Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Parlamento de Navarra

El Parlamento prohíbe el "fracking" en Navarra pese a UPN y PPN

Todos los grupos, a excepción de UPN y PPN, han votado a favor de prohibir de la fractura hidráulica en la Comunidad foral Esta Ley convierte a Navarra en la tercera Comunidad Autónoma en prohibir el "fracking", tras La Rioja y Cantabria

  • EFE. Pamplona
Publicado el 10/10/2013 a las 15:08
El Pleno del Parlamento ha aprobado hoy, con los votos a favor de todos los grupos excepto los negativos de UPN y PPN, la Ley Foral por la que se regula en Navarra la prohibición de la fractura hidráulica o "fracking" como técnica de investigación y extracción de gas no convencional. 

La norma, que afecta a los permisos ya concedidos o en tramitación, contrasta con el proyecto de Ley elevado a Cortes para avanzar en el proceso de cobertura legal reforzando el control medioambiental del "fracking".

La Ley impulsada por PSN pretende "prohibir en todo el territorio de la Comunidad Foral el uso de la fractura hidráulica o "fracking", técnica empleada para la investigación y extracción de gas de esquisto o no convencional mediante la inyección de aditivos químicos".

Al implicar un usufructo indebido del suelo, la utilización de la referida técnica tendrá la consideración de "infracción urbanística" con arreglo a lo previsto en la Ley Foral de Ordenación Territorial y Régimen Urbanístico del Suelo de Navarra.

Lo dispuesto en la presente Ley será de aplicación tanto a los permisos "ya concedidos o en tramitación", como a las solicitudes que se formulen a partir de su entrada en vigor, prevista para el día siguiente a su aprobación.

Según se precisa en la norma, se entiende por hidrocarburos no convencionales aquellos que, "líquidos o gaseosos, se hallen atrapados en la roca madre y cuya permeabilidad sea inferior a 1 millidarcy; así como a los que, aferrados en vetas de carbón o de hulla, no saldrían ni se desprenderían sin la inyección de grandes cantidades de agua a presión con aditivos químicos".

En la exposición de motivos, se apela a las dudas suscitadas desde los puntos de vista "sanitario y medioambiental", tal y como subraya un informe del Parlamento Europeo de 2011, y a la "preocupación social" derivada de unos riesgos que, en el caso de Navarra, podrían afectar a la "agricultura y a la industria agroalimentaria", así como a su condición de "referente nacional a nivel de turismo rural".

El contenido de esta Ley, que convierte a Navarra en la tercera Comunidad Autónoma en prohibir el "fracking" (tras La Rioja y Cantabria), contrasta con el proyecto de Ley que, para reforzar el control medioambiental de esta técnica, fue remitido el pasado 29 de agosto a las Cortes, avanzando así en el proceso de cobertura legal de la fractura hidráulica.

A tal objeto, el Gobierno central propone someter a evaluación de impacto todos los proyectos en los que se use dicha técnica, "simplificando y agilizando procedimientos y reduciendo plazos". A este respecto, se prevé acortar de dos años a cuatro meses el procedimiento completo de evaluación ambiental

En defensa de la ley, por el PSN Carmen Ochoa ha advertido de que las bolsas de gas que supuestamente se pretenden explotar seguirán ahí a la espera de contar con tecnología más segura y con un mayor conocimiento de lo que supone su extracción, por lo que ha dicho "no en este momento a perforar en Las Bardenas, no a contaminar acuíferos, no a correr riesgos innecesarios".

Víctor Rubio (Bildu), por su parte, ha rechazado la explotación de los combustibles fósiles por ser "un modelo agotado" y ha apostado por "invertir en una transición hacia un nuevo modelo energético", por lo que el fracking lleva "a un futuro que no existe".

El portavoz de Aralar-NaBai, Txentxo Jimenez, ha advertido de la diferente postura de UPN y de su presidenta, más proclive ésta que su grupo a aprobar esta técnica, y ha planteado sus dudas sobre los "intereses nada claros" que hay "detrás del "fracking", parece que algo importante para la derecha".

Marisa De Simón (I-E) ha rechazado el fracking por ser "una técnica muy agresiva para el medio ambiente, de consecuencias imprevisibles, y cuyos beneficios son escasos", por lo que su admisión supondría "una vuelta atrás en el avance de las energías renovables".

En el turno en contra, Jerónimo Gómez (UPN) ha defendido "la investigación y exploración de esos gases entendiendo que puede ser una fuente de riqueza y generadora de empleo" y que se haría "por supuesto acompañada del correspondiente estudio de impacto medioambiental".

Por el PPN, Ana Beltrán ha augurado "muy poquito recorrido" a lo hoy aprobado, que "va a quedar en una declaración de intenciones", dado que esta ley a su juicio vulnera competencias del Estado, hace una prohibición genérica de una actividad empresarial "sin motivación suficiente", ha dicho para concluir: "No cabe tanto desastre en tan poco espacio".
volver arriba

Activar Notificaciones