Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

JAVIERADA 2013

Miles de peregrinos marchan a Javier en una jornada tranquila

  • El Vía Crucis parte de Sangüesa este domingo a las 8.00 y la misa será a las 10.00 horas

Varios peregrinos caminan por la carretera de entrada a Monreal
Varios peregrinos caminan por la carretera de entrada a Monreal
UJUÉ LORENTE
  • ujué lorente. PAMPLONA
Actualizada 09/03/2013 a las 20:51
Miles de peregrinos recorrieron este sábado las carreteras y los caminos de la Comunidad foral en dirección a Javier, la localidad natal de San Francisco Javier, patrón de Navarra. Algunos lo hicieron en solitario, mientras que otros prefirieron hacerla en compañía de la familia o los amigos. La mayoría de los peregrinos realizaron el camino andando, pero también hubo quien la realizó en bicicleta, patinetes e incluso en monopatin.

A lo largo de la jornada, que transcurrió con total normalidad y sin incidencias destacadas, los servicios asistenciales atendieron a 908 peregrinos, una cifra ligeramente superior a la del año pasado, de los que cuatro fueron trasladados a centros médicos, según informó la Cruz Roja.

Por su parte, la Policía Foral contabilizó 7 autobuses y unos 1.300 turismos en los aparcamientos habilitados en las proximidades del castillo, lo que equivaldría a unas 5.600 personas. En 2012, fueron 11 los autobuses y alrededor de 1.600 los turismos, que habrían transportado aproximadamente a 7.000 personas hasta Javier, según informó el Gobierno de Navarra.

Tras la multitudinaria peregrinación de este sábado, será este domingo a las 8.00 horas cuando tenga lugar el tradicional via crucis desde Sangüesa y, después, a las 10.00 horas, la misa en la explanada de Javier, frente al Castillo donde nació el santo, oficiada por el arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez. 

La primera Javierada contó con un importante despliegue de seguridad compuesto por 195 agentes de la Policía Foral, que desplegó coches patrulla, todoterrenos, motos y el helicóptero del Gobierno de Navarra, mientras que la Guardia Civil movilizó 300 efectivos de las unidades de Seguridad Ciudadana, el Seprona y Tráfico. 

Cruz Roja, que el año pasado hizo más de 1.300 atenciones, movilizó esta primera javierada más de 200 voluntarios en 18 puestos de atención distribuidos en tres áreas (Montaña, Zona Media y Ribera), y destinó a las Javieradas 16 ambulancias, cinco vehículos auxiliares, dos quads y dos todoterrenos. Es el segundo despliegue más importante que realiza esta organización tras los Sanfermines. El presidente de la Asamblea de Mendavia, Javier Luri Elvira, de 51 años, estaba en el puesto de Izco, el primer lugar de atención en el camino de Pamplona. "En dos horas y media hemos realizado cinco atenciones, todas ellas por ampollas ligeras. La verdad es que cada año los peregrinos vienen mejor preparados, tanto físicamente como de equipamiento. La mayoría de ellos está aconstumbrado a hacer deporte y llevan los zapatos adecuados", indicó el presidente.

Por su parte, la Asociación DYA dio cobertura principalmente a los peregrinos procedentes tanto del camino de la ribera como de la zona de Aoiz, en cinco puntos de atención. 

El dispositivo de DYA estuvo formado por dos hospitales de campaña equipados con dos enfermerías móviles, atendidas por una veintena de auxiliares de transporte en ambulancia y cuatro enfermeras.


UN MOMENTO DE REFLEXIÓN

El camino es largo y muchos peregrinos aprovechan para reflexionar mientras caminan. Miguel Goñi Andueza, pamplonés de 55 años, realizaba la peregrinación en solitario. "Prefiero hacerla solo para así reflexionar y pensar en todo. Además, es un día en el que piensas en lo que has hecho mal y en cómo puedes mejorar como persona", confesó mientras cruzaba Monreal.

Tras Goñi, caminaba un grupo de jóvenes del colegio Jesuitas de Pamplona, entre los que se encontraba Alfonso Bañón Marco, pamplonés de 16 años y que por tercer año consecutivo caminaba hasta Javier. Pese a ir acompañado por sus amigos, el joven confesó que el camino era un momento de reflexión. "Aunque vas con los amigos también piensas y te acuerdas de gente que no puede hacer la Javierada porque están enfermos. El camino te hace pensar un poco en todo", confesó.


PARADA PARA COMER

En la Venta de Judas, como cada edición, los miembros de la Asociación de Voluntarios Olímpicos de Navarra (ASVONA) habían instalado su puesto de avituallamiento. Cientos de peregrinos hacían cola para que los 16 voluntarios les dieran comida y bebida. El responsable del puesto, Gustavo Alcalde Vicario, pamplonés de 43 años, explicó que 55 empresas de todo España donaron productos para los caminantes. "Hemos recaudado 7 toneladas de productos para las dos javieradas. Aunque para los peregrinos es gratuito, muchos de ellos también echan dinero al cesto", afirmó. Después de la segunda Javierada, los alimentos que sobren los donarán a las parroquias y a los comedores, para que desde ahí los proporcionen a personas necesitadas.

Los voluntarios habían preparado 460 bocadillos de embutidos para los peregrinos. Además, también repartían naranjas y peras, pastas, patatas fritas, gominolas, yogures, café, caldo y refrescos.

Haciendo cola para coger un bocadillo para comer estaba Javier Aguirre, de 25 años, quien realizaba la peregrinación desde Noáin acompañado por 40 jóvenes procedentes de la parroquia Santa Engracia de Zaragoza. "Hemos venido un grupo de la parroquia para cambiar de aires, hacer convivencia y, sobre todo, hacer una peregrinación que es muy bonita", aseguró este joven, quien por sexto año consecutivo participaba en la romería. Este grupo zaragozano pasará la noche en el convento de las Comendadoras de Sangüesa y el domingo asistirán a la misa que se celebra en Javier.

Alejado del puesto de avituallamiento y sentado en el suelo comiendo un bocadillo se encontraba Rodrigo Díaz Balén, pamplonés de 37 años, quien por décimo año consecutivo participa en la peregrinación. "El camino es largo y encontrarte a mitad de ruta un puesto como este hace que tengas que llevar menos peso en la mochila y es muy buena idea. Hay que reconocer el esfuerzo que han hecho las empresas que han donado los alimentos, porque en tiempos de bonanza económica es fácil hacerlo, pero en estos momentos no", opinaba Díaz, añadiendo que tanto los bocadillos como el caldo estaban "muy buenos".
Etiquetas


Noticias relacionadas
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE