Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

televisión

El nuevo MasterChef fusionará tradición y vanguardia

  • Carlos Maldonado utilizará el premio para comprarse un 'food truck' ​en el que dará una vuelta de tuerca a la tradición

El nuevo MasterChef fusionará tradición y vanguardia
Fotografía facilitada por RTVE de Carlos Maldonado (2-d), toledano de 24 años ganador de MasterChef.
EFE
  • efe. madrid
Actualizada 01/07/2015 a las 14:48
Con mucho desparpajo y un talento natural para la cocina, Carlos Maldonado se hizo con el público y el jurado de "MasterChef", proclamándose ganador en un programa que vieron casi 3,8 millones de espectadores y con cuyo premio se comprará un "food truck" en el que dará una vuelta de tuerca a la tradición.

Este vendedor ambulante de embutidos nacido hace 24 años en Talavera de la Reina (Toledo) tiene los pies en el suelo: "Lo primero que haré será formarme, quiero aprovechar al máximo el curso (ha ganado un máster en Cocina Técnica y Producto del Basque Culinary Center) para aprender a cocinar seriamente", ha dicho hoy en una entrevista con Efe.

Aunque serios fueron los platos con los que conquistó no sólo al jurado habitual del programa -Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz- sino a Ferran Adrià, Joan Roca y Andoni Luis Aduriz: bocadillo de calamares con pan de tinta, merluza a baja temperatura con ajo negro y huevas, y torrija con pan de brioche.

Los 100.000 euros en metálico los dedicará a "tapar agujeritos" y a invertir en su sueño, un "food truck". Ya tiene experiencia en este ámbito, ya que alquiló uno para participar con su padre en "Cocineros al volante", otro concurso de talento culinario que emitirá La 1 a partir del 7 de julio.

"Me interesa mucho lo que está pasando en España con la comida callejera. Mi padre (vendedor ambulante de embutidos) es un gran ejemplo, y quiero tener un 'food truck' para contribuir a que se liberalice el mercado", ya que las leyes actuales no permiten la circulación de estas cocinas con ruedas.

En su camión cocinará "comida tradicional pero llevada un poco más al límite, como el bocadillo de calamares" con el que compitió en la final de "MasterChef".

Reconoce que los tres platos que presentó en el último programa supusieron "una propuesta arriesgada, pero si no te embarcas no te mareas", afirma quien no se imaginaba llegar a la final y se propuso "disfrutar" al máximo de la experiencia.

Disfrutó él, sereno, atrevido y decidido en los fogones, y un jurado de estrellas Michelin que le pidió la receta de la merluza a baja temperatura, un plato, dijeron, digno de estar en el menú de cualquier restaurante de alta cocina.

Adrià añadió más: lo definió como un "crack de la cocina". "No lo había visto hasta hoy y me he quedado flipando, no tengo palabras. Me gustaría verle ahora y decirle: tío, me voy contigo y hazme grande".

Asegura que "MasterChef" le ha cambiado "totalmente la vida", y eso que aún no ha tenido tiempo de firmar autógrafos. "Te cambia la forma de ver las cosas, creces como persona, valoras más el trabajo que hay detrás de las cámaras, y en el aspecto profesional es un trampolín para dedicarme a lo que me fascina. Me flipa la cocina".

Aunque tiene claro que se dedicará a ello -"voy a mezclar mi profesión de toda la vida con la cocina con el 'food truck'"- es consciente de sus limitaciones, por lo que la idea de abrir un restaurante no entra por ahora en sus planes: "Para eso tienes que ser un buen profesional, primero necesito formarme bien".

Carlos Maldonado, que ha tenido la oportunidad gracias al programa de cocinar con grandes como Quique Dacosta y Jordi Roca, no tiene un chef favorito. "Son todos, porque de todos puedes aprender algo: No se puede menospreciar a nadie: desde el tío que hace tapas en una tasca hasta Adriá".

El ganador de "MasterChef", que "adora" comer, ha sido uno de los aspirantes más espontáneos, piropeando a la presentadora, Eva González y a la jurado Samantha. "Todo el mundo lo piensa y a mí se me escapó", dice entre risas, quien también reconoció que nunca había probado ni las angulas ni el centollo, aunque tuvo que cocinarlos.

"Lo más difícil es lo que desconoces y yo no los había visto en mi vida. Pero tampoco la bomba floral de Jordi Roca -una de las pruebas de la final- y quizá esa fue la más complicada", admite.

En una edición en la que se ha cuestionado la dureza del jurado, que ha hecho llorar a varios concursantes, Maldonado defiende a sus integrantes: "Hacen su trabajo. En ocasiones han sido duros, pero te enseñan y también te felicitan cuando haces cosas buenas".

Ya tiene listo su primer libro de recetas, otro de los premios del concurso, que saldrá a la venta el 7 de julio con elaboraciones que ha hecho en el programa y otras "caseras". Piensa que no será el último: "Me gustaría sacar otro más profesional con el tiempo".
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE