Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

cultura

Las leyendas del pasado continúan invocando a los turistas en Navarra

  • El fantasma "Juantxo" del Museo de Navarra, el misterio de Roncesvalles o el mito de Olite son algunas de esas historias

  • SAIOA ROLÁN. PAMPLONA
Actualizada 15/08/2013 a las 06:01
Ocho, cuatro, ocho, cuatro, dos, seis, cuatro, nueve, dos. El teléfono del Museo de Navarra suena. Al tercer tono, la directora del centro responde. “¿Está por ahí el fantasma Juantxo?”. Sin sorprenderse por la cuestión, Mercedes Jover contesta: “Aunque es un ser muy querido aquí, desde lo de la cucharilla no tenemos noticias de él”. Sus recuerdos navegan entonces hasta los misteriosos sucesos que tuvieron lugar en el museo pamplonés en 1990.

La madrugada del 25 de noviembre de aquel año, las alarmas sonaron en la cuarta planta del edificio, antiguo hospital de peregrinos. Allí, los vigilantes de seguridad asistieron a la coreografía que protagonizó la cucharilla con la que acababan de comer un yogur. “Los empleados aseguraron que el cubierto saltaba frente a ellos sin que nadie lo manejase. De hecho, así consta en el parte de incidencias de aquel día...”. Pi, pi, pi. Entonces, la llamada se corta. Mercedes retoma la conversación y bromea: “Ahí tienes a Juantxo, ha oído que estábamos hablando de él y parece que no le gusta”.

Pero el famoso espectro pamplonés, 'empadronado' en el número 47 de la Cuesta de Santo Domingo, no vive solo en la Comunidad foral. Sus paisanos de ultratumba deambulan a sus anchas por el anecdotario navarro: residen en los castillos medievales de la Zona Media, aparecen entre la niebla de los enigmáticos bosques del norte y se aferran a la magia que envuelve las construcciones funerarias.

Estas historias son las que año tras año atraen a turistas a Navarra para visitar estos lugares ya legendarios y, en algunos casos, viven experiencias que pueden ser consideradas sobrenaturales

RONCESVALLES, EL MISTERIO DEL SILO

En un paraje bañado por el encanto de una historia épica, Assunta Recarte, responsable del servicio de visitas de Orreaga, señala el punto más espectral de Roncesvalles, el silo de Carlomagno. En él, asistió hace tres años al terror que invadió a una adolescente baztanesa durante una visita guiada. “Lloraba, sin parar, con un pánico incomprensible a simple vista. Decía una y otra vez que un cortejo de encapuchados estaba rodeando en ese preciso instante el silo en aparente actitud de rezo. Ella sentía que estaban allí, vivía esa pesadilla mientras los demás no veíamos nada”, recuerda Recarte. En ese mismo lugar, dos años después, una pareja de turistas filmaba el templo funerario cuando tres resplandores aparecieron sin explicación en la pantalla. “En la grabación se ven perfectamente, en la realidad no se apreciaba nada. Segundos después, la cámara tampoco captó nada”, cuenta.

El eco de la batalla resuena todavía allí, donde, mientras los peregrinos descansan antes de reemprender el camino, la medianoche asiste a los llantos de Carlomagno y los lamentos de Roldán, seguidos de los irrintzis victoriosos de los vascones en recuerdo de la batalla que se libró en ese lugar.

La leyenda rodea también en este punto de la geografía navarra a la espada de Sancho el Fuerte. Misteriosamente, mucha gente acude a la Colegiata preguntando por el arma que se vio en los años 60, pero el objeto jamás ha descansado en la localidad. “Se trata de personas de más de 45 años que visitaron la zona en la infancia. Los priores mayores desconocen quién pudo difundir el mito y qué espada les mostraron a los niños, porque nunca hubo una en Orreaga”, indica Assunta Recarte.

OLITE, EL FANTASMA NOBLE

Enclavado en una de las alas del Palacio de Olite, el Parador Príncipe de Viana encierra la leyenda de un fantasma noble y medieval. “Se escuchan ruidos, lamentos y, sobre todo, melodías de otros tiempos que los espíritus que pueblan el castillo trasladan cada noche a su paseo por las torres y las salas, especialmente a la Galería Dorada”, cuenta el periodista Felipe Alonso en 'Leyendas de Paradores', un libro que recoge 93 relatos ligados a los establecimientos de la Red Nacional de Paradores de Turismo.

Entre todos los espectros del palacio, destaca el del rey Carlos III el Noble, acompañado de su león Marzot, que pasea escuchando una música extraña. La que, según cuenta la leyenda, se tocaba en la época del rey empleando láminas de cobre que pendían de cadenas colgadas del techo y que vibraban con el viento.

EL GUARDIÁN DE LOS BOSQUES Y LAS SIRENAS MONTAÑESAS

Cuando el viento agita con fuerza las ramas del hayedo de la Selva de Irati y sobre ella el cielo se agrieta al tiempo que ruge, un cortejo fúnebre emprende la marcha en torno al embalse de Irabia. Allí, hadas y brujas pasean al esqueleto de doña Juana III de Navarra por los terrenos que un día dominó. Los aezkoanos, buenos conocedores de la historia, se encierran en sus casas los días de viento y tormenta. Quien se cruce con ellas desaparecerá.

Ésta es una de las múltiples fábulas que se esconden en los bosques de las montañas navarras, donde los espíritus conviven entre las sombras, los murmullos y la niebla con el Basajaun y las Lamias, unos seres mitológicos cuyas historias despertó de nuevo la escritora Dolores Redondo con la novela 'El guardián invisible'.

Habitan en las orillas de los ríos y en las cavernas de las cumbres encerradas en un cuerpo mitad mujer y mitad pez, las lamias presumen de ser las sirenas de las montañas. Cuenta una leyenda que en el Señorío de Bertiz fueron envenenadas porque los lugareños se enamoraban de su belleza y morían de melancolía. Aunque no acabaron con ellas y al amanecer, todavía es posible ver alguna peinándose en el río Bidasoa. Real o no, lo cierto es que en el escudo del Señorío aparece una lamia con un peine de oro en su mano izquierda y un espejo en la derecha.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE