Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Tráfico

Piden dos años de cárcel por un atropello mortal en la Rochapea

Ana María Huarte falleció el pasado julio en un paso de cebra entre la plaza Virrey Armendáriz y la calle Bernardino Tirapu

Paso de peatones en el que ocurrió el atropello, entre Virrey Armendáriz y Bernardino Tirapu.
Paso de peatones en el que ocurrió el atropello, entre Virrey Armendáriz y Bernardino Tirapu.
  • Diario de Navarra
Actualizada 29/04/2017 a las 13:28

La Fiscalía solicita una pena de dos años de cárcel  por homicidio por imprudencia para un hombre por un atropello mortal ocurrido el pasado 30 de julio en la Rochapea

El atropello se produjo en un paso de peatones situado entre la plaza Virrey Armendáriz y la calle Bernardino Tirapu que no cuenta con regulación semafórica. La víctima, Ana María Huarte Larumbe, de 78 años de edad, fue alcanzada por la parte frontal de la furgoneta que conducía un hombre de 80 años de edad. Según consta en la petición de la Fiscalía, el hombre "circulaba totalmente desatento a las circunstancias de la circulación buscando una plaza de estacionamiento". Cuando frenó, el conductor no pudo evitar el accidente. Según las primeras investigaciones, no circulaba a velocidad excesiva y dio negativo en la prueba de alcoholemia.

La víctima fue golpeada por la parte frontal del vehículo mientras se encontraba cruzando el paso de peatones y, a consecuencia del golpe, fue arrastrada varios metros. El cuerpo de la víctima quedó bajo el vehículo del acusado y a consecuencia del golpe recibido, Ana María Huarte sufrió un traumatismo que le produjo la muerte varias horas después. 

"100% DE LA ROCHAPEA"

Ana María Huarte se consideraba una vecina "100%" de la Rochapea . Así lo dijo en un reportaje de este periódico, con el que colaboró hace casi una década. A sus 78 años había crecido y criado a su familia en este barrio pamplonés. Viuda de Julio Mezquíriz, madre de cuatro hijos y abuela de cinco nietos, se había convertido en un "importantísimo" apoyo para toda la familia, tal y como apuntan desde el Club de Jubilados El Salvador, del que formaba parte desde sus orígenes. De hecho, su marido fue parte de la primera junta, tras la fundación en 1998. Allí acudía casi a diario a jugar a la brisca con su cuadrilla de amigas. "Últimamente algo menos, porque tenía que cuidar de los nietos y de algunos familiares que no andan muy bien de salud". Para el club, se trata de una "pérdida irreparable". Mujer "de carácter", muy conocida en el club y entre los vecinos "de siempre" del barrio, su fallecimiento "no ha pasado desapercibido".

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE