Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
BRASIL

El carnaval de Río de Janeiro alza el vuelo con drones

  • Las escuelas de samba también escarbaron en sus raíces africanas en la segunda noche

0
Actualizada 17/02/2015 a las 14:05
Etiquetas
  • EFE. Río de Janeiro
El carnaval de Río de Janeiro celebró su segunda noche de desfiles, en la que las escuelas de samba escarbaron en sus raíces africanas e innovaron usando drones para dar un toque tecnológico a la fiesta del sambódromo.

Las referencias al continente africano fueron transversales y salpicaron a casi todas las presentaciones de esta segunda y última noche de desfiles, en la que participaron seis escuelas de samba del Grupo Especial, la elite del carnaval carioca.

El desfile más esplendoroso, rico en cada detalle, y que arrancó de sus asientos a los 72.500 espectadores que abarrotaron el sambódromo fue el de la "escola" Beija-Flor, que estaba dedicado a Guinea Ecuatorial.

Beija-Flor aprovechó a conciencia la millonaria financiación que le brindó el Gobierno del país africano y realizó un desfile grandioso, con carrozas enormes y lujosas y disfraces muy trabajados.

La escuela cumplió su palabra y no entró en polémicas dejando de lado la política actual del país africano, que está bajo el férreo control del presidente Teodoro Obiang desde 1979.

Sin embargo sí aprovechó para atizar a los conquistadores europeos que explotaron la pequeña nación africana en los últimos cinco siglos.

Los conquistadores españoles, portugueses, ingleses, holandeses y franceses fueron retratados en las carrozas con rostros feroces y los ojos inyectados en sangre, que adquirían un ademán aún más peligroso al son frenético y machacón de la percusión de la "escola" de la ciudad de Nilópolis.

Beija-Flor retrató asimismo los barcos negreros que llevaron a los guineanos esclavizados hacia el nuevo mundo, entre otros lugares, hacia Brasil.

El tema africano también centró el desfile de Imperatriz Leopoldinense, escuela que homenajeó al líder sudafricano Nelson Mandela y su lucha contra el "apartheid" y fue recordado por la escuela de São Clemente con una alusión a Zumbi dos Palmares, uno de los líderes de un movimiento antiesclavista del Brasil del siglo XVII.

Asimismo, ribeteó el resto de los desfiles de la noche, puesto que las escuelas de samba, nacidas en las favelas cariocas y con una fuerte raigambre en la cultura negra, siempre echan mano de la mitología africana en sus composiciones.

União da Ilha, que dedicó su desfile a cuestionar la dictadura de la belleza, reivindicó el atractivo de las razas negra y amerindia, frente al canon blanco importado de Europa y que en Brasil sigue siendo el predominante en cualquier concurso de belleza.

Esta escuela se sirvió de personajes de cuentos infantiles, desde el patito feo a Shrek, para defender la "belleza interior" y satirizó la esclavitud de la moda, de los gimnasios y de las cirugías estéticas que, de forma paradójica, son una norma para todas las modelos que aspiren a ser "reinas" del carnaval.

El sambódromo tuvo un momento innovador y sorprendente con la escuela de Portela, que se atrevió a introducir en su desfiles dos elementos tecnológicos y voladores que dejaron boquiabierto a buena parte del público y lo elevaron a las alturas.

Uno fue el uso de dos drones que, "disfrazados" de balones de fútbol, revolotearon constantemente sobre una de las carrozas de la escuela que estaba dedicada al deporte rey.

Antes de eso, Portela comenzó su desfile haciendo aterrizar en plena avenida Marqués de Sapucaí -como se denomina el sambódromo- a varios paracaidistas que despedían fuegos artificiales.

Esta escuela, la segunda en el orden de la noche, se centró en homenajear el 450 aniversario de la fundación de Río de Janeiro, que se celebra el próximo 1 de marzo, aunque con un toque del "surrealismo" del pintor español Salvador Dalí, cuyo nombre se citaba en la canción de samba y al que se aludió de varias formas.

Una de las carrozas más impactantes de Portela estaba presidida por una enorme águila blanca, el símbolo de la escuela del barrio de Madureira, que de forma algo surrealista, extendía las alas y se transmutaba en la estatua del Cristo Redentor, uno de los iconos de la ciudad brasileña.

También dedicó varios disfraces a la playa, a las caipirinhas, el intenso tráfico de la segunda mayor ciudad de Brasil y, como no, el fútbol que todo lo impregna en Río.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra