Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Heredar en Navarra

¿Ha cambiado la manera de gestionar herencias en Navarra con la pandemia?

Todo lo que hay que saber sobre las herencias en Navarra tras el año de la pandemia

¿Ha cambiado la manera de gestionar herencias en Navarra con la pandemia?
¿Ha cambiado la manera de gestionar herencias en Navarra con la pandemia?
    Actualizado el 06/04/2021 a las 12:35
    El incremento de los trámites sucesorios para heredar derivado de la pandemia de la covid lo notaron durante las primeras semanas de la crisis sobre todo gestorías y despachos que ofrecen servicios de asesoramiento en el área de defunciones y herencias. Incrementos que en algunos casos llegaron a alcanzar el 30% y que se explican en buena medida por el fallecimiento de mucha gente mayor con testamento y relación conyugal de parentesco.

    Esta circunstancia facilita que las aceptaciones de herencia se realicen mediante documento privado y sin necesidad de acudir al notario. La aceptación de herencia sólo se puede hacer prescindiendo de los notarios si hay un único heredero. En cuanto haya más de uno hace falta notario. En cualquier caso, es importante conocer los pasos a seguir para aceptar o renunciar a herencias en Navarra. Los herederos únicos que sepan hacer este tipo de documentos privados de aceptación pueden ahorrar dinero, pero la mayor parte de la gente desconoce cómo hacerlo y de ahí que si se opta por alguna de las empresas que los ofrecen (algunas pueden llegar a cobrar más de 3.000 euros por sus servicios) es importante preguntar tarifas para evitar terminar pagando de más. Algunas compañías se dedican a captar clientes en los tanatorios, principalmente, donde ofrecen sus servicios a los herederos.

    La empresa navarra Herencias y Gestión, según cuenta su gerente, Cristina Irisarri, inició en 2020 más de 700 procesos de aceptación de herencias, tanto privadas como públicas. Lo que más realizó fueron instancias privadas (no pasan por el notario pero si por Hacienda y son habituales en herencias sencillas (un único heredero) y un número de bienes limitado. Durante semanas las oficinas de la empresa tuvieron que permanecer cerradas al público, pero no dejaron de trabajar. “En verano mañana y tarde porque no dábamos a basto”. La empresa quiso poner su granito de arena durante la crisis y ofreció de manera gratuita tramitar a las personas que lo necesitaran las pensiones de viudedad (hizo más de 500 en 2020) y orfandad (unas 150) cuando las oficinas de la Seguridad Social estaban cerradas y había que realizar los trámites por internet.

    ¿Qué datos deben reflejarse en un documento privado de aceptación?
    Las herencias con un único heredero es frecuente que se acepten mediante documentos privados. Es preciso tener en cuenta que para que sean válidos deben cumplir con una forma y un contenido. Como mínimo, ese documento deberá reflejar los datos del causante y la fecha del fallecimiento; los datos del testamento o de la declaración de herederos; la relación de interesados en la herencia y vínculo con el causante; la relación de bienes de la herencia; la aceptación de la herencia y las manifestaciones fiscales.

    ¿Ha crecido el número de herencias tramitadas en notarías?
    Los datos del Consejo General del Notariado recogen un leve incremento en la cifra de aceptaciones de herencias que se tramitaron en 2020: 4.701, frente a las 4.563 de 2019. Aunque los datos del pasado ejercicio ya están cerrados, los notarios reconocen que el incremento que refleja la estadística es inferior al que esperaban tras el notable incremento de la actividad, en lo que a trámites sucesorios respecta, que experimentaron en el último tramo del año en línea con el incremento de los fallecimientos por la covid. “Aunque los primeros meses de la pandemia estuvimos abiertos, la actividad se limitó a los asuntos urgentes y al estar suspendidos los plazos fiscales no había prisa por hacer las aceptaciones. Pero, a partir de octubre, empezaron a vencer los plazos para liquidar los impuestos por fallecimientos registrados durante la primera ola de la pandemia y la actividad se incrementó”, explica el decano de los notarios navarros, Alfredo Aldaba. Los documentos públicos -ante notario- para aceptar una herencia siguen siendo los más habituales. Suponen en torno al 65% del total de las aceptaciones de herencias que llegan hasta la Hacienda foral.

    El coste económico es muy variable ya que depende de los bienes que haya, del número de herederos y del importe de la herencia. Según detalla el notario y mediador José Miguel Gómez Sánchez, una herencia no muy grande (200.000 euros y dos herederos) puede costar unos 600 euros. A medida que se incrementa el importe, el coste del notario también lo hace aunque muy lentamente. Por ejemplo, en un herencia con un heredero (uno de los cónyuges) de un patrimonio total de 350.000 euros (incluye 14 fincas rústicas en Navarra, un piso en Pamplona, y 163.000€ en bancos) puede salir por unos 900 euros. Algo menos, 750 euros, en otro supuesto -ambos casos reales tramitados en Navarra- en el que los herederos son tres (dos hijos y el esposo de la fallecida). Esta herencia incluye un piso en Ansoáin valorado en 200.000 euros, otro en Estella de 60.000€, una finca rústica en Estella de 2.000 € y 60.000€ en bancos. El trámite de aceptar una herencia puede realizarse en una semana aunque el tiempo dependerá de lo que los herederos tarden en facilitar la documentación al notario (escrituras de propiedades, certificados bancarios, testamento...).

    ¿Y las renuncias de herencias? ¿Han aumentado?
    Según los datos del Consejero General del Notariado relativos a herencias, en 2020 fueron un total de 571 los navarros que optaron por renunciar a su herencia, una cifra superior a las 524 de 2019 y que representan algo más del 12% de las aceptaciones notariales de herencia realizadas. No obstante, en las notarías consultadas la percepción es que sigue siendo algo anecdótico. Aseguran que la mayoría de los que renuncian a su herencia no lo hacen para evitar las deudas del difunto o pagar a Hacienda sino por razones de conveniencia familiar. Por ejemplo, por considerar que su renuncia puede beneficiar a familias que puedan necesitar (o merecer) la herencia más que ellos. Ocurre, por ejemplo, con hermanos que deciden favorecer a otro que cuido a los padres o que vivía en la vivienda que toca repartir. El coste de una renuncia simple, fijado por aranceles notariales, aunque depende de la extensión del documento, viene a ser de entre 80 y 150 euros. Luego, hay otras fórmulas como renuncia de herencia en favor de otras personas (por ejemplo cuando fallece una persona joven sin hijos y los hermanos deciden renunciar en favor de los padres), pero ése es otro instrumento notarial, que conllevaría otros costes.

    ¿Se ha acelerado con la pandemia la firma de testamentos?
    Los datos del Notariado relativos a Navarra dicen que no. El año pasado se firmaron en las notarías de la comunidad 6.320 testamentos (unipersonales y de hermandad), 130 menos que en el ejercicio precedente. Un dato que contrasta con la percepción de algunas de las notarías consultadas que sí esperaban un repunte en la cifra de testamentos dada la mayor actividad, sobre todo, en los últimos meses del año. El testamento no es otra cosa que el acto jurídico individual a través del cual una persona dispone, para después de su fallecimiento, la herencia de todos sus bienes o parte de ellos.

    Constituye la voluntad de la persona sobre cómo han de repartirse sus bienes cuando falte, sin que ello afecte a su vida, y a la luz de los juristas es la mejor opción para transmitir de manera ordenada el patrimonio a los herederos. Además, es un documento revocable, sencillo, con un coste asequible (50 euros si es unipersonal y entre 80 y 100 euros si es de hermandad -la factura varía en función del número de páginas-) y que evita numerosos problemas en el futuro. Revocable porque se puede testar todas las veces que se quiera. El testamento tiene que llevar fecha. Antes también llevaban hora, pero en octubre de 2019, tras la reforma del Fuero Nuevo, ésta dejo de ser obligatoria. El testamento puede realizarse ante cualquier notario y es un trámite sencillo (basta con acudir al notario con el DNI y explicarle cómo queremos repartir nuestro patrimonio).

    ¿A quién se recomienda hacer testamento?
    En principio a todas las personas. Pero en especial a los matrimonios para nombrarse recíprocamente herederos antes de los hijos comunes. En cualquier caso, conviene conocer la normativa sobre cómo se reparten las herencias sin testamento en Navarra.

    ¿Puedo hacer testamento en casa sin presencia de un notario?
    . La normativa recoge la posibilidad de hacer un testamento ológrafo. Es el que uno hace de su puño y letra en casa. En el mismo deberá figurar el lugar, la fecha y su voluntad cierta de hacer testamento. Antes eran muy infrecuentes, pero, raíz de la pandemia, sobre todo durante el confinamiento, se llegaron a realizar algunos más, según confirman algunos de los notarios consultados. En todo caso, hay que tener en cuenta que el coste de la homologación notarial de un testamento ológrafo puede llegar a superar los 600 euros al requerir en muchos casos tanto de perito calígrafo como la intervención de testigos. La utilización del testamento ológrafo ha evitado acudir al testamento “especial” para epidemias regulado por un artículo del Código Civil, el 701, al que remite expresamente la Ley 193 del Fuero Nuevo que ya se recogía antes de su última reforma.

    ¿Se han firmado más testamentos en hospitales y domicilios?
    La firma de testamentos ante notario en hospitales y domicilios particulares es algo que siempre se ha hecho. El notario José Miguel Gómez Sánchez asegura que él los ha seguido haciendo pese a la pandemia. “Me protejo y ya está, porque creo que hay que atender a la gente aunque a veces no apetezca. Para ellos es importante”. explica. Asegura que todos los meses acude a domicilios particulares u hospitales para llevar a cabo esta labor. La última vez, expone, el pasado 12 de marzo. Para firmar estos testamentos no se requiere nada especial. “El testador debe tener bien la cabeza aunque esté enfermo, nada más. Antes, cuando hacían falta los testigos (no hacen falta desde octubre de 2019), solían acudir vecinos o amigos o alguna enfermera o celador si se hacen en el hospital”. Tras la reforma del Fuero Nuevo, solo se necesitan testigos en tres supuestos: cuando lo pide el testador o el notario, cuando el testador no sabe o no puede firmar y cuando el testado no sabe o no puede leer.

    ¿Influye tener testamento a la hora de aceptar una herencia?
    Los expertos coinciden en que hacer testamento ante notario aporta seguridad jurídica y evita problemas futuros. Disponer o no de testamento es también importante en los pasos previos -y necesarios- que hay que dar para aceptar una herencia. Si el fallecido disponía de testamento, bastaría con acudir al notario ante el que lo otorgó para solicitar una copia del mismo. Con ese testamento ya sería posible iniciar los trámites para aceptar una herencia. Por el contrario, sin testamento el proceso para heredar se alarga y encarece. El primer paso es hacer lo que se denomina declaración de herederos ab intestato, un documento que determina qué personas son herederas del causante cuando no hay testamento. Este trámite deberá realizarse ante notario y deberá transcurrir después un plazo de 20 días hábiles para tramitar la aceptación.

    ¿Qué ocurre con la herencia de los fallecidos sin heredero conocido?
    Si la herencia no la reclama nadie por no haber testamento ni familia, se la termina quedando el Gobierno de Navarra que, tras proceder a la liquidación de los bienes y derechos de la herencia, la destinará a fines sociales. El Grupo Hereda, especializado en genealogía sucesoria y tramitación de herencias, investiga año tras año un gran número de herencias abandonadas. Asegura que el gran número de fallecidos sobre todo en residencias ha dejado un elevado número de personas sin filiar, sin herederos conocidos, bienes sin administrar e impuestos sin liquidar suponiendo una pérdida para las comunidades autónomas estimada en unos 1.000 millones en Impuesto de Sucesiones. “A las más de 5.000 herencias abandonadas tras el coronavirus, se unen las procedentes de personas que cada año fallecen sin filiación por causas diferentes a la pandemia, situándose en torno a unas 3.000. Esto quiere decir que en el año 2020 existirán más de 8.000 herencias abandonadas, casi tres mil millones de euros en un limbo jurídico, alrededor de cinco mil inmuebles sin administrar”, estimó el grupo a finales de noviembre. El despacho aseguró a este periódico haber recibido 46 casos de herencias de navarros fallecidos sin dejar testamento ni herederos conocidos que están en proceso de tramitación muchas de ellas o de investigación. “Estimamos que las personas fallecidas sin heredero directo pueden llegar en la comunidad al centenar o incluso superar esa cifra”.

    ¿Qué ocurre con esas herencias si incluyen inmuebles?
    Esos bienes abandonados podrían ocasionar desde problemas en las comunidades de propietarios hasta apropiaciones indebidas. Desde Hereda abogan por “actualizar” el sistema de tramitación de herencias para equipararlo al de otros países europeos que otorgan al genealogista la potestad de investigar en todos los archivos y registros sin limitación; siendo la administración pública quien facilite a los genealogistas acreditados la información sobre los fallecidos sin filiación. “La administración es la responsable de ordenar el levantamiento del secreto de protocolo (que solo se guarda en España) para que los notarios encarguen a los genealogistas la búsqueda de los herederos designados en los testamentos, tal y como ocurre en Francia, Alemania y Reino Unido”, entiende. Aseguran que entre los fallecidos sin parentesco conocido, se puede localizar a un 85% de los herederos. “Somos especialistas en esas búsquedas y, al igual que el estado también recompensamos a quien nos facilita información. De esta forma evitamos que muchas viviendas queden en un limbo, sus herederos se hagan cargo de sus deudas (en caso de que las haya) y se pagan impuestos como el de sucesiones”.
    volver arriba

    Activar Notificaciones