Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EMPRENDIMIENTO

Ignacio Arrizabalaga: "Hemos vivido muy bien, y tenemos que espabilar"

  • Arrizabalaga preside la asociación de Seniors Españoles para la Cooperación Técnica (Secot), presente en Navarra desde 1996
  • La entidad asesora gratuitamente a emprendedores en su primer negocio y a empresas y entidades sin recursos en su gestión

Tres de los socios de Secot: Pedro Irigoyen (i), José Manuel López Alemany (c) y el presidente Ignacio Arrizabalaga (d)

Tres de los socios de Secot: Pedro Irigoyen (i), José Manuel López Alemany (c) y el presidente Ignacio Arrizabalaga (d)

JAVIER ECHEVERRÍA
2
Actualizada 12/01/2014 a las 17:58
  • RAMARIS ALBERT. PAMPLONA
"No todos valemos para vender ni para cualquier cosa". Con esa lapidaria frase, Ignacio Arrizabalaga resume el reto que entraña hoy día convertirse en un emprendedor. Él lo fue, en 1958, cuando en Pamplona "las tiendas de ultramarinos tenían cuatro latas de tomate y sardinas".

Cincuenta y cinco años después, Arrizabalaga es uno de los seis 'seniors' que se dedican de forma voluntaria a asesorar gratuitamente a quien decide "aprovechar una herencia o capitalizar la prestación del paro" en la puesta en marcha de un nuevo negocio.

Preside, desde 1998, Secot Navarra -Seniors Españoles para la Cooperación Técnica- organización sin ánimo de lucro compuesta por profesionales jubilados que asesoran gratuitamente a emprendedores en su primer negocio o a entidades que carecen de recursos para continuar su gestión.

"Asesoramos a desde quien quiere montar una empresa -con o sin dinero y no sabe qué- hasta a personas de muchos años de experiencia en una compañía que son despedidas y buscan recapitalizar la indemnización con un autoempleo. Desde un muchacho que está pensando montar con su pareja un negocio, porque no está contento donde trabaja, hasta negocios que necesitan ser reactivados porque ya están montados, pero no van", detalla Arrizabalaga.

SINGULARIZARSE EN TIEMPOS DE CRISIS

Arrizabalaga reconoce la dificultad que supone explotar una idea innovadora de negocio o producto en la actual coyuntura económica y con un mercado saturado, ya que, "antes, tener un producto era garantía de vender, pero ahora lo que cuesta es singularizarte". "Es difícil vender, sobre todo, cuando no hay dinero para comprar", asevera.

A sus 84 años, el otrora empresario de una agencia de viajes en Pamplona colabora junto con dos ingenieros industriales y un tercero en Telecomunicaciones, un director comercial y un director administrativo en diseñar planes de consultoría de unos tres meses, en los que se analiza la posibilidad de éxito del negocio, su evolución o inviabilidad.

"A través de nuestra experiencia profesional de 30 a 40 años, conocemos a mucha gente. Y a veces nuestras relaciones personales nos permiten ayudarles y conectarlos con otras empresas, pero hay algunos casos en los que no hay solución; no tienen dinero, les han quitado el piso, el coche o no tienen aptitudes en el negocio", relata Arrizabalaga.

REEMPRENDER CON MENOS RECURSOS

Con casi 20 años de presencia en la Comunidad foral, Secot conoce de primera mano lo que supone para los emprendedores que asesora posicionarse en el sector empresarial, pues la crisis económica ha limitado su ya pequeño presupuesto. Atienden al público de lunes a viernes de 10.30 a 13.30 horas en un modesto piso cedido por el Ayuntamiento de Pamplona en la avenida Marcelo Celayeta del barrio de la Rochapea.

Arrizabalaga recuerda cuando contaban con casi 20 asesores en un local del Paseo Sarasate y obtener un préstamo para abrir una pequeña empresa no entrañaba las dificultades que ahora imponen las entidades bancarias para conceder una línea de crédito.

"Han cambiado mucho las cosas. La crisis nos ha limitado nuestra labor. Antes estudiábamos los microcréditos de la CAN de hasta 22.000-24.000 euros. Se dieron muchos microcréditos que fallaron. Comprendo que los bancos a veces estén muy escaldados, porque hubo muchos que no pagaron", recuerda.

Pero no siempre hubo época de bonanza. El presidente de los 'seniors' rememora los tiempos en los que en Navarra "no había nada, y los que vivían fenomenalmente eran los comerciantes de grandes apellidos". Por eso cree que ahora es el mejor momento para que aflore el "verdadero espíritu emprendedor".

"La gente de ahora eso no lo ha vivido. Han vivido buenos tiempos. Esto no es nada. A mí no me asusta. Al contrario, me parece muy necesario porque hemos vivido muy bien y tenemos que espabilar", puntualiza.
Selección DN+


  • isidro
    (13/01/14 23:02)
    #2

    Si hemos vivido muy bien, para que necesitamos espabilar.? Yo me conformo con seguir así.

    Responder

  • julen
    (13/01/14 18:20)
    #1

    Estoy de acuerdo con este señor. Tenemos que espabilar y no dejarnos robar por aquellos que todavía viven mejor que bien a nuestra costa.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra