Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Navidad 2014

Ciclistas sin cadena celebran la Navidad en Segovia

La tradicional 'Carrera del pavo' estuvo encabezada por el excorredor Pedro Delgado

Ampliar Ciclistas sin cadena celebran la Navidad en Segovia
Ciclistas sin cadena celebran la Navidad en Segovia
  • EFE. Segovia
Publicado el 25/12/2014 a las 19:18
Como es tradición, las primeras notas de color del día de Navidad en Segovia, muy cerca del acueducto -su monumento más emblemático-, las aportaron decenas de aficionados al ciclismo que participaron en la 'Carrera del pavo', para bicicletas sin cadena, encabezados por el excorredor Pedro Delgado.

Esta original prueba, de cuya primera celebración se tienen noticias en 1935, hace 79 años, sorprendió a primera hora de la mañana a turistas, que enloquecieron con el espectáculo persiguiendo a los ciclistas con sus cámaras, y a gente joven que seguía de celebración navideña tras la pasada Nochebuena.

No faltaron a la cita cientos de aficionados y muchos de los participantes de otras ediciones, encabezados por Pedro Delgado con el dorsal número 1 -aunque no le dio alas, porque nunca ha ganado-.

Con frío, unos tres grados pese a tratarse de un día soleado, los ciclistas fueron desfilando paralelos al acueducto, para emprender la subida por la Calle Real, al calor del público, impulsándose a base de movimientos del manillar, para ganar el máximo de terreno en pendiente.

Las máquinas para esta prueba, que estuvo interrumpida los años de la Guerra Civil, no tienen truco, solo que no llevan cadena, con la premisa reglamentaria de que las dos ruedas estén siempre en contacto con el suelo y se prohíben las máquinas de trialsin.

Están autorizadas las bicicletas con ruedas excéntricas; de hecho, hay premios para una categoría especial, pero no se presentó ninguna, ya que la fabricación de la llanta es totalmente artesanal y requiere muchas horas de trabajo, que parece que nadie estuvo dispuesto a dedicar.

El animador de la prueba advertía por los altavoces al público del riesgo que corría ocupar la calzada en la bajada porque la mayoría de las bicis no lleva frenos, lo que las hace más aerodinámicas.

Un total de 76 participantes de todas las edades -incluso algunos en pareja con tándem- y con casco, por supuesto, se disputaron un pavo -con el que se hizo el ganador, Julio Martín- un pato y un pollo -para los otros dos clasificados-.

En su momento, los animales vivos subían también al pódium, pero primero las organizaciones de defensa de los animales y después la legislación impidieron que formasen parte del espectáculo ciclista navideño.

La organización, que ha pasado por diversas manos -ahora está a cargo del club ciclista 53 x 13-, calculó que la prueba contó con unos 4.000 espectadores a lo largo de todo su recorrido, unos 550 metros, desde la plaza de Día Sanz.

Como si se tratara del mítico Tourmalet en el Tour de Francia, el ciclista debe atravesar por un estrecho pasillo que le deja la gente, en el ascenso de los trescientos metros, aproximadamente, por la Calle Real.

Si hay voces de ánimo, el sonido humano se redobla cuando aparece bordeando los pilares centrales del acueducto el ganador de un Tour de Francia y de dos Vueltas a España, Pedro Delgado, casi al final de la prueba, que la considera una tradición a la que no puede faltar.

De hecho, interviene desde hace 39 años, cuando contaba con quince y obtuvo su primera licencia federativa, y tan solo ha faltado una vez debido a que tuvo que desplazarse fuera de Segovia por la enfermedad de su suegro.

Arropado por la gente que le sigue pidiendo autógrafos y firma de libros, Delgado sostuvo ante los periodistas que la prueba es parte de su persona y que se le haría raro no participar, apostando porque pueda seguir haciéndolo por muchos años más.

Nunca entrena y acude con la bicicleta con la que sigue montando, que ya forma parte de su cuerpo; eso sí ahora sin cadena, pero su intención no es ganar, sino animar, aunque este jueves llegó con buenas vibraciones.

Sin embargo, subiendo ya la Calle Real, se le escapó un pedal a la vez que movía los brazos sobre el manillar, y se desestabilizó, viéndose obligado a apoyar un pie en el suelo.

El resumen de la jornada festiva y deportiva lo aportó Delgado: "Esto es una fiesta, sé que no voy a ganar, aunque entrene, mejor salgo así para que la gente se anime y, además, algunos se den el gusto de poder ganar a 'Perico'".
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE