Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

TRIBUNALES

Confirmada la pena para el autor del crimen de Lekunberri

Imágenes del juicio por el crimen de Asier Lavandera en enero de 2010 en Lekunberri
Imágenes del juicio por el crimen de Asier Lavandera en enero de 2010 en Lekunberri
  • efe. PAMPLONA
Publicado el 14/08/2020 a las 10:50
El Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) ratificó este viernes la pena de 18 años de prisión impuesta a Sergio Fernando R.S. por el asesinato del joven donostiarra Asier Lavandera, a quien apuñaló mortalmente a la salida de una discoteca en Lekumberri (Navarra).

El juicio por este caso se celebró el pasado mes de mayo en la Audiencia Provincial de Navarra ante un jurado popular, que lo declaró culpable del crimen, un suceso que ocurrió la mañana del 16 de enero de 2010 en el aparcamiento de la discoteca Mao Mao de la citada localidad.

A. Lavandera, que tenía entonces 21 años, recibió hasta cinco puñaladas y murió a las 09.10 horas en el Complejo Hospitalario de Navarra, en Pamplona.

En el juicio, la defensa del condenado había solicitado una pena de dos años y medio de prisión, mientras que la acusación particular pidió 25 años de cárcel y el ministerio público, 18 años de cárcel.

El auto del TSJN, que puede ser recurrido ante el Tribunal Supremo, desestima tanto el recurso presentado por la defensa del acusado como por la acusación particular.

Así, los magistrados desestiman la alegación de la defensa en el sentido de que la prueba pericial psiquiátrica que se hizo no fue adecuada y la que instaba a que se apreciase la inexistencia de alevosía en el crimen.

Al respecto, los magistrados respaldan la conclusión a la que llegó el jurado de que el ataque llevado a cabo por el acusado "fue alevoso, por sorpresivo", ya que la víctima "no presentaba entre sus heridas ninguna que revelase signos de defensa".

Se desestima también la supuesta contradicción alegada por la defensa entre el reconocimiento por el jurado de que el acusado padece un trastorno antisocial de personalidad que le supone una afectación leve-moderada de su capacidad volitiva y la determinación de que dicho trastorno no condicionó efectivamente su conducta.

Los magistrados rechazan este argumento debido a que es posible que una persona padezca este trastorno y conserve sus facultades cognitivas y volitivas en un grado suficiente para poder ser responsable de sus actos.

Acerca de la petición de la atenuante analógica de trastorno grave de la personalidad, los magistrados recuerdan que el Código Penal exige no sólo el diagnóstico del trastorno sino también la comprobación de que el mismo altera la capacidad cognitiva o volitiva del sujeto.

De la misma forma, se rechazan las alegaciones para que se tuvieran en cuenta las atenuantes de provocación por parte de la víctima antes de la agresión y de confesión del acusado tras los hechos.

La acusación particular, por su parte, solicitaba que se estimara el agravante de ensañamiento, teniendo en cuenta que el jurado consideró probado que el acusado había aumentado innecesariamente el sufrimiento de la víctima y que, por tanto, el magistrado tenía una "vinculación absoluta" con el veredicto.

Además de considerar que no puede afirmarse que el ataque persiguiera un aumento del sufrimiento de la víctima, en el auto se recuerda que a los jurados les corresponde, de manera exclusiva, la determinación de los hechos y la culpabilidad del imputado, y al magistrado-presidente, la interpretación jurídica de los mismos según la legislación vigente.
volver arriba

Activar Notificaciones