Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
FLORA Y FAUNA

La Red Natura 2000, un tesoro botánico... y farmacológico

  • Las especies de uso tradicional, medicinal y comestible en España superan los 3.000 ejemplares

En el 70 % de los casos, el exceso de riego es precisamente el causante de la muerte de las plantas.

Plantas en el alféizar de una ventana

DN
0
Actualizada 10/01/2015 a las 13:12
  • EFE. MADRID
Los espacios que conforman la red Natura 2000 española albergan centenares de especies vegetales de extraordinario valor desde el punto de vista meramente botánico y por sus acreditadas propiedades curativas o paliativas de infinitas dolencias del ser humano.

Se calcula que el número total de especies vegetales de uso tradicional, medicinales y comestibles, en la península ibérica y Baleares, supera las 3.000 especies, según el Inventario Español de los Conocimientos Tradicionales Relativos a la Biodiversidad, editado por el Ministerio de Medio Ambiente.

De ellas, unas 1.700 están catalogadas como plantas medicinales, con una mayor presencia en el Pallars (Pirineo catalán), donde más de 400 especies vegetales han sido tradicionalmente utilizadas por el hombre en tratamientos de dolencias humanas y animales.

Así, los más de 2.000 espacios y casi el 30 % del territorio que España aporta a la red europea Natura 2000 ofrecen un completo inventario de remedios naturales para catarros, neumonías, diarreas, molestias intestinales, afecciones dermatológicas, dolencias musculares o problemas circulatorios, entre otros.

El Inventario hace un exhaustivo estudio de los usos tradicionales de cerca de 300 especies de plantas consideradas medicinales, todas ellas presentes en alguno de los espacios de la red Natura 2000 española.

Y es que, pese a la tendencia a sustituir muchos de los remedios naturales por medicamentos, diferentes estudios indican que el conocimiento etnofarmacológico sigue siendo relevante en el ámbito rural e, incluso, en el urbano.

Una de las especies estrella del inventario farmacológico de nuestros espacios naturales es la conocida cola de caballo (Equisetum arvense), que se distribuye por toda la geografía española y se usa en infusiones, cataplasmas, baños o pulverizada para dolencias del sistema circulatorio, genito-urinario, respiratorio o muscular, como antiséptico oftálmico o contra la caída del cabello.

El popular helecho (Ptedium aquilinum), repartido por los bosques húmedos del norte y oeste de la península, se usa como hipotensor, laxante, diurético, antihelminítico, como remedio para golpes y quemaduras, y su rizoma se utilizaba antiguamente como abortivo en una zona de León, Palacios del Sil, en la ZEPA y LIC Alto Sil.

También como abortiva, pero de alta toxicidad, se usaban en la Serranía de Cuenca (ZEPA y LIC) dos variedades de sabina (Juniperus thurifera y Juniperus phoenicea); de la destilación seca de su madera se obtiene un remedio contra el dolor de muelas, mientras que mediante su quema se puede desinfectar el hogar.

En las islas Canarias, la savia del drago (Dracaena draco) se aplica en empastos contra golpes y contusiones y para tratar quemaduras, mientras que la infusión de sus frutos posee cualidades antitusivas.

Las virtudes antiálgicas y antiinflamatorias del árnica (Arnica montana) son bien conocidas en toda la franja norte de la península, por los espacios de la red Natura 2000 que se extienden desde el Pirineo catalán hasta Galicia.

Considerada un antiinflamatorio intestinal ingerida en infusión en pequeñas dosis o contra los enfriamientos, sus principales cualidades están asociadas al tratamiento de contusiones, esguinces y luxaciones, lumbalgias, reúmas o dolores óseos y musculares.

Y repartido por espacios naturales de todas las comunidades autónomas de la península y ambos archipiélagos, el diente de león (Taraxacum officinale) ofrece remedios contra la hepatitis, los cálculos biliares, la gripe, el colesterol, la diabetes e, incluso, el cáncer.

Menta, orégano, madroño, haya, encina o pino piñonero, son casi 300 las especies citadas en el Inventario Español de los Conocimientos Tradicionales Relativos a la Biodiversidad por sus propiedades farmacológicas.

Un Inventario en el que confluyen, como asegura en su prólogo la directora general de Medio Natural, Guillermina Yanguas, "naturaleza y antropología, con un enfoque multidisciplinar e integrador que considera tanto los componentes biológicos como el aspecto humano".

En 1992, el Convenio de Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica reconoció la importancia de las formas tradicionales de vida para la gestión sostenible de la biodiversidad. Más de una década después, la Ley de patrimonio natural reconoció la necesidad de conservarlas y fomentarlas e instó a las administraciones a elaborar inventarios que permitieran avanzar en su conocimiento.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra