Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

JUICIO POR EL CRIMEN DE LEKUNBERRI | 2ª JORNADA

El acusado "reconoció que lo había hecho", y "su intención era matar"

Imágenes del juicio por el crimen de Asier Lavandera en enero de 2010 en Lekunberri
Juicio por el crimen de Asier Lavandera en Lekunberri
AGENCIAS
Imágenes del juicio por el crimen de Asier Lavandera en enero de 2010 en Lekunberri
Juicio por el crimen de Asier Lavandera en Lekunberri
AGENCIAS
  • EUROPA PRESS. PAMPLONA
Actualizada 23/05/2012 a las 13:05
Un agente de la Guardia Civil que tomó declaración al acusado de matar a un joven guipuzcoano a la salida de una discoteca en Lekunberri en enero de 2010 manifestó que el procesado reconoció, ese mismo día, que "lo había hecho" y que "su intención había sido matar y que, si lo había hecho bien, tenía que estar muerto".

En la segunda jornada de la vista oral del crimen de Lekunberri, testificaron agentes de la Guardia Civil que han trabajado en el caso. Según dijo el agente que le tomó declaración en dependencias de Comandancia, el acusado "reconoció que la navaja la afilaba y que podía ocasionar daño".

Relató que, tras ocurrir los hechos, en el reconocimiento al acusado se vio que presentaba "un estado correcto, un buen estado y estaba orientado". Y aseguró que en su declaración, el procesado "reconoció que lo había hecho, que su intención había sido matar y que,si lo había hecho bien, tenía que estar muerto".

El agente explicaba que la víctima presentaba cinco heridas que han llevado a la conclusión de que se produjeron en dos momentos diferentes, es decir, que tras apuñalar en una primera ocasión hubo una persecución y "un segundo apuñalamiento".

Otro agente, que se encargó de tomar declaraciones a los detenidos y testigos, dijo que la impresión que tuvo del acusado aquel día fue que éste estaba "coherente" y era "consciente".

Una agente que acudió al lugar de los hechos ese misma mañana, afirmó en el juicio que había dos manchas de sangre, "una más grande, otra más pequeñas y gotas sueltas" y que no había botellas en la zona "ni otras cosas dignas de reseñar" para el caso.

En la misma línea, otro de los guardias civiles que presentó declaración y que acudió al lugar tras los hechos aquel 16 de enero de 2010, manifestaba que no vio botellas en las afueras de la discoteca Mao Mao, donde el acusado dijo que habían mantenido una pelea.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE