Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

agricultura

La lluvia retrasa 20 días la cosecha de cereales y hortalizas en Navarra

  • El agua ha beneficiado las cosechas en la Ribera, pero ha perjudicado a los campos de la Cuenca de Pamplona y la Zona Media
  • En el sector hortícola, el tomate ha sido el más perjudicado, ya que se tuvo que replantar tras las inundaciones

cosechadora
Una cosechadora y un tractor recolectan en las Bardenas
dn
  • alicia burdaspar. pamplona
Actualizada 22/08/2013 a las 06:01
El 20 de julio era la fecha aproximada para terminar de cosechar. Sin embargo, las copiosas lluvias que azotaron Navarra hasta mediados de junio provocaron que este trabajo se retrasase casi tres semanas. Esta demora también se ha sentido en el sector hortícola, donde el tomate ha sido el gran perjudicado esta campaña, ya que las riadas obligaron a replantarlo y ahora es que se está terminando de recoger.

“COSECHA HISTÓRICA" EN LA RIBERA

Las prolongadas lluvias han dibujado un panorama atípico en Navarra. Si habitualmente donde más producción había era en la Cuenca de Pamplona y en la Zona Media, la zona más beneficiada este año por el agua ha sido el sur de la Comunidad foral. Mientras en la Ribera se puede hablar de "cosecha histórica", con un rendimiento cercano a los 5.500 kilos por hectárea, en la Cuenca de Pamplona y en la Zona Media rondan los 3.500 kilos, según apunta el presidente de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra (UAGN), Félix Bariáin. Aunque todavía es pronto para saberlo, la escasez de producto en estas zonas podría influir en el precio, "que probablemente se incrementará, aunque no serán precios prohibitivos", comenta Bariáin.

MERMA EN LA CEBADA

La imagen de los agricultores cosechando los campos con sus tractores, inusual en agosto, se debe a que la cosecha debería haber terminado hacia el 20 de julio, pero las lluvias retrasaron las labores entre 15 y 20 días. En las cooperativas de Tierra Estella estos trabajos concluyeron el 16 de julio, aunque la fecha de inicio no varió respecto a años anteriores, que suele ser a finales de junio. Por orden, los cereales en los que más ha repercutido la abundancia de agua han sido la cebada y el trigo, con una merma del 30% y del 25%, respectivamente.

Más allá de la dilación que han supuesto las precipitaciones, el exceso de agua ha menguado el rendimiento de algunas parcelas de cereales y ha hecho enfermar algunas plantas. Éste ha sido el caso de la cooperativa de la Valdorba, donde los agricultores se han gastado este año un 27% más en productos fitosanitarios (herbicidas, fungicidas,etc.) para curar las enfermedades generadas por la lluvia, y un 21% más en fertilizantes, según explica su gerente, Gonzalo Recalde.

En palabras de Recalde, esta campaña ha sido "irregular, generosa en trigo y baja en cebada". Así lo reflejan los datos facilitados por esta cooperativa, que agrupa también a la de Ujué. Este año, se han recogido 3.900 kilos de cebada por hectárea, mientras que la cifra habitual alcanza los 5.000 kilos.

En la cooperativa de Fustiñana, no han sufrido este problema. "Espectacular" y "cosechón" son las palabras que utiliza para calificar la cosecha de este año en los campos de cereal el gerente José Luis Ibáñez. "Hay parcelas de secano con un rendimiento de 3.000 kilos por hectárea", relata. No obstante, es menos optimista respecto al maíz y la alfalfa, y prevé que su cosecha "será menor".

Por su parte, en Arguedas, la lluvia y el frío han supuesto un mazazo para el nacimiento del arroz, que se recogerá en invierno. "El 80% no ha nacido. De siete millones de kilos que recogíamos, vamos a pasar a tres millones", sostiene Ibáñez, también gerente de esta cooperativa.

EL TOMATE, EL GRAN PERJUDICADO

En el sector hortícola, el producto más afectado por las lluvias ha sido el tomate. Las riadas acaecidas el pasado junio obligaron a replantar esta hortaliza en las huertas, con la consiguiente demora en la recolección. Éste ha sido el caso de Frutas Zabalza. Jesús María Zabalza Larraya, propietario de la empresa, declara que "el agua ha retrasado todo mucho y ha venido todo muy tardío". Este comercio planta sus hortalizas en las huertas de la Magdalena de Pamplona, especialmente perjudicadas por las inundaciones, y donde todavía se están recogiendo las hortalizas.

La escasez y su retraso en la venta al público ha hecho que se duplique el precio del tomate. "Si el año pasado se vendía en Mercairuña a 0,49 céntimos el kilo, ahora lo estamos vendiendo por un euro", relata Zabalza. A su vez, el empresario explica que la calidad del género también ha sufrido las consecuencias de las lluvias: "Es peor".

Este retraso en la recogida también ha llegado al sur de Navarra. "Le está costando salir", declara Ibáñez, quien también administra las cooperativas de Arguedas, Cabanillas y Buñuel. Asimismo, prevé que también habrá poco pimiento, aunque "dependerá del frío que haga en otoño".

Si los tomates más hermosos se niegan a salir a la superficie, los tomates menos agraciados siguen su ejemplo. El pasado 30 de julio, se celebró el Concurso El Feo de Tudela, que premia a la hortaliza más deforme. El ejemplar presentado por Carmen y Asun Sanz se llevó el primer premio. Tras recibir el galardón, las vencedoras comentaron que apenas tenían tomates para participar.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE