Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Curiosidades

La palabra del Corán, ahora también en materia de juguetes

  • Una profesora inventa una muñeca de trapo sin rasgos faciales para los niños islámicos

0
16/12/2014 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
Ya se sabía que el Corán y las tradiciones mahometanas son estrictos en la regulación de la conducta. Lo que se ignoraba hasta ahora, al menos en el mundo occidental, es que la sharia también tenía que dar su última palabra en materia de juguetes. Las muñecas no escapan tampoco al celo de la ley islámica. No en balde, fruto de ese interés ha nacido 'Deenie Doll', una muñeca que no ofende al buen musulmán, entre otras cosas porque viste 'hiyab', el pañuelo que las musulmanas emplean para cubrir su cabello y, a veces, su cuello.

Lo curioso de 'Deenie Doll' estriba en lo espartano de su expresión. Por no tener, la muñeca no tiene boca, nariz ni ojos. Es la antítesis de Barbie. No es casualidad que en Arabia Saudí la venta de 'barbies' fuera prohibida porque simbolizaban la decadencia de un Occidente pervertido. La razón de que carezca de atributos faciales radica, al parecer, en una decisión basada en los preceptos islámicos y que prohíbe la representación de la faz humana.

Ridhwana B., una antigua profesora afincada en el Reino Unido, se percató de que la ausencia de expresión facial no debía ser impedimento para que los niños educados en la ley de Alá jugaran a las muñecas. "Algunos padres no van a dejar a sus hijos por la noche con las muñecas, porque no está permitido que haya ojos en la habitación", dijo Ridhwana.

Gracias a este extraño mandamiento vio la luz 'Deenie Doll', que se desdobla en los dos sexos, una versión luce sombrero masculino y la otra lleva el pañuelo con el que las musulmanas se cubren la cabeza. Ridhwana pretende satisfacer la demanda de los islámicos pero a unos costes de producción asiáticos, dado que la muñeca está hecha en China. A juzgar por el precio, unas 25 libras (30 euros), el producto ofrece un jugoso margen de beneficio. Todo son ventajas para la audaz emprendedora, que no está obligada a diseñar ni complementos de moda ni maquillaje.

A decir verdad, la profesora no es en realidad la pionera ni la artífice de la muñeca que acata la sharia. Como réplica a la desvergonzada Barbie, que hace unos años llegó al colmo de la provocación al exhibir tatuajes, los musulmanes de Oriente Próximo crearon en 2003 a 'Fulla', una muñeca ataviada con una larga túnica negra y el inevitable pañuelo. A diferencia de Deenie, Fulla sí que tiene rostro, es más, luce unos hermosos ojos oscuros. Como se ve, hasta en la manufactura de muñecas hay tendencias que separan a liberales de radicales islámicos. 'Fulla', eso sí, es mucho más recatada que su directa rival, Barbie, y posee un pecho de menores proporciones que el juguete de Mattel.

En una cosa hay unanimidad, ni 'Deenie Doll' ni 'Fulla' se dirigirán nunca al portal para hacer llegar al niño su cariño y su amistad, como acostumbraban sus competidoras de Famosa. Por ahora, el ecumenismo tiene sus límites, que también atañen a las muñecas.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra