Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

COOPERACIÓN

Unas 'vacaciones' familiares que ya son inolvidables

Parte de la familia Grande-Ochagavía, Ed Formoso (barba blanca), chavales y voluntarios del Elsie Gaches
Parte de la familia Grande-Ochagavía, Ed Formoso (barba blanca), chavales y voluntarios del Elsie Gaches
CEDIDA
  • M.J.C. PAMPLONA
Actualizada 18/11/2012 a las 12:49
Aquel día abrió este periódico... y no pudo dar crédito a lo que veía: un reportaje sobre el centro Elsie Gaches de Filipinas y el proyecto para apadrinar a 200 niños. ¡Pero si era el mismo! ¡Aquel centro "alucinante" en el que pasaron dos días "increíbles" en agosto durante sus vacaciones en Filipinas para visitar a la familia de la novia de su hijo mayor y conocer el país...! José Miguel Grande Gutiérrez, trabajador en Correos y vecino de Barañáin, de 55 años, todavía no acaba de creérselo. "¿Casualidad? ¿O ha sido el destino?", se pregunta. "Justo andaba dándole vueltas a cómo hacer algo y me encuentro con esta iniciativa". Aquel día enseguida llamó a su mujer y a sus hijos y también a su futuro "consuegro", el filipino Ed Formoso, ahora ya "amigo". Y no dudaron en qué hacer aquí: apadrinar a tres niños.

José Miguel Grande telefoneó también a la Fundación Juan Bonal para contar su historia y ofrecerse a colaborar "en lo que fuera". Allí le convencieron para que la relatase a este periódico con el fin de seguir promoviendo los apadrinamientos solidarios. "Sólo quiero dar fe de que en este centro se está haciendo una labor maravillosa", asegura Grande.

Cuidados 'con cariño'

José Miguel Grande, su mujer Inma Ochagavía Diez, y sus dos hijos, Mikel, de 30 años, e Iñaki, de 25, volaron en agosto a Filipinas para pasar 21 días. La novia de Mikel es filipina y fueron con la idea de conocer a su familia y de paso, el país. Al llegar a Manila, la capital, descubrieron que el padre de la chica, Ed Formoso, músico de profesión, colaboraba de forma voluntaria con Elsie Gaches, un centro de niños y adultos con discapacidades. Había formado equipos de fútbol con chicos y chicas, tanto del centro como de fuera de él. Les invitó a conocerlo y a participar en un partido de fútbol... "Nos sorprendió pero accedimos", cuenta José Miguel Grande. La experiencia fue "increíble". Se lo pasaron "genial". Pero hubo mucho más. "Nos dieron una lección de humildad. Me sentí pequeñito ante una labor impresionante". La hermana Savita Parmar, directora del centro, les abrió las puertas. "Era alucinante con qué cariño, respeto y normalidad... hermanas, trabajadores y voluntarios atendían a los chavales". Se trata de niños y adultos con hidrocefalias, síndrome de Down, esquizofrenias, etc., desde leves hasta profundos, y Elsie Gaches es su hogar. Grande asegura que "el centro es superdigno" y forman "una gran familia".

Los navarros pudieron disfrutar además de la "maravillosa biodiversidad" de Filipinas y de la "simpatía" de sus gentes. No saben si volverán, pero el vínculo ya es fuerte. Grande habla a menudo con Ed, que les mantiene al tanto.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE