Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Gastronomía

Ferran Adrià vuelve a vestir la chaquetilla de cocinero

  • Ha elaborado ocho creaciones, algunas físicas y otras virtuales, ante comensales seleccionados

Adrià imparte el curso

Adrià imparte el curso

EFE
0
16/01/2015 a las 06:00
  • EFE. Madrid
"Es la primera vez que me visto de cocinero en tres años y medio", dijo este jueves Ferran Adrià, enfundado en una chaquetilla blanca de cocinero. Lo ha hecho para elaborar ocho creaciones, algunas físicas y otras virtuales, para ocho comensales seleccionados en un concurso sobre la creatividad.

Estas ocho personas, de distintas edades y procedencias, han trabajado más el "paladar mental" -admitió el propio Adrià- que el bucal, ya que el objetivo real de este encuentro es divulgar en un documental de Paramount Channel el proceso creativo de El Bulli, el restaurante que revolucionó la gastronomía mundial y que cerró para transformarse en El Bulli Foundation en julio de 2011.

La experiencia, que se ha denominado 'Comer conocimiento', se ha desarrollado en la sala que acoge la exposición 'Ferran Adrià. Auditando el proceso creativo', organizada por la Fundación Telefónica en Madrid. Una muestra única porque es la primera en explicar las bambalinas de la cocina y porque por ella han pasado ya "muchas más personas que por El Bulli", destacó el cocinero.

Este exclusivo almuerzo, "la primera comida de El Bulli que ya no es un restaurante", ha sentado a la mesa a ocho personas seleccionadas de entre ochocientas, que enviaron vídeos sobre qué suponía para ellos la creatividad. Y sobre cómo se desarrollaba en El Bulli habló Adrià a los comensales con cada una de las "elaboraciones" del menú.

"Lo más brutal ha sido ver los mismos ojos de personas que vi en El Bulli", aseveró el cocinero, que añadió que en El Bulli Foundation emprenderán acciones como esta, que no solo encantó a los invitados, sino que les sorprendió muchísimo, según refirieron.

"Mola más esto que comer en El Bulli, porque aquí Ferran ha estado con nosotros, es una lección magistral", apuntó uno de ellos. "Se ha creado magia en la mesa entre gente que no nos conocíamos de nada", de edades variadas y profesiones y aficiones dispares: desde un arquitecto a una periodista, pasando por un experto en Japón "obsesionado" con la ceremonia del té.

No tuvieron carta, al menos no al uso de un restaurante tradicional. Lo primero que recibieron al sentarse a la mesa fue el escrito de queja de un comensal que probó su polémica espuma de humo, una elaboración de 1997 pensada "para provocar" porque "El Bulli no cambiaba de discurso por lo que dijera nadie". Después, estos atípicos comensales la degustaron y alabaron.

Su primer bocado, servido por personal de sala de El Bulli, fue pan con mantequilla. "¿Lo han hecho para molestarnos?", se preguntó asombrada una de las comensales. "Cambiando el pan con mantequilla por 'snacks' y cócteles revolucionamos la forma de dar la bienvenida en los restaurantes. Allí no se comía comida, sino creatividad", explicó su chef.

Adrià se valió de su spray de dry martini de 2005 para ilustrar que "hay muchas cosas que no aguantan el paso del tiempo ni el cambio del lugar", por lo que "la vanguardia descontextualizada es lo peor"; y de la trufa negra tratada como el vino de 2009 para hablar sobre los sabores puros.

Después llegaron platos virtuales como las semillas de 2006, que vieron en una tableta y que generó un debate sobre el talento cognitivo, aquel que "permite a muy pocos comer un plato simplemente viéndolo". "Cuando comes conocimiento comes más creatividad que degustando elaboraciones", animó el cocinero a sus invitados.

Con 'secuencias de Japón', otro de los platos de El Bulli que aquí llegó en forma de fotografías, Adrià recordó cómo su restaurante cambió también la forma de organizar un menú con las secuencias -distintas elaboraciones de un producto- y con especias, un juego en el que tuvieron que identificar doce, lograba averiguar el nivel de conocimiento culinario de los clientes.

El restaurante El Bulli supuso un antes y un después en la gastronomía mundial y Ferran Adrià sigue creando a través de El Bulli Foundation. "Ahora el reto no es crear platos, es crear conocimientos", pero sin dejar de ser revolucionarios.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra