Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

EN CARTOON NETWORK

"Gumball", otra vuelta de tuerca a la animación

  • Alimentos parlantes, fantasmas con tendencias suicidas y dinosaurios protagonizan las tramas

Imagen de la noticia
Cartoon apuesta por una imagen rompedora.
  • EFE. MADRID
Actualizada 03/10/2011 a las 01:02

El humor disparatado y absurdo vive una época dorada en el mundo de la animación. A las excentricidades de Bob Esponja y a las incomprensibles locuras de Hora de aventuras, se suma El asombroso mundo de Gumball, una rompedora propuesta de la cadena Cartoon Network.

En un plausible intento por innovar en el terreno de los dibujos animados, el canal televisivo ha mirado a Gran Bretaña para desarrollar esta rupturista serie, la primera que Cartoon Network produce en Europa, y que combina animación tradicional, diseños en 3D y acción real.

Así, con una estética visual única, El asombroso mundo de Gumball, serie destinada al público infantil, es una atípica comedia de situación, que narra las desventuras de los Watterson, una familia constituida por conejos, gatos y un pez.

La acción se desarrolla en el idílico pueblo de Elmore, donde no existen los humanos y cuyos atípicos habitantes son alimentos parlantes, fantasmas con tendencias suicidas o incluso dinosaurios.

Cultura pop

A pesar de lo extravagante de la propuesta, su creador, el francés Ben Bocquelet, remarca que "los argumentos de cada capítulo son entendibles por todo el mundo, y parten de situaciones con las que cualquiera está familiarizado". De este modo, el autor cree que "padres e hijos van a identificarse con los personajes, incluso si son monos o plátanos", y está convencido de que "el show, aunque enfocado a niños de entre 6 y 12 años, puede ser disfrutado por adultos jóvenes".

A ello ayudan las referencias a películas de los años ochenta, los noventa "y la cultura pop en general, así como parodias de videoclips famosos", lo que, según el autor, hace "muy atractiva y excitante" la serie.

Entre esas parodias llama la atención una muy controvertida, la de Smack my bitch up del grupo The Prodigy, un videoclip censurado en varios países, que aparece homenajeado en un episodio, algo que no preocupa a Bocquelet, quien cree que "es un guiño divertido dirigido a los mayores, que ningún niño entenderá".

A Bocquelet le encanta "trabajar con clichés y estereotipos, para después darles una nueva visión". En este sentido, destaca al oficial de policía de Elmore, que es un donut, o al abusón del instituto, representado por un tiranosaurio.

Asimismo, el animador justifica la peculiar estética de la serie, donde se combinan tantos estilos de animación: "Esa era la única forma de juntar en un mismo contexto a todos los personajes", asegura.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE