x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
SALUD

El Instituto Ortoprotésico de Navarra coloca por primera vez en España el último modelo de mano biónica

  • El nuevo sistema imita en apariencia y funcionamiento a la mano humana y constituye un avance revolucionario en protésica y un salto cualitativo en la calidad de vida de los pacientes implantados
  • La gran diferencia respecto a las anteriores prótesis está en el movimiento de los dedos

1
18/01/2012 a las 17:13
  • DN.ES. Pamplona
A+ A-
El Instituto Ortoprotésico de Navarra (ITON) implantó el pasado mes de diciembre por primera vez en España el último modelo de mano biónica, la  I-Limb ultra, una prótesis que imita en apariencia y funcionamiento a la mano humana y constituye un avance revolucionario en protésica y un salto cualitativo en la calidad de vida de los pacientes implantados. La gran diferencia respecto a las anteriores prótesis está en el movimiento de los dedos.

Así lo explica el director técnico de este Instituto, Mikel Arrizabalaga Larumbe, que ha realizado la adaptación en colaboración con la empresa EMO, experta en ortopedia. Hasta ahora y desde enero de 2008, 30 pacientes amputados en España y 1.500 en todo el mundo fueron implantados con la versión anterior de esta prótesis.

Leopoldo Fernández, director técnico de EMO, apunta que "todos los pacientes hablan de un cambio radical en sus vidas. Después de un tiempo utilizando la mano i-LIMB han alcanzado una habilidad y manejo extraordinario, lo que les permite hacer más cosas que con sus prótesis anteriores”.

La mano i-LIMB constituye un avance revolucionario en protésica y un salto cualitativo en la calidad de vida de los pacientes. Imita en apariencia y funcionamiento a la mano humana, lo que supone el comienzo de una nueva generación de hombres biónicos.

La mano biónica i-LIMB posee un diseño ‘humano’ con cinco dedos articulados de manera independiente, que permiten una mayor precisión al realizar las acciones. Asimismo, la inclusión de un dedo pulgar articulado aumenta el abanico de opciones que se pueden ejecutar, muchas de ellas, impensables hasta ahora y tan cotidianas como mantener un plato, sostener una tarjeta, teclear un ordenador, cortar con un cuchillo, marcar un número de teléfono, abrir una cerradura, transportar una maleta, abotonarse una chaqueta o asir pequeños objetos, acciones que facilitan una mayor integración de los pacientes con el mundo que los rodea.

“La gran diferencia respecto a las anteriores prótesis está en el movimiento de los dedos”, explica Mikel Arrizabalaga Larumbe, director técnico del Instituto Técnico Ortoprotésico de Navarra (Iton). La mano biónica recoge, a través de dos sensores adheridos a la piel, las señales eléctricas generadas por los músculos. Los sensores procesan esa energía generando el movimiento de la mano.
Selección DN+


  • Navarro en Alemania
    (18/01/12 18:38)
    #1

    Es un placer ver que hay emprendedores que crean empresas con propuestas innovadoras en Pamplona, Enhorabuena desde Alemania

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra