Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

CÁMARA FORAL

Fundación Caja Navarra no recibió indicaciones para hacer sus estatutos

Los miembros de la comisión gestora de la Fundación de la CAN, Juan Franco (centro), José Antonio Razquin (izda.) y Pedro Ugalde (dcha.), a su llegada al Parlamento de Navarra
Los miembros de la comisión gestora de la Fundación de la CAN, Juan Franco (centro), José Antonio Razquin (izda.) y Pedro Ugalde (dcha.), a su llegada al Parlamento de Navarra
EFE
  • EFE. PAMPLONA
Actualizada 31/05/2013 a las 16:40
Los miembros de la Comisión Gestora de la Fundación de Caja Navarra aseguraron en el Parlamento foral que no recibieron ninguna indicación a la hora de elaborar los estatutos que regirán esa fundación de carácter especial y sostuvieron que se guiaron por criterios técnicos.

"No hemos recibido ninguna indicación, ni del Gobierno, ni de ninguna otra entidad, institución o grupo", afirmó uno de sus miembros, Juan Franco, quien señaló que lo único que se les dijo antes de iniciar su labor fue que hicieran unos estatutos y los hicieran "lo antes posible".

Franco respondió de esta forma a las preguntas formuladas por varios portavoces parlamentarios en una sesión de trabajo, solicitada por el PSN, en la que informaron sobre la obra social y la remodelación estatutaria.

Nombrados por el Gobierno foral, integran esa gestora además de Juan Franco, director general del Presupuesto; José Antonio Razquin, director de la Asesoría Jurídica del Gobierno de Navarra y Pedro Ugalde, secretario técnico del departamento de Economía, Hacienda, Industria y Empleo.

Ante la discrepancia expresada por varios grupos en cuanto a la naturaleza privada de la fundación o la decisión de que los patronos no sean cargos públicos, Razquin explicó que tuvieron en cuenta el marco jurídico actual, así como el contexto jurídico en otros ámbitos y actuaciones que se llevan a cabo en otras entidades.

Tras remarcar que sus decisiones fueron adoptadas con carácter técnico y sin estar sujetos a ningún mandato, dijo que optaron por el carácter de fundación privada porque además "desde los estatutos de 1976 hasta ahora Caja Navarra está definida como entidad de naturaleza privada".

En cuanto al control público, comentó que teniendo en cuenta las disposiciones existentes no puede extenderse el control por la Cámara de Comptos a esta fundación por ser de carácter privado.

Previamente Franco explicó que la labor de la gestora es la de garantizar el normal funcionamiento de la entidad, su transformación en Fundación de Carácter Especial, la elaboración de unos Estatutos y el nombramiento del patronato de la fundación.

En este tiempo, según indicó, adoptaron las decisiones de "administración ordinaria y de carácter imprescindible" con el fin de dar continuidad a las actividades que se venían desarrollando y sin condicionar decisiones futuras.

En cuanto a la obra social, precisó que se gestionó con criterios de continuidad, sin introducir "novedad alguna que no estuviese programada en el ejercicio anterior".

A fecha 31 de diciembre, la fundación contaba con 213,9 millones de euros de patrimonio, entre los que la partida más significativa es la correspondiente a acciones de CaixaBank con 134,6 millones, cuyo valor hoy es de 141,8 millones, con lo que patrimonio total actualizado es de 221 millones de euros.

Dispone de 14,2 millones de euros para financiar la obra social durante este año, de los que 1,8 millones se destinan a gastos de administración y el resto a los programas que gestiona la entidad en este momento y las que pueda realizar en el futuro.

Estos programas son de tres tipos: de promoción de ciudadanía activa, de fomento del empleo y empleabilidad y programas propios para atender las demandas sociales de la ciudadanía en general.

Dentro del primer grupo se encuentra uno de los programas más reconocidos de la entidad, "Tú eliges, tú decides", que tiene como objeto facilitar el acceso a la financiación de proyectos promovidos por entidades sociales.

En la última edición 180.608 navarros eligieron su proyecto por lo que serán 1.806.080 euros (10 euros por persona) los que se destinen a la financiación de diferentes proyectos.

Franco detalló además otros programas que se llevan a cabo en relación con cuestiones como el voluntariado, fomento de empleo y empleabilidad, apoyo a personas desfavorecidas para evitar la exclusión social o promoción económica y social, como Isterria, la fundación Parque Polo, el campus de Fuenterrabia, los clubes de jubilados o las actividades que se desarrollan en Civican.

Asimismo aludió a la colaboración con la Caixa que este año va a destinar 12 millones de euros a obra social en Navarra, de los que 7 millones serán para proyectos de gestión conjunta.

Respecto a la remodelación estatutaria, indicó que conlleva un cambio de denominación y naturaleza, por lo que pasa a denominarse Fundación Caja Navarra y se configura como una fundación privada, sin ánimo de lucro y de carácter especial, que desarrollará sus actividades primordialmente en Navarra y se mantiene el protectorado público por la Administración foral.

Asimismo incluyó cambios relevantes en cuanto al patronato y detalló el proceso de elección de los patronos, según Franco, quien remarcó que existe "un riguroso régimen de incompatibilidades", y así se establece que los patronos no deben ser cargos políticos electos, ni ocupar cargos públicos en la administración ni cargos en partidos políticos, asociaciones empresariales o sindicatos.

Insistió además en la existencia de un "código de buen gobierno, de ética transparencia y rendición de cuentas".

Para el portavoz del PSN, Juan José Lizarbe, ese modelo de Estatutos "deja el poder real de toma de decisiones en manos del gobierno de turno", con ellos la "independencia pretendida queda en entredicho y no se asegura preservar dentro del patrimonio público el patrimonio de la entidad".

Por UPN, Carlos García Adanero valoró como "bueno" el trabajo desarrollado, tras lo que destacó que la sesión sirvió para explicar la obra social, su importancia y para conocer en qué se gasta ese dinero, que espera que en un futuro "sea mayor".

Maiorga Ramírez (Bildu) dijo que ven "voluntad de hacer borrón y cuenta nueva en Caja Navarra por parte de quienes han tenido responsabilidades en esa entidad", remarcó que los miembros de la gestora son "Gobierno de UPN".

El portavoz de Aralar-NaBai, Txentxo Jiménez, cuestionó la designación de los miembros de la gestora, opinó que "el futuro se presenta con los mismos pecados originales" que han posibilitado el "escándalo de Caja Navarra" y remarcó que el Parlamento debe tener capacidad de control sobre la Fundación.

Ana Beltrán (PPN) insistió en la trascendencia de sentar bien las bases desde el principio para que no se vuelvan a repetir errores y abogó por un patronato "muy reducido" y con una representación política "nula o muy limitada", con miembros elegidos por "rigurosos criterios de cualificación técnico o profesional huyendo de partidismo".

I-E no estuvo deacuerdo con estos Estatutos, según su portavoz José Miguel Nuin, quien cree que la Fundación debe ser pública sometida al control parlamentario y la fiscalización de Comptos.

También opinó que la Fundación debe ser de naturaleza pública el parlamentario no adscrito de Geroa Bai, Manu Ayerdi.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE