Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

ESCAPADAS POR NAVARRA

La Villa de las Musas, entre el vino y los dioses

En Arellano se encuentra este peculiar yacimiento arqueológico romano, descubierto en 1882, que muestra una parte dedicada a explotación vitícola y otra a los cultos paganos

Se pueden realizar visitas guiadas al yacimiento.
Se pueden realizar visitas guiadas al yacimiento.
ARCHIVO
  • DN. Pamplona
Actualizada 16/04/2017 a las 06:00

En un entorno natural privilegiado, rodeado de campos de cereal, olivos y vid, entre Arróniz y Allo (en el término municipal de Arellano), un “dominus” romano decidió construirse una espléndida villa al estilo de las más lujosas del Imperio, destinada al descanso, la religión y a la elaboración del vino... Hoy, a los restos hallados se les llama Villa de las Musas. Se trata de un yacimiento arqueológico romano situado a 6,5 km. al sur de Arellano. El lugar es conocido como Villa de las Musas por el hallazgo del espectacular mosaico romano de Las Musas. Esta obra de arte se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional, pero es posible admirar una reproducción en su ubicación original. Su denominación se debe a la representación de nueve diosas y sus maestros.

Los restos arqueológicos indican que la villa fue construida entre los siglos I y V d.C. Entre los hallazgos más curiosos se encuentra un catavinos de cerámica... La primera construcción (siglo I) era una explotación agrícola vinculada a la producción del vino, arrasada por los bárbaros a finales del siglo III. Se reconstruyó en el siglo IV como una lujosa mansión que contaba con un santuario en honor a Cibeles y a su hijo y amante Attis...

La visita al conjunto se inicia en un edificio moderno, 2.411 m2 que acogen el núcleo principal de la villa. En la entrada hay paneles con información general, completados con atriles en puntos estratégicos. Una pasarela metálica facilita el acceso a las dependencias. Desde ella se puede distinguir grava de dos colores que marca las distintas etapas constructivas: el gris para los siglos I a III d. C., y el rosa, para IV y V d. C. Las fábricas más llamativas de la primera época son el “Fumarium”, una estancia en la que se envejecía el vino artificialmente a través del calor y el humo, y la “Cella Vinaria” o bodega.

También se exponen 15 “dolias”, tinajas con una capacidad media de 700 litros, y un altar de piedra. Otra sorpresa es una cisterna de 3 metros de profundidad, alimentada principalmente por el agua de la lluvia, construcción más típica en las zonas mediterráneas. A la segunda época corresponden las estancias pavimentadas con mosaicos. Además del de las Musas, existen otros dos, uno en un dormitorio y otro en el “Oecus” o sala principal, de 90 m2. En el exterior, y también del segundo periodo constructivo, está el “Taurobolio”, edificio porticado de planta rectangular que se articulaba entorno a un patio, en cuyo centro aparecieron aras grabadas con cabezas de toro.

DATOS PRÁCTICOS

Cómo llegar. Autovía del Camino A12 hasta la salida de Arróniz; desde allí tomar la carretera hacia Allo, hasta el km 3, donde se encuentra el desvío al yacimiento.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE