir realizando los ejercicios, perdieron todo lo logrado y los mayores volvieron a la situación previa de restricción física.

LOS BENEFICIOS DE ANDAR

"El síndrome de fragilidad, habitualmente presente en ancianos con demencia, puede acelerar su deterioro. Las intervenciones con ejercicio físico, en cambio, les beneficia", resalta Izquierdo quien dirige su mensaje a responsables de residencias geriátricas y a políticos ante la ley de dependencia. "Sería beneficioso aplicarlo de manera continuada para prevenir el impacto del envejecimiento, mejorar el bienestar y facilitar la adaptación a la sociedad", sugiere el autor.

Además, Izquierdo ha subrayado en otra ocasión que lo que mejor predice la esperanza de vida es la capacidad de andar. "Midiendo la velocidad de marcha de los ancianos se puede predecir, casi con precisión de una semana, cuánto van a vivir", concluye.

Junto a Izquierdo han trabajado en esta investigación Eduardo L. Cadore, (Universidad Pública de Navarra); Ana B. Bays, Marta Martínez y Andrea Rozas (Real Casa de la Misericordia de Tudela), Álvaro Casas (Hospital de Navarra) y Leocadio Rodríguez-Mañas (Hospital de Getafe).



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE