Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Salud

Equipos de Fórmula 1 para la medicina en 3D

  • Cirujanos cardiacos y plásticos trabajan con informáticos e ingenieros en Sevilla para la creación de biomodelos
  • El siguiente paso en esta técnica es la implantación de huesos o cartílagos personalizado

  • COLPISA. MADRID
Actualizada 08/06/2015 a las 06:00
Un soldado estadounidense que está de guarida en una base cualquiera de su país tiene, a priori, la misma comida que un soldado que está en una base en Alemania, Afganistán o cualquier otro lugar del planeta. Un guardia que ingiere los mismos niveles proteínicos y vitamínicos, aunque no los necesite. Para evitar estas diferencias y dar un menú a la carta, el Centro de Investigaciones, Desarrollo e Ingeniería del Ejército estadounidense ha dado vía libre al estudio de diferentes maneras de conseguir alimentos adecuados para un zapador, un miembros de los cuerpos de élite o un soldado de infantería. Es decir, si a un vigía hay que darle más cafeína en su comida o si otro soldado necesita más hidratos de carbono para realizar su trabajo. Una de las líneas de investigación para conseguir este objetivo se basa en las impresoras 3D.

Aunque parece ciencia ficción, el sector de la alimentación se ha metido de lleno en la búsqueda de la fórmula que permita la creación de alimentos con las necesidades nutricionales para colectivos que necesitan más cuidados, como por ejemplo los enfermos o los ancianos que viven en una residencia. Grandes corporaciones como Nestlé también tienen líneas de investigación en este sentido, buscando la fórmula que determine estas diferencias nutricionales de un plato u otro al instante. Y es que las impresoras 3D han abierto un nuevo mundo no solo en la alimentación, sino también en la medicina. "Avanza a una velocidad vertiginosa", asegura el doctor Tomás Gómez Cía. Este especialista en cirugía plástica, estética y reparadora lleva desde 2005 trabajando en el hospital Virgen del Rocío en un proyecto para el desarrollo tecnológico en el mundo de la medicina en colaboración con la Escuela Superior de Ingenieros de la Universidad de Sevilla. "Trabajamos en la adaptación de un software de la industria de la automoción a los entornos clínicos para la planificación quirúrgica. Hasta el año 2010 hacemos el pilotaje de la herramienta, puesta a punto, validación con casos clínicos en cirugía plástica mayormente y en cirugía maxilofacial", explica el director de la Unidad de Cirugía Estética y Grandes Quemados del centro sevillano.

Hasta ese momento, el trabajo estaba centrado en trabajar en el ordenador con reproducciones tridimensionales creadas a partir de las radiografías. Después, llega el cambio. "El salto que damos es imprimir cuando es necesario esa reconstrucción virtual y validar su uso en planificación quirúrgica", comenta el doctor Gómez Cía. Se empiezan a utilizar las maquetas para preparar las operaciones y para realizar una práctica mucho más didáctica. "La forma de comunicación cambia totalmente. Explicarle a una familia que su niño tiene una malformación cardiaca enseñándole una radiografía o mostrándole un corazón, su corazón, con el problema, es un salto de gigante. No se lo tienen que creer porque lo ven", añade.

MÁS USOS

Hasta el momento se han realizado unas 1.250 operaciones en las que se han trabajado con estos modelos, fabricados según las necesidades. Unos están hechos con materiales elásticos como el poliutelano; otros son como implantes mamarios y están realizados en silicona; y algunos que representan huesos son duros. Por el momento, los implantes nacidos de este software son modelos comunes realizados de titanio, -sobre todo usados en la cirugía maxilofacial-. El siguiente paso será la incorporación de modelos personalizados en los pacientes. "¿Cuándo será? Esa es la gran pregunta, pero viendo a la velocidad a la que ha avanzado todo esto, es imposible averiguar cuándo va a pasar", explica el doctor. La siguiente fase es el 'bioprinting', una impresión de partes del cuerpo incluso con células. "Una matriz que se puedan incorporar células óseas, de la piel o de cartílagos", comenta el doctor Gómez Cía, que ha visto como la plantilla del proyecto crecía con ingenieros, médicos, informáticos y los 'bios': biólogos, bioquímicos y biotécnológos. cada vez más multidisciplinares, como la Fórmula 1. "La diferencia nuestra con otros es que lo hacemos todo, desde el software hasta el diseño y la creación de los modelos. A lo mejor otros lo que hacen es dar algo de trabajo a terceros. Teniendo todo nos está permitiendo dar saltos", apunta el doctor. Unos avances como, por ejemplo, que lleguen a Sevilla pedidos de Beirut, Países Bajos o Alemania
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE