Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Casa Real

Leonor, un año de Princesa sin cambiar su vida de niña

  • La proclamación de Felipe VI hizo que la infanta Leonor, se convirtiera con sólo ocho años en Princesa de Asturias y Heredera de la Corona

Don Juan Carlos, don Felipe y la infanta Leonor

Don Juan Carlos, don Felipe y la infanta Leonor

cedida
0
Actualizada 17/06/2015 a las 13:52
  • EFE. MADRID
La proclamación de Felipe VI hizo que su hija primogénita, la infanta Leonor, se convirtiera con sólo ocho años en Princesa de Asturias y Heredera de la Corona, condiciones que sin embargo apenas han supuesto cambios en la vida cotidiana de una niña que cursa con absoluta normalidad cuarto de Primaria.

Esta normalidad es la impronta que los Reyes han querido dar siempre a la vida de sus dos hijas, cuya intimidad preservan celosamente, y es algo que se ha apreciado especialmente a lo largo de los últimos doce meses, cuando han sido contadísimas las apariciones públicas de la Princesa Leonor y la infanta Sofía.

Sólo las imágenes inéditas difundidas el pasado sábado por la Casa del Rey con algunos momentos más personales de la vida de los Reyes han abierto una pequeña ventana en la intimidad de la Princesa de Asturias y la infanta Sofía, a las que en una escena se ve recibir a su padre, todavía con el uniforme del colegio, a su llegada en helicóptero de un viaje de trabajo.

Porque en cuanto a comparecencias públicas ambas sólo han estado presentes en dos actos institucionales: la proclamación de su padre como Rey, en el Congreso de los Diputados, el 19 de junio de 2014, y el desfile militar con motivo de la Fiesta Nacional, el 12 de octubre, al que asistieron en compañía de sus progenitores.

Ha habido tres ocasiones más para verlas en público, aunque no por motivos de agenda institucional.

La prensa pudo fotografiar a la Princesa y su hermana junto a sus padres durante las vacaciones de la Familia Real de agosto en Mallorca, así como en la pasada Semana Santa, también durante la estancia de la Familia Real en la isla.

La tercera ocasión fue el pasado 20 de mayo, a propósito de una ceremonia privada, la primera comunión de la Princesa de Asturias, en la que estuvieron presentes la mayoría de sus familiares directos.

El Rey Felipe VI y la Reina Letizia tienen claro que los demás momentos de su vida familiar corresponden a su esfera privada y no deben trascender públicamente, y lo han logrado, puesto que casi siempre han salvaguardado a sus hijas de fotos "robadas" o no autorizadas.

El interés de los medios de comunicación, sobre todo de la prensa del corazón, por ofrecer imágenes de las dos hijas de los Reyes ha sido creciente y, cuando ha habido oportunidad de captarlas, siempre con autorización de la Casa Real, han llegado hasta la portada de las revistas, como ocurrió con la Princesa el día de su comunión.

Eso sí, las cámaras fotografiaron a los miembros de la Familia Real sólo a las puertas de la iglesia donde se celebró la ceremonia, porque no se les permitió hacerlo dentro, ni tampoco en la posterior celebración que tuvo lugar en el Palacio de la Zarzuela.

Y como cualquier otra familia, las niñas acuden con sus padres al cine o al circo, asisten a fiestas infantiles de cumpleaños y viajan con sus progenitores, pero en doce meses apenas ha trascendido algún dato al respecto, y sólo se han visto contadas imágenes, casi siempre procedentes de grabaciones casuales con teléfonos móviles.

Por lo demás, para la Princesa la vida no ha cambiado mucho por la proclamación de su padre, ya que el título de Heredera de la Corona no le ha obligado a un esfuerzo suplementario que vaya más allá de su aplicación en los estudios de Primaria, que cursa en el mismo colegio que su hermana, Nuestra Señora de los Rosales.

Se sabe que sigue estudiando chino mandarín, que aprende ballet en el colegio y que siempre que pueden sus padres la llevan a ella y a su hermana hasta el centro escolar, situado en el barrio de Aravaca.

Aunque se creó cierta expectación por la posibilidad de que la hija mayor de los Reyes acudiera a la ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias, en Oviedo, pronto quedó claro que no iba a ser así y que el único cambio sería el del nombre de los premios y de su fundación, ahora Princesa de Asturias.

Desde la Casa del Rey se recordaba que su padre tenía trece años cuando habló por vez primera en la ceremonia de los premios, que se celebra cada mes de octubre en el Teatro Campoamor de Oviedo.

De manera que la Princesa, también Princesa de Girona y de Viana, todavía seguirá llevando durante unos cuantos años una vida más parecida a la de una niña de su edad que a la de una princesa.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra