Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

DÍA MUNDIAL

Una enfermedad rara tarda en diagnosticarse cinco años de media

La Sociedad Española de Neurología reivindica fomentar los centros de referencia ante evaluaciones que se prolongan hasta 10 años

  • EUROPA PRESS.MADRID
Actualizado el 26/02/2015 a las 12:17
El tiempo medio en que una persona afectada por una enfermedad rara tarda en obtener un diagnóstico es de cinco años, pero alrededor de un 20 por ciento de los pacientes tarda más de 10, por ello, la Sociedad Española de Neurología (SEN) ha reivindicado la necesidad de fomentar los centros de referencia para estas patologías y la equidad de acceso a los mismos, así como programas de formación específicos para el personal sanitario.

Con motivo del Día Mundial de estas enfermedades, que se celebra el próximo 28 de febrero, el coordinador del Comité ad-hoc de Enfermedades Raras de la SEN, Jordi Gascón Bayarri, ha precisado que de igual forma, "es necesario garantizar el acceso a los medicamentos huérfanos y terapias avanzadas para estas enfermedades, fomentar la investigación y su aplicación en la clínica y potenciar los servicios de rehabilitación, neuropsicología, logopedia, centros de día, imprescindibles en muchas de estas enfermedades".

El experto ha comentado que la complejidad etiológica y evolutiva de estas enfermedades, así como su baja prevalencia, "hace que el conocimiento que existe sobre una amplia mayoría de la enfermedades raras, sea aún muy escaso, lo que a su vez dificulta muchísimo su diagnóstico".

La última encuesta realizada sobre el impacto sociosanitario de las enfermedades raras realizada en España, señala no solo que casi el 75 por ciento de los pacientes con alguna enfermedad rara presenta algún grado de dependencia, sino que el 88 por ciento padece algún tipo de discapacidad física y el 84 por ciento emocional.

En este sentido, Gascón ha subrayado que las enfermedades raras conllevan, por lo general, un gran porcentaje de discapacidad y dependencia, que aún es más notable entre los afectados en edad infantil. "Estamos, por lo tanto, ante un gran problema socio-sanitario en el que dedicar recursos que permitan acabar con la incertidumbre en el diagnóstico y mejorar la calidad asistencial de los pacientes debería ser una prioridad", ha concluido.



volver arriba

Activar Notificaciones