Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

mushing

Kamchatka acoge Beringia, la carrera más larga de Eurasia

  • El extremo oriental de Rusia será el escenario de la dura y exignte competición de 1.000 km

Kamchatka acoge Beringia, la carrera más larga de Eurasia
Un trineo y su "kayur" o jinete, en plena carrera.
Efe
  • Efe. Petropávlovsk-Kamchatski (Rusia)
Actualizada 02/03/2015 a las 06:00
Beringia 2015, la carrera de trineos tirados por perros más larga de Eurasia, arrancó este domingo en la península de Kamchatka, donde a sus participantes les esperan unos 1.000 kilómetros de duras peripecias en la generosa naturaleza de esa región en el extremo oriente de Rusia.

"Beringia es una fiesta tradicional que se celebra ya por 25º año consecutivo, la fiesta más esperada por los habitantes de Kamchatka", dijo el gobernador de la región, Vladímir Ilyujin, durante la ceremonia de apertura de las competiciones, acompañada por agudos ladridos de sus principales "estrellas".

Como es habitual, minutos antes del inicio de las carreras los canes, equipados con arnés y sogas, se ponen notablemente nerviosos por la impaciencia por correr.

De hecho, los "kayures", como son llamados los amos de perros, se ven obligados a apretar con fuerza el freno del trineo para mantener firmes a sus perros antes de que arranquen disparados por la pista, animados por sus órdenes y los aplausos desde las tribunas.

"Se trata de un gran evento para Kamchatka. Es una de las carreras más largas del mundo y es muy importante que participen nuestros 'kayures' de Kamchatka", dice Dmitri Limánov, aficionado a ese deporte.

Agrega que se siente "verdaderamente alegre al ver cuánta gente ha acudido a esas competiciones en este día tan soleado y alegre".

Mientras, María, profesora de inglés en un colegio de Petropavlovsk-Kamchatski, relata que aunque lleva sólo 4 años viviendo en Kamchatka cada año viene con su familia a Beringia "para empaparse de energía y dar la bienvenida a la primavera".

También, dice, "es una oportunidad para estudiar las ricas tradiciones de Kamchatka e inculcarlas a nuestros niños".

La apertura de la primera etapa de las carreras, llamada "prólogo", comenzó, como ya es tradición, con un salto de paracaidistas con banderas y carteles de bienvenida desde un helicóptero que sobrevuela el estadio Fatiánov de Petropavlovsk-Kamchatski, que acoge estas competiciones.

Tras realizar una serie de sofisticadas figuras en el aire, pese a fuertes vientos, los paracaidistas consiguen aterrizar como estaba previsto: justamente en la pista de carreras, cubierta de resplandeciente blancura de nieve, recibiendo fuertes aplausos del entusiasmado público en las tribunas del estadio.

Además de los "kayures" adultos, en el "prólogo" también participan sus hijos, herederos de las antiguas tradiciones de las tribus de la península, donde los perros históricamente han desempeñado papel importantísimo: no sólo es el principal medio de transporte sino también un miembro de la familia dispuesto a sacrificar su vida por la de su amo.

Los primeros tres pequeños ganadores del "prólogo" obtienen premios en metálico certificados de dinero, mientras que al mejor los organizadores del evento le regalan además un cachorro procedente de uno de los tres principales criaderos de perros de Kamchatka.

"Participar en las carreras te ayuda a desarrollarte, ayuda en muchas cosas, como ser valiente, no tener miedo", afirma Olesya Semáshkina, "kayur", una niña de 9 años que ocupó el quinto lugar entre una cuarentena de pequeños participantes en el "prólogo" para menores.

Sea como sea, lo más duro de estas competiciones, según afirman todos, empezará a partir de la "largada técnica" el próximo 8 de marzo en la localidad Esso, de donde los 18 "kayures" más experimentados partirán hacia el pueblo de Ossora, a una distancia de 1.000 kilómetros.

Para llegar allí, tendrán que afrontar los duros retos de la salvaje naturaleza de Kamchatka, atravesando capas de nieve que llegan a alcanzar varios metros de profundidad o pasar noches enteras a temperaturas prácticamente bajo cero.
A veces, al perderse en medio de las frías llanuras de Kamchatka, en espera de ayuda, los "kayures" que participan en las carreras se salvan apretados a sus perros que les dan el calor de sus cuerpos.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE